La Felicidad en seguir a Cristo

Para que el mal avance solamente es necesario que la gente que puede detenerlo no lo haga. ¡El mensaje de Jesús es igualmente acogedor como revelador! Vivir de acuerdo a los principios que Jesucristo enseñó ¡es un reto cada vez mayor en la sociedad que vivimos! Pero obedecerlo ¡es nuestra única alternativa! Si Jesús fue perseguido por hablar de la verdad, ¡tengamos el valor nosotros también de defender esa verdad y el mensaje de salvación con una vida ejemplar que rete los estándares de rectitud y santidad que le hacen falta a esta sociedad!

La Felicidad en la Compasión

¡La compasión de Dios no tiene límites ni lógica alguna! Porque detrás de la compasión de nuestro Señor está su amor, un amor igualmente ilógico e ilimitado, un amor puro que ve lo mejor de nosotros, que nos restaura y nos levanta de maneras que la vergüenza más profunda cede y se transforma en gratitud. Nuestro Salvador sabe ir hasta nuestro momento de mayor dolor para ofrecernos su hombro, perdón y restauración. Él no está buscando a quien acusar o juzgar, ¡sino a quien amar y con quién entrar en una relación personal para transformar su miseria y dolor en vida abundante!

¿Crees en Dios? y… ¿lo conoces?

No hay vida fuera de una relación personal con Jesucristo, no la hay ni aquí en la tierra ni más allá de la muerte. Porque si no le conocemos en la tierra somos esclavos del mundo y, si no le conocimos en vida estaremos una eternidad sin Él. ¡Hoy es el día en que necesita entrar en una relación personal con Jesucristo!

Vence el mal con el bien

¡Detén el mal que crece dentro de ti! ¡Deja en libertad a la persona que llevas cautiva en tu corazón! Cultivar el resentimiento, el rencor y la venganza solamente te llevarán a tener un corazón amargado, frió e incapaz de amar y ser amado ¡esta no es la vida que Dios quiere para ti! ¿Qué pasaría si Dios nos tratara cuando pecamos "así como" nosotros tratamos a quienes pecan contra nosotros? Demos lugar al amor de Dios.

Dios puede hacerte olvidar tus angustias

Mientras estemos aquí Jesús lo mencionó en Juan 16:33: "Aquí en el mundo tendrán muchas pruebas y tristezas; pero anímense, porque yo he vencido al mundo." Dios muchas veces permitirá etapas de prueba en nuestra vida para atraer nuestra atención a áreas de nuestro corazón que necesitan ser sanadas, restauradas o moldeadas antes de que hagan de nuestro corazón un músculo frío e incrédulo que se aparte de Él por completo. Pero no hay dolor por más grande y profundo que nos parezca que Dios no pueda hacernos olvidar.