Sólo tú puedes decidir Seguir o no a Jesús

Nuestra vida aquí en la tierra es un proceso de refinamiento y de prueba, es una preparación para una eternidad con Cristo, es un entrenamiento para el trabajo que Dios quiere que hagamos con Él cuando seamos llamados a gobernar a su lado ¡por siempre! Estamos aquí para conocer a Dios, para a través de las pruebas y tentaciones demostrar con nuestras vidas si estamos dispuestos a escogerlo por sobre todo para amarlo y honrarlo o si preferimos vivir únicamente para nosotros y nuestros deseos

Tras la Obediencia llega la Madurez

El manejo de los recursos, la responsabilidad, el cuidado personal y algunas otras partes del carácter se desarrollan poco a poco conforme vamos madurando. Nuestra vida espiritual es muy similar, hay recompensas que Dios no nos puede dar hasta que aprendamos a valorarlas, hay bendiciones que no puede poner en nuestras manos hasta que aprendamos a usarlas sin dañarnos a nosotros o a quienes nos rodean. La madurez espiritual trae más confianza de Dios en nosotros, nos acerca a cumplir su plan para nosotros y a conocerle tal cual es. Pero la madurez es una consecuencia de la obediencia. Sin obediencia nos quedaremos estancados como niños espirituales.

La Autoridad de la Biblia

La obediencia es una decisión, es un acto de la voluntad. La obediencia existe cuando reconocemos la autoridad de alguien sobre nosotros y decidimos cumplir su voluntad en nuestras vidas. Si reconocemos la autoridad de las señales de tránsito decidimos detener la marcha del auto cuando la luz está en rojo; si reconocemos la autoridad de un profesor decidimos guardar silencio cuando entra al salón; si aceptamos la autoridad del jefe de la empresa donde laboramos decidimos entregar los reportes que nos solicite y cumplir de manera puntual con los horarios requeridos. ¿Lo notas? Cuando entendemos que nuestra vida es dirigida por ciertas autoridades, decidimos voluntariamente obedecer las reglas y lineamientos que estas autoridades han establecido. ¡Así de sencillo! La Biblia es la Palabra de Dios, Dios es nuestra autoridad máxima por lo que las Escrituras tienen total autoridad sobre nuestras vidas. ¿Reconoces a la Biblia como tu autoridad?

La Fe que no te cambia, no es Fe

La mayoría de la gente dice que cree en Dios, pero tristemente muchos de los que dicen que creen en Él no están interesados en dedicar tiempo para conocerle y mucho menos para obedecer y poner en práctica sus principios y mandamientos. Si te consideras cristiano o una persona de fe y hasta seguidor de Jesús pero no pasas tiempo leyendo la Biblia, orando a solas con Él ni asistiendo a una iglesia para saber más de Él, te estás engañando a ti mismo. La fe nace por el oír la Palabra de Dios y ponerla en práctica.

La Sorprendente Voluntad de Dios

No nos toca entender o razonar todo lo que Él nos pida, ¡sería absurdo esperar comprender todo lo que el Creador mismo de toda Sabiduría piensa y razona! Lo que nos toca a nosotros es pasar tiempo a su lado para Escuchar su voluntad, después Creer que si Él lo dijo es porque así será y finalmente Obedecerlo para ver sus palabras y promesas hacerse realidad. ¡Dios no miente ni deja nada a medias! Si Él lo dijo, lo hará; si lo empezó lo terminará; si te envió irá contigo; si le entregas tu vida te usará.