Una relación de amistad con Dios

Somos imperfectos, incapaces de amar puramente y estamos listos para arrebatar lo que creemos que es nuestro. ¡Una amistad con nosotros mismos no prosperaría mucho! Pero entonces nuestro amado salvador nos ofrece una amistad pura, genuina y desinteresada que está basada no en quiénes somos nosotros sino en quién es Él, no hay mayor amigo que pudiéramos tener que aquel que conociendo no solamente la fachada buena que le ponemos a todos sino también lo más obscuro de nuestro corazón quiere seguir siendo nuestro amigo y compartiendo su vida con nosotros. ¡Jesús dio su vida por nosotros cuando todavía ni nos considerábamos sus amigos ni nada parecido!

Dios está contigo, ¿estás tú con Él?

¡Dios quiere usarte! Su mayor interés no es "tu sabiduría" ni tus capacidades sino ¡qué tan cercano está tu corazón de Él! Porque si has decidido entregarle tu vida y te has dejado dirigir por Él sabe que la tarea que te encomiende ¡la harás exactamente como Él quiere que se haga! Somos llamados a vivir una vida ejemplar y a permanecer en una relación personal con Dios. ¡Dios está con nosotros!... ¿estamos nosotros con Él?

Resistiendo la Tentacion

Dicho de otro modo, el diablo sabe qué de lo que no agrada a Dios es lo que más quisiéramos hacer y nos estimula con personas, conversaciones, eventos, imágenes y de toda manera que se le ocurra para que decidamos pecar dándonos placer a nosotros mismos. Siendo honestos, algo que no nos gusta hacer difícilmente seríamos tentados a hacerlo. Y entonces, ¿por qué sí nos vencen algunas tentaciones? Porque nuestro deseo de pecar es más grande que nuestro deseo de agradar a Dios. Y aunque queremos con todas nuestras fuerzas que instantánea y milagrosamente nos nazcan las ganas de ya no pecar lo que realmente nos hace falta es profundizar en nuestra relación personal con Dios para en la medida que lo conozcamos y amemos más, queramos cada vez menos hacer lo que no le agrada.

Atrévete a Confiar en el Señor

No hay mayor paz y estabilidad que la que un corazón que confía en el Señor puede tener, un corazón que no conoce "de oídas" a su Señor ni dice que confía solamente de labios hacia afuera, sino que tiene la seguridad de que Dios tiene control de todo porque este corazón ¡no tiene otra opción más que vivir seguro!

Hay un Tiempo para Todo

Solemos comparar nuestras historias con las de las personas que tenemos cerca, si pedimos algo a Dios y tarda "más de lo que tardó en contestarle" a aquella otra persona inmediatamente reaccionamos con celos, envidia, autoconmiseración y muchas otras maneras equivocadas más. Aunque la Biblia dice que Dios no hace acepción de personas, ¡más de una vez hemos creído que sí las hace! Sobre todo en lo relacionado a los tiempos que Dios "tarda" en concedernos algo que le hemos pedido. Hemos olvidado que tenemos un Dios inmensamente creativo que no hace nada igual.