Felices los que tienen Hambre de Dios

Nuestro deseo de justicia nace de la balanza personal de intereses egoístas que tenemos en el corazón y que suele inclinarse siempre o casi siempre a nuestro favor. Jesús lo dejó claro, los felices son aquellos que anhelan la justicia de Dios, aquellos que hacen a un lado sus intereses y conveniencia para aceptar lo que Dios ha decidido hacer. Pues es Él y solamente Él quien decidirá hacia que lado se inclinará la balanza y sus juicios y resultados ¡siempre serán los más justos!

Las decisiones de un corazón lleno de fe

Dios busca hombres y mujeres conforme a su corazón, cristianos que tengan una fe real y no solamente platicada, personas dispuestas a arriesgar su vida con tal de agradar a su Salvador, corazones que tomen decisiones radicales con base en una relación personal con Él. Porque un corazón que le ha creído al Señor, ¡le creerá cualquier cosa que le pida!, está listo para hacer la voluntad de Dios y para ser usado por Él en la extensión de su reino en su vida, su familia, su trabajo, su escuela y la sociedad donde está.

Aprendamos a consultar a Dios

La Biblia enseña que este mundo está bajo el poder del diablo y la suma de su astucia, su experiencia y el odio que nos tiene hacia quienes amamos a Dios lo hacen altamente peligroso. El enemigo se valdrá de personas, situaciones, accidentes, pensamientos y todo lo que tenga al alcance para engañarnos y hacer que perdamos todo lo que el Señor tiene para nosotros, la pregunta es ¿qué podemos hacer al respecto? ¡Nuestra única esperanza es esforzarnos más y más en conocer a Dios y aprender a consultarle con mayor frecuencia! Dios sabe lo que nadie más sabe, conoce todos los planes del enemigo, sabe nuestros límites, lo que nos hace pecar, lo que nos fortalece y lo que nos puede hacer caer derrotados así que ningún consejo será más acertado que el que Él nos pueda dar.

Los planes de Dios siempre son mejores

Solemos planear de acuerdo a lo que alcanzamos a percibir, volteamos a ver los recursos que tenemos, nuestras capacidades, las personas que nos pueden ayudar y entonces hacemos una estrategia de cómo enfrentaremos lo que viene por delante. ¿No lograríamos mucho más si planeáramos de acuerdo al poder y los recursos del Señor? ¿No hemos visto que nuestras capacidades en sus manos pueden lograr más en un instante que lo que haríamos toda una vida sin Él? Dios ve mucho más lejos en el tiempo, mucho más profundo en nuestro corazón y mucho más ancho a nuestro alrededor.

Incluye a Dios en todas tus decisiones

Usar todas nuestras emociones, nuestro corazón, nuestro ser, nuestras fuerzas y nuestros pensamientos al amar a Dios ¡nos impedirá amarlo solamente por costumbre o por rutina! Más de una vez me he visto en la iglesia saludando, hablando o participando en la reunión por mera rutina y costumbre siendo que estoy ahí para agradecer a Dios y conocerlo más. ¿Te ha pasado? Vivir la vida en estado "automático" es un gran riesgo pues nos puede llevar a dejar de tomar decisiones importantes o pasar por alto el consejo de Dios.