Todos veremos a Dios Cara a Cara

Lectura de Hoy:
1a Corintios 13:8-13
(Da un clic en el pasaje para leerlo)

Versículo clave:
“Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, juzgaba como niño; mas cuando ya fui hombre, dejé lo que era de niño” 1a Corintios 13:11

Todos veremos a Dios Cara a Cara
(No olvides leer las instrucciones del lado izquierdo antes de comenzar)

No puedo imaginarme el día en que finalmente estaré delante de Dios, ¡al fin llegará el día en que veré a mi Salvador cara a cara! Existe una canción de un artista americano llamado Chris Tomlin basada en las palabras de la lectura del estudio de hoy que reflejan mucho del sentir que llena mi corazón cuando leo esta porción de las Escrituras: “Hay un día que se está acercando, cuando la oscuridad se convertirá en luz, cuando las sombras desaparecerán y mi fe estará frente a mis ojos… y me pondré en pie cuando Él me llame por mi nombre, no habrá más pena ni dolor…  ante mi Dios caeré de rodillas mientras todo en mi es levantado y atraído hacia Él”. Todos algún día estaremos delante del trono de poder y majestad de Dios, los que creímos y los que no creyeron, todos seremos llamados a dar cuentas ante el tribunal del Cielo, algunos se toparán con su juez que los condenará a una eternidad sin Él por su incredulidad pero otros tenemos una esperanza y un anhelo en el corazón, al menos por mi parte puedo decir que yo me encontraré con mi Padre Eterno y mi Salvador, el Dios que levantó mi cabeza vez tras vez, mi amigo íntimo, mi más profundo amor, mi redentor. ¿Con quién te encontrarás tú?

Le veremos Cara a Cara
Ahora vemos por espejo, oscuramente; mas entonces veremos cara a cara. Ahora conozco en parte; pero entonces conoceré como fui conocido. El apóstol Pablo termina el versículo 8 del capítulo 13 de esta primera carta a la iglesia de Corinto diciendo que habrá un día en que terminarán las profecías, cesarán las lenguas y acabará la ciencia. ¿A qué se refiere con esto? Durante muchos años de mi vida estuve esperando por conocer a la mujer con la que me casaría, aunque salí con algunas chicas buscando a aquella con quien compartiría mi vida vez tras vez me daba cuenta que no había llegado la correcta, en mi espera escribí cartas, imaginé historias y hasta compuse algunas canciones pero cuando al fin la conocí y me casé con ella, ¡ya no era necesario esperarla ni imaginarla porque ya era parte real de mi vida! A eso se refiere Pablo, cuando estemos con nuestro Señor en el Cielo por la eternidad, ya no serán necesarias las profecías, ni la ciencia ni ningún don espiritual porque estaremos allí mismo frente a Él, percibiéndolo con todos nuestros sentidos ¡para siempre! Ahora conocemos de Él solamente su reflejo que vemos en sus obras y en su Palabra pero ese día le veremos cara a cara, ahora conocemos parte de su carácter, de su sabiduría, de su grandeza y su hermosura pero cuando estemos ante Él veremos todo de Él ¡tal cual es! Voy a necesitar de un buen rato para contemplarle antes de siquiera poder decir una palabra.

Entenderemos todo de Él
Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, juzgaba como niño; mas cuando ya fui hombre, dejé lo que era de niño. Conforme pasan los años y vamos creciendo, nuestra madurez nos permite entender muchas cosas que de niños no podíamos hacerlo. Nuestra percepción de la educación, del amor de nuestros padres y del modo en que funcionan las cosas en la vida en general se aclara y muchas de nuestras dudas desaparecen. La madurez también nos enseña a dirigir nuestro enfoque hacia las cosas realmente importantes y a pensar de manera más ordenada. Cuando nos acercamos a Dios por primera vez somos como niños espirituales, ¡hay tantas cosas que no entendemos ni conocemos! y muchas cosas nos tomarán toda la vida para terminarlas de comprender del todo. Por otra parte, al ir creciendo en la fe también encontramos experiencias difíciles que no podemos explicar ni entender el por qué Dios las permitió, así mismo notamos que muchas veces Él trabaja de maneras inesperadas en nuestras vidas y la de los demás. Sin embargo, entre más le conocemos y maduramos más comprendemos los por qués detrás de las acciones de Dios y seguramente habrá varias dudas que no podremos resolver hasta que estemos a su lado por la eternidad, aunque estoy seguro que en ese entonces no tendrán ya ninguna importancia pues nada se comparará con estar con Él por siempre.

Conclusiones
La Biblia nos enseña la verdad sobre quién es Dios, qué ha hecho y nos habla de lo que está por hacer. Una de las enseñanzas que encontramos en diferentes porciones es que está  establecido que todos los hombres muramos aquí en la tierra para después ir al juicio. Lo creas o no sucederá pues la existencia del Creador no está sujeta a la fe o incredulidad de su creación. Mientras estamos vivos tenemos la oportunidad de establecer una relación de amor con Dios de modo que habitemos con Él por la eternidad, pero todo tiene que ver con una decisión: aceptar o no a Jesucristo como nuestro Salvador para después vivir el resto de nuestras vidas agradándole y siguiéndole día con día. Cuesta seguir a Cristo, cuesta ser cristiano y vivir de manera recta y ejemplar pero tenemos la mirada puesta en el galardón, la recompensa de nuestra fe, ese día del juicio seremos perdonados, lavados y recibidos en el Cielo para habitar con nuestro amado Salvador por la eternidad.

Ideas para tu Oración de Hoy
1. Ponte a cuentas con Dios mientras quiere ser tu Padre y acércate a Jesucristo mientras puede ser tu Salvador. Dice la Biblia que le busquemos mientras esté cercano. Un día será nuestro juez y será demasiado tarde. En tu oración de hoy pídele que sea tu salvador personal, entrégale el control de tu vida y decídete a vivir agradándole y conociéndole por el resto de tu vida.
2. Tómate un tiempo en tu oración para pensar en cómo irá a ser estar una eternidad a su lado, cómo se irá a ver el Cielo y cómo irá a ser ¡Él mismo en su esplendor y majestad”. Dale gracias por salvarte y deja que tu corazón se llene de esperanza.

1 Comment

  1. laura

    June 16, 2015

    Hermosa palabra que nos compartes, en éste momento de la partida al cielo de mi madre ( y hace dos años de mi hija menor también ) trae aliento y consuelo a mi corazón … muchas gracias hermano .
    ¡ Cristo Viene Pronto ! ¡ Aleluya !

¿Que te parecio el estudio? Dejanos tus comentarios

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.