Caminando en los planes de Dios

¡Todos quisiéramos saber que estamos siendo usados por Dios y que estamos cumpliendo sus propósitos con nuestra manera de vivir! Pero ¿nos estamos preparando para ser usados por Él?, ¿nos hemos tomado tiempo para analizar cómo está nuestro corazón?, ¿tenemos un plan de entrenamiento y de alimentación espiritual adecuado? Ciertamente Dios nos lleva por experiencias que forman nuestro carácter para ser usados por Él, pero a nosotros nos toca tomar las decisiones correctas para caminar en la dirección en la que Él nos indique y ser parte de sus planes.

¿Crees en Dios? y… ¿lo conoces?

No hay vida fuera de una relación personal con Jesucristo, no la hay ni aquí en la tierra ni más allá de la muerte. Porque si no le conocemos en la tierra somos esclavos del mundo y, si no le conocimos en vida estaremos una eternidad sin Él. ¡Hoy es el día en que necesita entrar en una relación personal con Jesucristo!

Sosteniéndonos unos a otros

¡Qué bien se siente que alguien llega a ayudarnos cuando más lo necesitamos! No siempre nos es fácil reconocer que necesitamos ayuda pero entre más pronto lo hagamos más rápido tendremos un par de brazos más que nos sostengan y ayuden a resolver el problema que enfrentamos. Dios no espera que enfrentemos en nuestras propias fuerzas todas nuestras batallas. Nos ha hecho parte de un cuerpo para ser amados y ayudados por otros en nuestras debilidades y también para amar y ayudar a otros creyentes en sus luchas personales.

Dios quiere ser tu Único Amor

uando nos adentramos en la Biblia a conocer a Dios encontramos que Él es un Dios de una sola voluntad y perfecta, un Dios fiel, leal y con un plan único para nuestras vidas, sin embargo; así como aquellos jóvenes me decían respecto al noviazgo, algunos queremos primero probar el mundo y hasta otras creencias, generar experiencias y al final tras una comparación hacer la elección correcta. Seguir a Dios no es un experimento, un compromiso a medias ni un juego. Dios se tomó tan en serio el amarnos por sobre todo que mandó a su único hijo a la cruz para salvarnos...

Afirmándonos unos a otros

En la lectura de hoy se nos permite ver cómo el corazón de un líder es afirmado y reconfortado cuando las personas bajo su cuidado crecen en su fe. ¿Cuándo fue la última vez que detuviste a darle las gracias y darle reconocimiento a algún pastor o líder espiritual? Estamos acostumbrados a que ellos dediquen su vida y su tiempo a escucharnos y enseñarnos, pero pocas veces les damos palabras que animen y afirmen su obra de fe por el cuerpo de Cristo. Todos somos hijos de Dios, somos parte de una familia, somos hermanos y miembros los unos de los otros, acerquémonos a bendecir a los instrumentos que Dios usa para bendecirnos