Dios Conoce a los que son Suyos

Dios nos amó a todos por igual al darnos la misma oportunidad a cada ser humano de permitirle ser el Señor de nuestra vida, envió a su Hijo Jesús a morir en la cruz derramando toda su sangre por cada uno de nosotros, no hizo acepción de personas, no murió por algunos cuantos ni restringió la entrada a su Presencia a ciertas personas que fueran “más buenas” o “más piadosas”, a todos nos amó por igual. Sin embargo, no todos los le dimos la oportunidad de dirigir nuestra vida, hubo quienes aceptamos su salvación y señorío y quienes lo rechazaron apartándose de Él. Dios sabe perfectamente quienes son suyos y quienes viven sin esperanza ni salvación.

¿Cómo llega alguien a negar su Fe?

Cuando alguien siente mucho dolor y quiere dejar de sentirlo lo puede lograr quemando el tejido dañado hasta que muera para así perder toda sensación, a esto se le llama cauterizar una herida. Dios nos está dejando en claro lo que nos puede suceder si descuidamos nuestra fe, lo que comienza con indisciplina, pecados no tratados y flojera por buscarlo avanza por medio de la hipocresía hasta convertirse en un corazón, un espíritu y una conciencia que pierden toda su capacidad de experimentar la vida y presencia de Dios. Una vez que alguien está en tal punto, es capaz de hacer todo lo que pensó que nunca haría, sus límites se vienen abajo, su moral se consume por la inmoralidad y niega rotundamente su fe.

Las Falsas Creencias

¿Por qué crees en lo que crees?, ¿te lo has preguntado alguna vez? Más personas de las que nos imaginamos tienen creencias sin fundamentos ni convicciones que las sostengan. Creen en Dios o en algo parecido por tradición, por herencia familiar o hasta porque "es lo que todos creen", dicen tener fe pero su vida no la refleja en ninguna manera, afirman creer en la existencia de Dios pero nunca se han acercado a conocerle, tienen una Biblia pero no la leen y si la llegan a leer lo hacen como una mera tradición sin profundizar en conocer el corazón de Dios. ¿Qué tan firme y real crees que sea este tipo de fe? Las personas que tienen una fe débil son fácilmente engañados por cualquier enseñanza o pensamiento y terminan apartados del camino del Señor.

¿De qué personas te rodeas?

Fuiste creado para vivir en comunidad, el apóstol Pablo menciona en el capítulo 12 de su carta a los romanos que somos miembros de un mismo cuerpo, somos parte de algo mucho más grande por lo cual necesitamos a otros para ser complementados y somos necesarios para complementar a los demás. En ocasiones te tocará ser la persona que camine a lado de otro para animarlo en las nuevas decisiones que tome y en otros momentos serás el líder que necesita el respaldo, amor y afirmación de amigos genuinos que sacrifiquen parte de su vida por estar a tu lado. Sea cual sea el papel que toque desempeñar: ¡no camines solo! Dios quiere usar tu vida para influenciar en la de los demás.

Transformados por Dios

Una de las cosas que tienen en común todas las personas que leemos en la Biblia que tuvieron un encuentro con Dios o que conocieron a Jesús es que después de esa experiencia: ¡nunca volvieron a ser las mismas personas! Enfermos fueron sanados, esclavos fueron liberados, hombres sin propósito recibieron una razón por la cual vivir, personas con pecado fueron perdonados, marginados de la sociedad fueron restaurados e incluso muertos ¡fueron resucitados! Porque esa debilidad que no puedes vencer, ese hueco en tu interior que nada parece llenar, esa hambre de "algo más" o "algo nuevo" que nada puede saciar y esa carga tan difícil de cargar no son más que una continua invitación a rendirte a tus fuerzas, tus maneras y tus métodos para permitirle a tu Creador tomar el control y renovar y transformar tu vida.