Dios tiene un Nuevo Comienzo para ti

¡Dios no había terminado! La última palabra la tiene Él. Lo que antes fue por más "increíble" que creamos que sea Dios lo puede mejorar ¡sin ningún problema! Nada es tan bueno, perfecto o único que el Creador no pueda mejorar y superar con algo ¡mucho mejor! Así es nuestro Dios, Él abre caminos donde no hay, trae vida donde hay muerte, hace nuevos inicios cuando todo ha terminado. Necesitas llenar tu corazón de fe en Él, volver a tomar su mano y ponerte de pie, porque Él tiene algo nuevo para ti.

Dios está buscando tu Corazón

Ese es el corazón de nuestro Salvador cuando estamos en medio de nuestras pruebas y tentaciones, Él se para frente a tu dolor, tu tristeza, tu agonía, tus hábitos que te tienen esclavizado y levantando su voz los hace retumbar diciéndoles: ¡Él me pertenece!, ¡Ella es mi hija!, ¡Ellos son míos! Pero esto no sucederá hasta que primero haya seducido tu corazón con su gracia, su misericordia y su perdón.

Aférrate a tu libertad en Dios

Piénsalo un poco, cuando finalmente nos decidimos a enfrentar el pecado que nos tiene dominados pareciera que inicia una negociación: "no necesitas quitar todo lo malo, ¿qué tanto es un poco de pecado?, pensamientos como estos nos empiezan a inundar la mente para que ¡no cortemos por completo el pecado! ¡No negocies con el diablo ni con tu pecado! Si Dios dijo que no: ¡corta de tajo desde la raíz! Si dejas un poquito de pecado será suficiente para que vuelva a crecer una hortaliza entera de maldad en tu interior.

Pon en Dios tu Esperanza

Ahí estaba en escena nuestro Salvador enfrentando a quien nos quería dañar cuando la verdad es que lo merecíamos, ahí estaba nuestro amado Dios dándonos ánimo, dándonos esperanza y protección cuando lo único bueno que habíamos hecho en mucho tiempo tras ignorarlo y olvidarlo era ¡clamar a Él en nuestro dolor! Pero así es nuestro Señor, esta a una oración de distancia, esperando que lo invitemos una vez más a nuestro corazón para inundarnos de su amor y su misericordia.

Dios disfruta llamarte su hijo

Como ya hemos visto en los estudios anteriores, la esclavitud de los hebreos era consecuencia de que ellos se habían alejado de Dios y su incredulidad había sido tan grande como la de cualquier egipcio sin embargo, bastó un clamor del corazón para que Jehová viniera a rescatarlos. ¿Rescatarlos de sus enemigos? ¡No! Rescatarlos de su vida de falta de fe, de sus pecados y su duro corazón. El Faraón ¡no era un reto para el poder de Dios! pero sí era un instrumento por medio del cual quería atraer el corazón de los israelitas.