Somos el Resultado de lo que hemos Sembrado

Lectura de Hoy:
2a Corintios 9
 
(Da un clic en el pasaje para leerlo)

Versículo clave:
“El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará.” 2a Corintios 9:6

Somos el Resultado de lo que hemos Sembrado
(No olvides leer las instrucciones del lado izquierdo antes de comenzar)

Somos el resultado de las decisiones que tomamos durante todos los días que hemos vivido, el camino que decidimos seguir, las personas que escogimos amar, aquellos de quienes nos alejamos, la carrera profesional que estudiamos, el trabajo que tenemos, la iglesia a la que asistimos, etc. Somos la suma de todas estas decisiones. Conocemos hoy a Dios de acuerdo a cuánto hayamos sembrado en conocerle antes, lo que sabemos de la Biblia hoy es la consecuencia del tiempo que decidimos pasar leyéndola durante los años que hemos vivido. En aquellas áreas que has sembrado generosamente notarás que has cosechado abundantemente, pero en aquellas áreas de tu vida que has dejado para después podrás percibir algo que se marchita o se seca. ¿Cómo está tu relación con Dios?, ¿y con tus padres?, ¿tus amigos?, ¿qué tan involucrado estás en una iglesia local?, ¿qué tan sano está tu corazón? Hoy puedes comenzar a tomar mejores y diferentes decisiones que te lleven a vivir en abundancia por el resto de tus días.

Sembremos de Corazón
Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre. Cuando damos algo que no usamos o que no nos interesa no nos causa tristeza, al contrario hasta nos da gusto deshacernos de aquello que no queremos. Hay otras veces que damos por necesidad, esto es para quedar bien con otros, para ser aceptados o para ganarnos el favor de alguien que pueda ayudarnos a mejorar nuestra situación. Pero de todas las razones por las que damos la que sin duda alguna nos causa mayor satisfacción es cuando damos por amor, ¡qué satisfacción tan grande sentimos cuando se ilumina el rostro de alguien a quien amamos al ver lo que le estamos regalando! Esta sensación de alegría, amor y plenitud es la que Dios busca en nosotros, Él anhela que cuando nos acerquemos a Él no sea únicamente para obtener algo a cambio de Él, sino que sea porque le amamos. ¿Quiere decir esto que a Dios le molesta que pidamos? ¡En ninguna manera! Él disfruta escuchándonos y proveyendo todas nuestras necesidades; pero también disfruta cuando le buscamos por amor. Hace tiempo escuché a un predicador orar diciendo: “Señor no venimos buscando tu sanidad, sino que estamos aquí para acercarnos al sanador…”, esta pequeña frase expresa una gran diferencia. Sembremos nuestra vida por amor a Dios buscando conocerle y agradarle, hagamos de esta nuestra motivación, no permitas que la obligación, las tristezas o las necesidades sean las únicas razones que te atraigan a Dios.

Dios da abundantemente
Y poderoso es Dios para hacer que abunde en ustedes toda gracia, a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo suficiente, abunden para toda buena obra. Dios nos ama a brazos abiertos, su perdón es mucho más amplio que nuestras faltas, su amor es mucho más grande que nuestro pecado y su fidelidad es más alta que los cielos, ¡no hay lugar donde podamos estar fuera de su alcance y su cuidado! Así es nuestro Señor, un Padre eterno de amor sin límites. El apóstol Pablo menciona en la lectura de hoy que Él ha hecho abundar en nosotros toda gracia, es decir, nos ha dado la capacidad de conocerle y seguirle de modo que tengamos todo lo suficiente para vivir la vida cristiana agradándole en todo lo que hacemos. Velo de esta manera, el Creador del universo, el Rey de todo lo que existe quien no tiene necesidad de nada se ha interesado en ti solamente por amor y te ha dado todos los recursos para que le conozcas a pesar de tus carencias y tus faltas, ¡es un amor desinteresado! Dale una oportunidad a su amor abundante y comprueba la vida plena que hay en Él.

Conclusiones
Y el que da semilla al que siembra, y pan al que come, proveerá y multiplicará su sementera, y aumentará los frutos de su justicia
. Después de vivir toda tu vida sembrando en ti para satisfacer tus deseos, ¿estás completamente feliz con lo que has cosechado? Las personas que viven alejados de Dios suelen cosechar muerte de su pecado, su vida es consumida por diferentes decisiones y experiencias que les gustaría regresarse en el tiempo y cambiar pero que ya es muy tarde para hacerlo. Dios tiene sus manos llenas de semillas de justicia, verdad, sanidad, amor, perdón, redención y muchas cualidades más de su carácter, permítele sembrarlas en tu corazón, dale una oportunidad a Jesucristo de entrar a tu corazón a producir una nueva vida en ti, ¡invierte tu vida en Él! Las cosechas que traerá esta inversión serán mucho más sorprendentes de lo que crees.

Ideas para tu Oración de Hoy
1. Invierte tiempo de tu oración de hoy dándole gracias por todo lo que Él ha hecho en tu vida que ha traído resultados de vida, perdón y libertad en ti.
2. Pídele a Dios que te ayude a conocerlo más para sembrar más de su Palabra y su verdad en tu vida, comprométete a invertir tu vida en Él, sus estatutos y su reino.

3 Comments

  1. Ktheryn

    February 1, 2016

    Gracias, buen mensajr

  2. candy nieves

    October 1, 2013

    Es la. Pura verdad de lo que siempre e creido gracia por saber que Dios tiene todo en control y que El Espiritu SANTO nunca falla y esta eenvijencia. Dios me los Bendiga a todos en Cristo Jesus Senor Nuestro Amen!

  3. tatiana romero

    May 19, 2012

    que bendicion!

¿Que te parecio el estudio? Dejanos tus comentarios