UN CAMBIO DE CORAZON VERDADERO

Un cambio verdadero siempre lo inicia Dios y lo hace desde adentro de nuestro corazón, en la raíz de quienes somos, en lo más profundo de nuestro ser, justo allí donde hemos guardado nuestros dolores, miedos y vergüenzas del pasado. Donde más densa es nuestra oscuridad es donde su luz comienza a brillar. Dios quiere tu corazón para sanarlo, restaurarlo y ¡resucitarlo! a una nueva esperanza. Conforme tu corazón vaya conociendo su amor irá siendo libre y un cambio genuino avanzará sobre tu vida y como consecuencia natural también sobre la de todos los que te rodean.

DIOS HARA LA DIFERENCIA EN TU VIDA

Cuando los tiempos de Dios se cumplen lo inesperado puede suceder, los milagros aparecen, las puerta se abren y nada ni nadie detiene su perfecta voluntad. ¡Dios hizo la diferencia en la vida de José! Y vaya que fue una ¡gran diferencia! El puesto reservado para alguien que para empezar ¡fuera egipcio! y tuviera mucho más preparación y mejor reputación Dios decidió dárselo a su hijo leal y fiel.

Cuando no entendemos lo que Dios hace

Muchos quisieran ver las señales y los milagros de Dios para creer o confiar en Él pero ¿qué hay detrás de estos eventos?, ¿no es el corazón de Dios llamando nuestra atención para que nos acerquemos a Él? Y es aquí donde el corazón de José se hace sumamente admirable, hasta este momento de su vida no había visto ninguna señal ni prodigio, no tenía evidencia visible del poder de Dios a su favor y sin embargo nada lo movía ni lo hacía titubear, no cedía a la tentación ni maldecía al cielo ni a su Dios sino que por sobre todas las cosas seguía escogiendo una y otra vez agradarle a Él.

Hay un Tiempo para Todo

Solemos comparar nuestras historias con las de las personas que tenemos cerca, si pedimos algo a Dios y tarda "más de lo que tardó en contestarle" a aquella otra persona inmediatamente reaccionamos con celos, envidia, autoconmiseración y muchas otras maneras equivocadas más. Aunque la Biblia dice que Dios no hace acepción de personas, ¡más de una vez hemos creído que sí las hace! Sobre todo en lo relacionado a los tiempos que Dios "tarda" en concedernos algo que le hemos pedido. Hemos olvidado que tenemos un Dios inmensamente creativo que no hace nada igual.

¡Haz una declaración de Fe!

No todas las declaraciones son tan sencillas de hacer y menos de manera pública, ¿qué tienes que decir de Dios y su amor cuando experimentas soledad, dolor o desilusión?, ¿qué tienes que declarar de tu fe cuando no recibes lo que esperabas? Aunque no siempre es una audiencia quien nos escucha hacemos nuestras declaraciones una y otra vez en nuestra mente causando muchas veces que queden impresas y arraigadas en nuestro corazón. Un cambio de vida inicia con una declaración de fe.