¡No hagas tratos con el pecado!

¡Las órdenes de nuestro Señor son para obedecerse en su totalidad y lo más pronto posible! Si le llamamos “Señor” es precisamente porque hemos aceptado que se “enseñoree” de todo lo que somos, pensamos y creemos. ¿Hay pecados en tu vida con los que has negociado en lugar de expulsarlos por completo?

Déjate conquistar por Dios

Dios sabe exactamente qué cosas en nuestra vida deben ser expulsadas, sabe bien nuestras debilidades, qué pecados tienen bajo control ciertos pensamientos y hábitos nuestros, conoce quiénes somos cuando nadie nos ve y también quiénes aparentamos ser cuando todos nos ven. ¡Nada se escapa de su vista! El Señor trabajará en nosotros de diferentes maneras para atraernos hacia Él y será persistente hasta que entendamos lo que Jesús declaró en el capítulo 15 del Evangelio de Juan: separados de mí nada pueden hacer. No serán nuestras buenas ideas, nuestro positivismo ni la sabiduría humana lo que nos dará la libertad del pecado que nos esclaviza, ¡solamente en una relación personal con Jesucristo seremos verdaderamente libres!

Dios es más fuerte que todo pecado

Dios es más fuerte que todo pecado por más adictivo, persistente y controlador que nos parezca pero también es cierto que todo pecado cuando no está la autoridad del Señor presente es capaz de hacernos adictos a él y controlar nuestra vida hasta destruirla por completo y dejarla consumida en maldad y depravación. Con el pecado siempre sucederá que si no nos arrepentimos y buscamos un plan para enfrentarlo y vencerlo la siguiente vez nos llevará un poco más lejos, mientras que de la mano del Señor, cuando nos volvemos a Él para buscar su ayuda y obedecerle cada vez estaremos un poco más cerca de la santidad y del día de nuestra victoria. Jesucristo citado en el capítulo 10 del Evangelio de Mateo dijo: "El que persevere hasta el fin, éste será salvo.".

Enfrenta y conquista todo pecado en ti

"Muchas veces en lugar de pelear con todas nuestra fuerzas contra aquello que Dios nos ha pedido que quitemos de nuestra vida ¡comenzamos a negociar! Disfrazamos nuestro deseo de pecar con una falsa idea de compasión por otros, con razonamientos que justifiquen nuestras decisiones y con excusas muy elaboradas pero que al final ¡son mentiras con las que nos damos permiso de vivir en pecado y tolerando la maldad! ¡Dios no está jugando a la santidad! Él demanda que seamos totalmente santos, que tan pronto detectemos algo que le desagrada en nuestra vida ¡lo cortemos por completo y desde raíz de nuestra vida! Él mayor éxito del pecado es lograr que lo menospreciemos, que creamos que "no es tan malo", y que "nada malo nos sucederá si nadie más sale lastimado"."

Todos sabrán lo que Dios ha hecho en ti

Decidir seguir a Jesús y agradarle con nuestras decisiones y estilo de vida cada día es una decisión impopular. Ser un verdadero cristiano causa que los planes de corrupción, las mentiras, chismes y el mal en general que quiere avanzar sea detenido de golpe al toparse con nosotros. Cuando rechazamos ser parte de las maquinaciones de quienes buscan hacer algo indebido, ¡nos convertimos en el blanco de las críticas! Sin embargo si permaneces firme en tu fe y vives de acuerdo a su voluntad tarde o temprano los demás verán la mano de Dios sobre tu vida y reconocerán que algo diferente hay en ti.