El Poder de Dios en nuestras debilidades

Lectura de Hoy:
2a Corintios 12:1-13
 
(Da un clic en el pasaje para leerlo)

Versículo clave:
“Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo.” 2a Corintios 12:9


El Poder de Dios en nuestras debilidades

(No olvides leer las instrucciones del lado izquierdo antes de comenzar)

El apóstol Pablo comienza el capítulo 12 de su segunda carta a la iglesia de Corinto explicando una experiencia que muchos años atrás había vivido, no menciona si estaba orando, si fue una percepción espiritual o si literalmente fue llevado físicamente al cielo por unos instantes donde escuchó y vio cosas que no se pueden expresar, sea cual sea la experiencia que vivió él la recordaba como algo que lo hacía sentirse honrado y apreciado por Dios; sin embargo también menciona que había situaciones en su vida que no eran honrosas ni dignas de ser apreciadas, áreas de su vida que lo hacían ir a Dios a pedirle su ayuda e intervención. ¿Te has sentido así alguna vez? Todos tenemos debilidades, áreas que nos avergüenzan y que en ninguna manera nos gusta exponer pues sabemos que no son honrosas ni correctas. ¿Cuál es la postura que Dios tiene respecto a nuestras debilidades?, ¿por qué las permitió en nuestra vida?, ¿qué podemos hacer con estás áreas que literalmente cada cierto tiempo debilitan nuestra vida espiritual y nuestro ánimo?

Dios permite nuestras debilidades
Y para que la grandeza de las revelaciones no me exaltase desmedidamente, me fue dado un aguijón en mi carne, un mensajero de Satanás que me abofetee, para que no me enaltezca sobremanera. Dios nos conoce bien, tal como somos, aunque logremos en ocasiones ocultar parte de nosotros a las personas que nos rodean no hay manera de ocultar algo de los ojos de nuestro Señor, Él nos creó y sabe perfectamente bien cuáles son nuestras fortalezas y cuáles nuestras debilidades. ¿Por qué permite Dios las debilidades? El apóstol Pablo reconoce en la lectura de hoy que los hombres tendemos a jactarnos y a abrir la puerta a la altivez cuando comenzamos a ser exitosos y aún más cuando nos sentimos bendecidos por Dios en todo, nos es fácil olvidarnos de la gracia de Dios cuando todo nos va bien, solemos poner nuestra mirada en nuestro esfuerzo y “buen” carácter y olvidamos que todo lo que somos y tenemos es gracias a nuestro Salvador. De modo que las debilidades están ahí para ubicarnos cuando olvidamos darle a Dios un lugar en nuestra vida así como para recordarnos siempre que somos imperfectos y que necesitamos la intervención de Dios. Velo de este modo, las debilidades son a nuestra vida como la clavija lo es a los aparatos eléctricos, si no está conectada la clavija al contacto no hay corriente eléctrica y el aparato no sirve para lo que fue diseñado; nuestras debilidades son la clavija de nuestro espíritu que necesitan desesperadamente conectarse al poder de nuestro Señor.

Dios es la solución a nuestras debilidades
Respecto a lo cual tres veces he rogado al Señor, que lo quite de mí. Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo. Algo de lo que he aprendido durante mi vida cristiana por experiencia propia es que las palabras que Jesús le dijo en cierta ocasión sobre que separados de Él nada podíamos hacer, ¡son verdad! Y lo he comprobado en el área de las debilidades y las tentaciones. Hay áreas débiles de tu vida que existen en ti con el único propósito de que experimentes el poder de Dios en tu vida, dicho de otro modo, esas debilidades y tentaciones ¡jamás podrás vencerlas sin la ayuda de Dios! Están en tu vida para que al entregarle el control de tu vida a tu Salvador experimentes su poder sobrenatural haciéndote capaz de cambiar lo que durante años has tratado sin lograr hacerlo, esta capacidad de vivir en santidad es su gracia. Cuando la gracia de Dios nos cubre, su poder se activa haciéndonos capaces de decirle que no al pecado, a viejos hábitos incorrectos y a esas debilidades que nos visitan una y otra vez durante nuestra vida. La única manera de vivir permanentemente de manera estable y firme en cada área de nuestra vida es manteniéndonos constantes en nuestra relación personal con Dios día tras día. Si flaqueamos en nuestro compromiso con Él perdemos la fuerza para mantenernos en santidad. Así que más que un pesar, ¡las debilidades son una bendición! Pues nos motivan constantemente a buscar a nuestro Salvador y cuando aparecen en nuestra vida nos recuerdan que debemos retomar y fortalecer nuestra relación personal con Él.

Conclusiones
Por lo cual, por amor a Cristo me gozo en las debilidades, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte.
Nuestras debilidades nos ayudan a entender y no olvidar el por qué necesitamos un salvador cada día de nuestras vidas. Están allí para que tengamos la oportunidad de experimentar el poder y la presencia de Dios de manera personal e individual en nuestras propias vidas. Dios sabe que somos débiles, su amor y fidelidad no están condicionados a nuestras fuerzas, experimentarlo tiene todo que ver con nuestra dependencia de Él y nuestro continuo y perseverante compromiso de conocerlo, agradarlo e imitarlo en nuestro estilo de vida. ¿Estás pasando por debilidad? ¡No es momento para deprimirte y alejarte de Dios! Al contrario, estás en el momento perfecto para caer rendido ante el trono de tu Salvador para pedirle que una vez más te levante y restaure con su poder. El autor de la carta a los hebreos en el capítulo 4, versículo 16  lo dice así: Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro.

Ideas para tu Oración de Hoy
1. Haz parte de tu oración de cada día el pedirle a Dios de su gracia y su poder para enfrentar tus debilidades y vencer todas las tentaciones que vengan. Si permaneces en Dios, su gracia permanecerá en ti.
2. Si estás pasando por debilidad tómate unos minutos para con un corazón genuino, transparente y arrepentido hablar con Dios, expón ante Él cómo te sientes, pídele su fuerza y sabiduría, tómate de Él y persevera en agradarle.
3. Si tus debilidades se han salido de tu control, acércate con líderes en tu iglesia o personas que amen a Dios cerca de ti para pedir ayuda, todos los miembros de un cuerpo de vez en cuando necesitan el apoyo de otros miembros para ser sanados.

6 Comments

  1. Telva Aguilar

    December 8, 2018

    Excelente estudio. Fácil de entender!!!

  2. Excelente, cada dia aprendo y alli esta su palabra revelada para que busquemos su favor y su gracia para obtener su misericordia, porque El es tardo o lento para la ira y Grande su Misericordia. AMEN.

  3. nelson

    November 19, 2017

    muy satisfecho me gustaria saver si la comparte en powerpoint?

  4. Eduardo delgado

    November 14, 2016

    Simple y sencillamente hermoso. Gracias aDios por levantar vasos como ustedes. El Señor Jesucristo les bendiga.

  5. ELIAS

    March 1, 2016

    Gracias, justamente lo que necesitaba. Ha sido de gran bendición para seguir adelante confiando en la misericordia del Señor Jesucristo hacia mi vida. Entiendo que Dios se perfecciona en mi debilidad, que es necesario que confíe en El plenamente que el obrará en mi vida, pero es necesario que no pierda yo la comunión con mi Señor.
    Que Dios le bendiga, muy agradecido.

  6. Jenniffer

    October 10, 2014

    A llenado d fuerza y de bendición para cambiar esa área de rodillas

¿Que te parecio el estudio? Dejanos tus comentarios

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.