¿Una Religión o una Relación?

Creemos que para acercarnos a Dios tenemos que cumplir con normas de conducta o tener los sentimientos correctos, pensamos que si cumplimos con una lista de creencias o actividades somos buenos cristianos y estamos cerca de Dios, pero ¡esto no es lo que dice la Biblia! Jesucristo vino a derribar las reglas e ideas humanas de nuestro corazón para que nos acercáramos a tener ¡una relación personal con Dios! La vida cristiana no se trata de cumplir con normas o ideas humanas, no es una religión, ¡es una relación!

El Nuevo Pacto de Dios

Un pacto es un acuerdo ligado al carácter, es decir, un pacto es un compromiso de que no dejaremos de cumplir lo que dijimos porque es parte de nuestra personalidad el ser leales, fieles y cumplir nuestra palabra. Dios hizo un pacto de amor con nosotros al enviar a su hijo a morir por nosotros. Un pacto ligado a su personalidad de amor, perdón, misericordia y gracia. Dios ha hecho un pacto inquebrantable que tiene consecuencias eternas para quienes decidimos entrar en pacto con Él.

Tras la Obediencia llega la Madurez

El manejo de los recursos, la responsabilidad, el cuidado personal y algunas otras partes del carácter se desarrollan poco a poco conforme vamos madurando. Nuestra vida espiritual es muy similar, hay recompensas que Dios no nos puede dar hasta que aprendamos a valorarlas, hay bendiciones que no puede poner en nuestras manos hasta que aprendamos a usarlas sin dañarnos a nosotros o a quienes nos rodean. La madurez espiritual trae más confianza de Dios en nosotros, nos acerca a cumplir su plan para nosotros y a conocerle tal cual es. Pero la madurez es una consecuencia de la obediencia. Sin obediencia nos quedaremos estancados como niños espirituales.

Jesús: Nuestro Hermano Mayor

Sabiendo que todos somos hijos de un mismo Dios, Jesús derramó todo su amor sobre nosotros. A pesar de nuestros errores y constantes fallas no se avergüenza de llamarnos hermanos, ¡al contrario! Vino a vivir en carne y hueso participando de las mismas tentaciones y angustias de la vida humana para darnos libertad. De modo que cuando el día de nuestra muerte venga, en lugar de tener miedo, tengamos confianza y esperanza de que vamos al Reino de los Cielos a disfrutar una eternidad a lado de nuestro Padre y nuestro hermano mayor.

¿Cómo puedo ser Amigo de Dios?

¿Quieres ser amigo de Dios o de este mundo que está bajo el poder y control del reino de las tinieblas? Para hacer amistad con el reino de las tinieblas solamente necesitas no invertir tiempo con Dios, ¡así de fácil! El mundo se encargará del resto, te presentará personas que satisfagan tus deseos carnales, te llenará la mente con pensamientos egoístas, te abrazará con hábitos y adicciones, te robará el corazón con falsas historias de amor, te enseñará riquezas que puedas codiciar y envidiar y dirigirá toda la fuerza de la corriente del mundo en tu dirección para que no tengas que esforzarte mucho en ser "como todos los demás", cuando menos te des cuenta el reino de las tinieblas dirigirá tu vida ahogando tu deseo de conocer a Dios.