La Felicidad en seguir a Cristo

Llamarse "cristiano" es mucho más que asistir a una iglesia, que llevar una Biblia bajo el brazo y que saberse de memoria algunas canciones con letra "cristiana". Seguir a Jesús es mucho más que tener una religión y que simpatizar con un grupo de personas. Ser discípulo de Jesucristo te va a costar ¡todo lo que eres y todo lo que tienes!

La Felicidad en hacer lo Correcto

Dios bendice a los que son perseguidos por hacer lo correcto, porque el reino del cielo les pertenece. Qué increíble declaración hizo Jesús, aquellos que deciden pagar el precio de hacer lo que agrada a Dios sin importar las críticas, las burlas y aún sin recibir bendiciones inmediatas a cambio, ellos serán quienes heredarán el reino del cielo.

Felices los que viven en la Paz de Dios

Vivir en paz es una consecuencia natural de establecer una relación personal con nuestro Señor, porque a medida que lo conocemos y entendemos cuánto nos ama y nos cuida, una seguridad interna nace dentro de nosotros que genera como resultado una vida de confianza y paz.

Felices los de Limpio Corazón

La única manera de tener un corazón limpio es teniendo un corazón conforme al corazón de nuestro Dios pero ¿cómo podemos hacer esto? Como lo hizo David, pasando tiempo con nuestro Señor.

La Felicidad en la Compasión

¡La compasión de Dios no tiene límites ni lógica alguna! Porque detrás de la compasión de nuestro Señor está su amor, un amor igualmente ilógico e ilimitado, un amor puro que ve lo mejor de nosotros, que nos restaura y nos levanta de maneras que la vergüenza más profunda cede y se transforma en gratitud.