Sosteniéndonos unos a otros

¡Qué bien se siente que alguien llega a ayudarnos cuando más lo necesitamos! No siempre nos es fácil reconocer que necesitamos ayuda pero entre más pronto lo hagamos más rápido tendremos un par de brazos más que nos sostengan y ayuden a resolver el problema que enfrentamos. Dios no espera que enfrentemos en nuestras propias fuerzas todas nuestras batallas. Nos ha hecho parte de un cuerpo para ser amados y ayudados por otros en nuestras debilidades y también para amar y ayudar a otros creyentes en sus luchas personales.

Dios quiere ser tu Único Amor

uando nos adentramos en la Biblia a conocer a Dios encontramos que Él es un Dios de una sola voluntad y perfecta, un Dios fiel, leal y con un plan único para nuestras vidas, sin embargo; así como aquellos jóvenes me decían respecto al noviazgo, algunos queremos primero probar el mundo y hasta otras creencias, generar experiencias y al final tras una comparación hacer la elección correcta. Seguir a Dios no es un experimento, un compromiso a medias ni un juego. Dios se tomó tan en serio el amarnos por sobre todo que mandó a su único hijo a la cruz para salvarnos...

Afirmándonos unos a otros

En la lectura de hoy se nos permite ver cómo el corazón de un líder es afirmado y reconfortado cuando las personas bajo su cuidado crecen en su fe. ¿Cuándo fue la última vez que detuviste a darle las gracias y darle reconocimiento a algún pastor o líder espiritual? Estamos acostumbrados a que ellos dediquen su vida y su tiempo a escucharnos y enseñarnos, pero pocas veces les damos palabras que animen y afirmen su obra de fe por el cuerpo de Cristo. Todos somos hijos de Dios, somos parte de una familia, somos hermanos y miembros los unos de los otros, acerquémonos a bendecir a los instrumentos que Dios usa para bendecirnos

Gastándonos por Amor

...pero Pablo no era así, carta tras carta que envió a las diferentes iglesias que registra la Biblia podemos percibir a un hombre dispuesto a tratar una vez más, compartirle a alguien más, llevar el evangelio un poco más lejos, ¡era un hombre incansable! Literalmente estaba dispuesto a gastarse a sí mismo...

Dando más allá de Nuestras Fuerzas

Dar y recibir son actividades básicas de la vida humana, todo el tiempo estamos dando y/o recibiendo algo, entre mayor sea el valor de lo que damos o recibimos más recordaremos ese momento así como a la o las personas que estén involucradas en dichas situaciones. Uno de los momentos más memorables en la historia de la humanidad que ha afectado a millones de personas a través de generaciones fue el momento en que Dios nos amó de tal manera que dio a su único hijo para que muriera por nosotros en una cruz abriendo la puerta a la fe, aquellos que decidieran creer en Él pasarían de vivir perdidos a tener vida eterna.