Las Falsas Creencias

Lectura de Hoy:
1a Timoteo 1:1-11 
(Da un clic en el pasaje para leerlo)

Versículo clave:
“Ni presten atención a fábulas y genealogías interminables, que acarrean disputas más bien que edificación de Dios que es por fe.” 1a Timoteo 1:4

Las Falsas Creencias
(No olvides leer las instrucciones del lado izquierdo antes de comenzar)

¿Por qué crees en lo que crees?, ¿te lo has preguntado alguna vez? Más personas de las que nos imaginamos tienen creencias sin fundamentos ni convicciones que las sostengan. Creen en Dios o en algo parecido por tradición, por herencia familiar o hasta porque “es lo que todos creen”, dicen tener fe pero su vida no la refleja en ninguna manera, afirman creer en la existencia de Dios pero nunca se han acercado a conocerle, tienen una Biblia pero no la leen y si la llegan a leer lo hacen como una mera tradición sin profundizar en conocer el corazón de Dios. ¿Qué tan firme y real crees que sea este tipo de fe? Las personas que tienen una fe débil son fácilmente engañados por cualquier enseñanza o pensamiento y terminan apartados del camino del Señor. Jesús enseñó en una de sus parábolas que si nuestra vida no estaba bien cimentada en Él vendrían vientos y tormentas que nos derribarían. Las falsas creencias, las ideas humanistas, las tradiciones y aún nuestras mismas pasiones son los vientos que vienen contra nuestra fe, si no tienes convicciones firmes serás arrastrado a una eternidad sin Dios.

Una Fe no fingida
Pues el propósito de este mandamiento es el amor nacido de corazón limpio, y de buena conciencia, y de fe no fingida. ¿Cómo se puede fingir la fe?, de la misma manera que fingimos cualquier otra cosa: con una buena apariencia y una buena simulación. Al pensar en alguien que vive entre los creyentes aparentando que tiene fe lo primero que se nos puede venir a la mente es una persona con malas intenciones queriendo causar división y conflicto en una comunidad cristiana, y aunque este tipo de personas sí llegan a infiltrarse en las iglesias, la fe fingida a la que Pablo hacía referencia al escribirle a Timoteo era a la que tenían un grupo de creyentes. Piensa un poco, al imaginar como “debe ser” una persona de fe, ¿qué características se te vienen a la mente que deba tener? Apariencia de bondad, que asista a la iglesia, que ayude a los pobres, que cargue con una Biblia, que no fume ni consuma alcohol, que se vista de manera ordenada, etc. La primera característica que debería venir a nuestra mente sobre una persona con una fe no fingida es ¡que conoce a Dios! Si no lo conoces todo lo que quieras hablar sobre la fe serán meras apariencias y simulaciones. Si no pasas tiempo leyendo la Palabra de Dios ni te esfuerzas por ajustar tu vida a sus mandamientos ¡te estás engañando a ti mismo si crees que eres alguien de fe! Nos hemos dejado llevar por las tradiciones y costumbres, defendemos “reglas” que ni siquiera conocemos sus fundamentos bíblicos, llamamos bueno o malo a lo que a nosotros nos parece que lo es sin considerar la opinión de Dios al respecto, le damos nuestro corazón a no creyentes en relaciones de intimidad, usamos nuestro cuerpo como mejor nos place y seguimos diciendo que creemos en Dios y defendiendo nuestra religión cuando honestamente ¡a muchos ni les interesa genuinamente! Pero quieren seguir manteniendo las apariencias. Esto es una fe fingida, como lo menciona el apóstol Pablo: quieren ser reconocidos como maestros de la ley de Moisés, pero no tienen ni idea de lo que están diciendo a pesar de que hablan con mucha seguridad.

Una sana doctrina
Conociendo esto, que la ley no fue dada para el justo, sino para los transgresores y desobedientes, para los impíos y pecadores, para los irreverentes y profanos, para los parricidas y matricidas, para los homicidas, para los fornicarios, para los sodomitas, para los secuestradores, para los mentirosos y perjuros, y para cuanto se oponga a la sana doctrina. Todo aquello en nuestra vida que se oponga a nuestra relación con Dios y nuestro crecimiento en la vida cristiana debemos señalarlo y quitarlo de nosotros. Decidir mantenerlo en nuestras vidas nos convierte en transgresores, cristianos que preferimos la desobediencia por encima de seguir y agradar las enseñanzas de nuestro Señor. No podemos tener la creencia falsa de que Dios bendecirá nuestras decisiones equivocadas o que nos prosperará en medio de nuestra desobediencia, ¡no hay comunión entre la luz y las tinieblas! Mientras no nos arrepintamos de nuestros malos caminos no permitiremos que Dios trabaje en nuestro corazón.

Conclusiones
Necesitamos urgentemente edificar nuestra vida sobre cimientos y convicciones firmes. Si principios o ideas que defiendes en tu fe no sabes la verdadera razón del por qué las defiendes ni conoces lo que la Biblia dice al respecto, ¡solamente estás creyendo en vanas palabrerías! La vida cristiana y la verdadera fe se construyen sobre experiencias reales e individuales con Dios y sobre la continua perseverancia en conocer a Jesucristo mediante la lectura de las Escrituras y la inversión de tiempo en oración. Si asistes a una iglesia, diriges un ministerio, te vistes como cristiano, usas el lenguaje cristiano para hablar y llevas una Biblia bajo el brazo pero no inviertes tiempo en conocer a tu Salvador de manera personal estás viviendo con una fe fingida y si no lo has notado ¡es porque ya hasta te engañaste a ti mismo! Examina tu vida con honestidad pura, ¿por qué crees lo que crees? Todo comienza con Dios, ponte de rodillas donde estás, dile que anhelas conocerlo, pídele perdón si has fingido tu fe y comprométete a fundamentar todo lo que crees con principios de la Palabra de Dios y experiencias en su presencia mediante la oración.

Ideas para tu Oración de Hoy
1. Pídele a Dios que te ayude a detectar todas las falsas creencias e ideas que te has formado en tu mente y que no están respaldadas por la Biblia, mantente atento y con una actitud dócil para corregir lo que Dios te muestre.
2. Construye convicciones en tu vida cristiana memorizando versículos de la Palabra, buscando el rostro de Dios y haciendo los ajustes necesarios en tu vida.

3 Comments

  1. Rubén F. Geraldino

    October 8, 2018

    Muchas Bendiciones!.. ese corto mensaje me tocó el corazón… Dios les siga bendiciendo!

  2. Blanca BalMar

    December 25, 2014

    Me gusto mucho. Es una palabra muy especial para mi en este momento.

  3. 10920264

    December 23, 2014

    Amen

¿Que te parecio el estudio? Dejanos tus comentarios

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.