¿Crees en Dios? y… ¿lo conoces?

No hay vida fuera de una relación personal con Jesucristo, no la hay ni aquí en la tierra ni más allá de la muerte. Porque si no le conocemos en la tierra somos esclavos del mundo y, si no le conocimos en vida estaremos una eternidad sin Él. ¡Hoy es el día en que necesita entrar en una relación personal con Jesucristo!

Salvados por quien Él es y no por quienes somos

Fue hasta que el amor de Dios a través de su Hijo Jesús apareció en nuestra historia hasta que al fin encontramos la verdadera vida y libertad. Pero pon atención en lo que dice el apóstol Pablo, no te salvó Dios por que hubieras hecho cosas lo suficientemente buenas o justas para merecer la salvación, ¡no hay manera de comprar o merecer el amor y la salvación de Dios! ¿Qué tienes tú que ofrecerle al Dios que creó todas las riquezas, que tiene el poder y control absoluto del universo entero y que es creador de todo lo que tienes y puedas llegar a tener? ¡Él no necesita nada de ti! El que necesita de Él eres tú. Jesucristo vino a la cruz a salvarnos porque quiso amarnos y derramar su Espíritu por pura misericordia y amor. ¡Por eso es perfecto su amor! Porque no lo merecíamos, no lo obtuvimos ni lo provocamos, y si no lo ganamos ¡tampoco lo podemos perder!

Una Esperanza Eterna

¡Qué difícil ha de ser vivir sin tener esperanza para más allá de la vida humana! Si esta vida es lo único que tenemos y vivimos experiencias que nos lastiman y esclavizan ¡no hay esperanza para el día de hoy ni menos el de mañana! Pero si creemos que existe un Dios que cuida de nosotros cada día y que nos espera una eternidad "sin tarea ni exámenes" a su lado, podemos vivir con esperanza eterna en el corazón, como lo dijo el apóstol Pablo en la carta a los Romanos: "Lo que ahora sufrimos no es nada comparado con la gloria que él (Dios) nos revelará más adelante."

Dios quiere dirigir tu vida

El cristiano es aquel que tuvo un encuentro con el Espíritu de Dios al grado que literalmente espiritualmente ¡vuelve a nacer! Una nueva vida comienza a crecer dentro de nosotros a partir de la cual nuestro estilo de vida cambia, nuestros pensamientos, deseos, emociones y acciones comienzan a ser dirigidos y transformados por la Palabra de nuestro Dios. Nuestra vida espiritual se nutre de la Biblia y sus enseñanzas pues en ella está el corazón de Dios escrito. Cuando Dios nos hace hijos suyos también nos hace ¡sus herederos! Por lo cual tenemos acceso a todo su poder (para vencer al pecado), a todo su amor, a todo su consuelo, su perdón y su dirección.

Solamente en Jesús encontrarás tu Libertad

Queremos tener todo el control, nuestra naturaleza nos empuja a ver por nosotros mismos solamente por lo que considerar la opción de entregarle el control de nuestra vida a Dios ¡es una ofensa contra nuestro egoísmo! Lo que no saben las personas que no se han decidido por entregarse a Jesucristo es que cuando lo hacen literalmente su espíritu dentro de ellos es renovado