Dios vendra por los suyos

Si hubiéramos vivido en los tiempos previos a Jesús y alguien nos hubiera dicho que iba a venir el hijo de Dios a morir en una cruz por nosotros y luego resucitar para regresar al Cielo, abogar por nosotros y prepararnos una morada celestial, y que además el evento sería de gran impacto al grado que incluso los tiempos de la historia se medirían como antes y después de Cristo, ¿lo hubiéramos creído? ¡Mucha gente no! Y tacharía de locos, fanáticos, ignorantes y cosas similares a quienes aseguraran que sucedería. Y sin embargo, ¡sucedió! La Biblia dice que Dios está preparando todo para volver a hacer un evento de igual magnitud en la historia de la humanidad

Falsos maestros de la Fe

La Biblia dice que habrá personas que tenían la buena intención de seguir la verdad y amar a Dios que serán atraídos por las mentiras de estos falsos maestros a tal grado que dejarán a un lado la verdad para irse detrás de ellos. Esto debe ser una llamada de atención para nosotros, debemos analizarnos y pensar si estamos siguiendo a Dios o a los hombres. Porque si seguimos a nuestro Señor, él nos puede librar de la tentación cuando vengan personas a querer convencer a nuestro corazón de desviarse de la verdad.

¿Quiénes son los Santos?

La santidad comienza con una oración en la que le pedimos a Jesús que sea el Señor de nuestra vida pero no queda allí, sino que es una decisión de cada día, todo el día, todos los días. La santidad se nutre con la Palabra de Dios y se fortalece en los tiempos de oración, es el carácter de Dios impregnándose en el nuestro cuando ponemos en práctica los principios que nos ha revelado Su Palabra

Una Fe Inquebrantable

¿Cómo puedo confiar en que Dios está trabajando aún cuando yo no puedo ver nada y tener la tranquilidad de que aquello que espero de Él sucederá? Si no tienes una relación personal con Él y le conoces ¿cómo esperas confiar en Él y hacer crecer tu fe? La fe no crece con la cantidad de horas que oras ni el número de veces que asistes a la iglesia, la fe en Dios crece cuando somos expuestos a su Palabra y más allá de historias rutinarias buscamos su corazón para entrar en una relación personal con Él.

Dios está con nosotros en nuestros errores

"¿Es pecado equivocarse? Dios ve nuestro corazón, según la motivación detrás de las acciones que nos llevaron a cometer el error sabremos si fuimos guiados por deseos contrarios a la Palabra de Dios o no. Y ¿cómo reacciona Dios ante nuestros errores? No solamente los que cometimos de manera ingenua o inocente sino también aquellos que fueron consecuencia de un corazón enojado, orgulloso o vengativo. ¿Se aparta Dios de nosotros...?"