Nada importa más que tu Relación con Dios

Separados de Dios, ¡no hay vida! No es suficiente creer en Dios, seguirlo de lejos o o rodearte de personas de fe en alguna reunión dominical, el poder del pecado que te controla solamente puede contrarrestarse con la libertad que hay en conocer al Señor y tener una relación de amor, confianza y amistad con Él. Jesús mencionó en el capítulo 8 del Evangelio de Juan que solamente al ser sus discípulos y conocer la verdad de sus enseñanzas y de su Palabra encontraríamos una verdadera libertad. ¡Nada es más importante en tu vida que tu relación personal con Dios! No hay cristianismo, fe, milagros, salvación ni eternidad sin conocer a Jesucristo, tu prioridad número uno debe ser pasar tiempo con tu Salvador, cualquier otra cita puede ser cambiada, postergada o reagendada ¡pero no tu tiempo personal con tu Señor!

Aprendamos a consultar a Dios

La Biblia enseña que este mundo está bajo el poder del diablo y la suma de su astucia, su experiencia y el odio que nos tiene hacia quienes amamos a Dios lo hacen altamente peligroso. El enemigo se valdrá de personas, situaciones, accidentes, pensamientos y todo lo que tenga al alcance para engañarnos y hacer que perdamos todo lo que el Señor tiene para nosotros, la pregunta es ¿qué podemos hacer al respecto? ¡Nuestra única esperanza es esforzarnos más y más en conocer a Dios y aprender a consultarle con mayor frecuencia! Dios sabe lo que nadie más sabe, conoce todos los planes del enemigo, sabe nuestros límites, lo que nos hace pecar, lo que nos fortalece y lo que nos puede hacer caer derrotados así que ningún consejo será más acertado que el que Él nos pueda dar.

Incluye a Dios en todas tus decisiones

Usar todas nuestras emociones, nuestro corazón, nuestro ser, nuestras fuerzas y nuestros pensamientos al amar a Dios ¡nos impedirá amarlo solamente por costumbre o por rutina! Más de una vez me he visto en la iglesia saludando, hablando o participando en la reunión por mera rutina y costumbre siendo que estoy ahí para agradecer a Dios y conocerlo más. ¿Te ha pasado? Vivir la vida en estado "automático" es un gran riesgo pues nos puede llevar a dejar de tomar decisiones importantes o pasar por alto el consejo de Dios.

Caminando junto con Dios

¿Estamos siguiendo a Dios o le estamos pidiendo que nos siga a nosotros? Más de una vez he escuchado a personas pedirle a Dios que bendiga una decisión que tomaron sin consultarle o una relación que está en contra de lo que Él estableció en su Palabra, ¡Dios no irá contra su propia palabra por ti ni por mí ni por nadie! Él es tan fiel, que nunca cambia, podemos confiar en que sus instrucciones no pasan de moda, no tienen caducidad ni se amoldan a los caprichos de nadie, su Palabra siempre es la verdad que está por encima de la nuestra. Él trazó el camino de nuestra vida, Él sabe los obstáculos que vienen adelante así que Él sabe qué recursos y ayuda necesitaremos ¡y tiene planeado proveernos y pelear a nuestro lado! Nos toca a nosotros permanecer caminando junto a Él.

Caminando en los planes de Dios

¡Todos quisiéramos saber que estamos siendo usados por Dios y que estamos cumpliendo sus propósitos con nuestra manera de vivir! Pero ¿nos estamos preparando para ser usados por Él?, ¿nos hemos tomado tiempo para analizar cómo está nuestro corazón?, ¿tenemos un plan de entrenamiento y de alimentación espiritual adecuado? Ciertamente Dios nos lleva por experiencias que forman nuestro carácter para ser usados por Él, pero a nosotros nos toca tomar las decisiones correctas para caminar en la dirección en la que Él nos indique y ser parte de sus planes.