Sólo tú puedes decidir Seguir o no a Jesús

Nuestra vida aquí en la tierra es un proceso de refinamiento y de prueba, es una preparación para una eternidad con Cristo, es un entrenamiento para el trabajo que Dios quiere que hagamos con Él cuando seamos llamados a gobernar a su lado ¡por siempre! Estamos aquí para conocer a Dios, para a través de las pruebas y tentaciones demostrar con nuestras vidas si estamos dispuestos a escogerlo por sobre todo para amarlo y honrarlo o si preferimos vivir únicamente para nosotros y nuestros deseos

¿Cómo puedo ser Amigo de Dios?

¿Quieres ser amigo de Dios o de este mundo que está bajo el poder y control del reino de las tinieblas? Para hacer amistad con el reino de las tinieblas solamente necesitas no invertir tiempo con Dios, ¡así de fácil! El mundo se encargará del resto, te presentará personas que satisfagan tus deseos carnales, te llenará la mente con pensamientos egoístas, te abrazará con hábitos y adicciones, te robará el corazón con falsas historias de amor, te enseñará riquezas que puedas codiciar y envidiar y dirigirá toda la fuerza de la corriente del mundo en tu dirección para que no tengas que esforzarte mucho en ser "como todos los demás", cuando menos te des cuenta el reino de las tinieblas dirigirá tu vida ahogando tu deseo de conocer a Dios.

Enfrentando nuestras Pruebas y Tentaciones

Las pruebas tienen un período de duración, un principio y un final. ¡No durarán para siempre! Y además de tener un tiempo tienen un propósito, hay una parte de tu fe que será llevada hasta el punto donde puedas comprobar si estás listo para creerle a Dios o no. Sabiendo esto, necesitas tener paciencia. En medio de las pruebas es fácil que nos desanimemos y desesperemos tanto que comencemos a dudar de Dios ¡No dejes que aquello que no puedes comprender o explicar haga que tu fe y tu paz se tambaleen y se vengan abajo!

¡Confía en Dios! ¡Él no te dejará solo!

¿Desde cuándo la última palabra o la última oportunidad la tiene el enemigo? ¡Dios es el Rey soberano que tiene poder y control sobre todo! Aferrarnos a nuestra fe y a nuestro compromiso por vivir en rectitud y santidad invariablemente atraerá el poder, la provisión y la respuesta del Señor en medio de nuestra crisis. ¡No le cedas terreno al diablo! ¡No te rindas en tu fe! ¡No permitas al miedo instalarse en tu corazón! Llénate con la verdad de la Palabra de Dios, busca a amigos cristianos, ora con todo tu corazón y ve delante de la presencia de tu Salvador, ¡Él tiene el control de tu situación!

La Promesa de Dios: Su Espíritu

Jesucristo quiere conectarse con nosotros a nivel espíritu, quiere renovar nuestro interior para que seamos capaces de entender su voluntad, su poder y para que podamos conectarnos con el Cielo y escuchar así las palabras que Dios el Padre nos quiere decir, ¿cómo podemos lograr esto? Solamente si hemos invitado al Espíritu de Dios a habitar dentro de nosotros. El apóstol Pablo en el primer capítulo de su carta a los Efesios que es nuestra lectura de hoy menciona que su Espíritu es la promesa con la cual Dios identificará a los suyos. ¿Has recibido la promesa e identificación que Dios tiene para ti?