Resistiendo las Tentaciones

Lectura de Hoy:
1a Corintios 10:12-22
(Da un clic en el pasaje para leerlo)

Versículo clave:
“Así que, el que piensa estar firme, mire que no caiga.” 1a Corintios 10:12

Resistiendo las Tentaciones
(No olvides leer las instrucciones del lado izquierdo antes de comenzar)

No les ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no los dejará ser tentados más de lo que pueden resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que puedan soportar. Todos los seres humanos hemos nacido con áreas débiles, con atracciones internas que hacen que nuestro carácter se venga abajo, ya sea por orgullo o por alguna otra razón, existen emociones y deseos que ante el menor de los descuidos invaden nuestra mente y corazón y por unos instantes pareciera que toman control de nosotros. ¿Te ha pasado o has sido testigo de experiencias de rupturas de carácter en personas que conozcas? Hombres o mujeres que estallan en ira, que son sorprendidos en inmoralidad sexual, que atentan contra su vida por estar sumidos en profundas depresiones o que son controlados por alguna adicción. ¡Todos tenemos áreas en nuestro corazón que nos gustaría que no estuvieran ahí! Y que el hecho de que no las podamos remover de nuestras vidas por completo nos hace en más de una ocasión dudar de nuestra fe y de nuestro compromiso genuino con Dios. Estas áreas existen para que conozcamos el poder de Dios así como su perdón, su amor y su restauración, están ahí para fortalecer nuestro carácter en el proceso de madurez pero aún más que todo esto, existen para que no olvidemos lo mucho que necesitamos de un Salvador.

Las Tentaciones
Una tentación no es más que un estímulo que recibimos por parte de nuestros propios deseos o del diablo para que cometamos acciones o tengamos actitudes que debiliten nuestra fe y nuestra relación con Dios. El apóstol Pablo se detiene unos versículos en el capítulo 10 de esta sección de su carta a los Corintios para darnos algunos detalles sobre las tentaciones:
1) Todas las tentaciones son humanas, es decir, están bajo el poder de Dios y por ende si nos mantenemos en relación con Él podemos controlarlas a todas y cada una de ellas.
2) Dios no nos dejará ser tentados más de lo que podemos resistir. ¿Entonces por qué seguimos cayendo en tentación? Porque cuando llegamos al límite de nuestra resistencia en lugar de apartarnos de la tentación y huir nos quedamos a disfrutar el placer que hay en ella hasta que nos envuelve y conduce a pecar.
3) Dios da la salida en todas las tentaciones. Las primeras veces que leía este pasaje me costaba creerlo porque no recordaba en medio de mis tentaciones ningún momento en que Dios me diera una puerta de escape, pero para ser sincero, estaba tan acostumbrado a caer en pecado que no ofrecía la más mínima resistencia ni le daba oportunidad a su Espíritu de fortalecerme.

¿Qué estamos haciendo con nuestras áreas débiles?
Para estas alturas de tu vida ya debes tener bien identificadas las áreas en las que más fácilmente cometes acciones que te avergüenzan, te hacen sentir mal o que al menos sabes que a Dios le desagradan. La pregunta es ¿qué estás haciendo con la información que tienes respecto a tus debilidades? Así que, el que piensa estar firme, mire que no caiga. Vuelve a leer las tres características de las tentaciones, ¿notaste que Pablo está mencionando que para vencerlas necesitas sí o sí a Dios de tu lado? No hablo de hábitos que cambias con algo de esfuerzo, estoy hablando de la pornografía, de la bulimia, de la depresión clínica, de la fornicación, de la anorexia, de la ansiedad, del odio y la amargura, de esas emociones o acciones que someten lo mejor de ti y te hacen sentir avergonzado y devaluado. ¿Qué estás haciendo para pelear contra estas áreas de tu vida?

Lleva tus debilidades ante Dios
No pueden beber la copa del Señor, y la copa de los demonios; no pueden participar de la mesa del Señor, y de la mesa de los demonios
. Lo mejor que podemos hacer con nuestras debilidades es llevarlas delante de Dios y clamar por su gracia y misericordia para ayudarnos a resistirlas y para aprender a moldear nuestro carácter. Después de hacer esto el siguiente y muy importante paso es escoger en qué mesa nos vamos a sentar, en la del diablo que está llena de personas, experiencias y conversaciones que nos provocan a flaquear en la debilidad o en la del Señor que está llena de personas, experiencias y conversaciones que fortalecen nuestra fe, nuestra moral y purifican nuestros pensamientos. Un cambio verdadero comienza en el corazón con un compromiso con Dios y se extiende a nuestro exterior afectando nuestras acciones, amistades y nuestra agenda.

Conclusiones
Necesitas ser más inteligente que tus debilidades. Dedica unos minutos a analizarte, ¿qué es lo que te estimula más a pecar? Supongamos que tu área débil es la inmoralidad sexual, piensa ¿hay algunas personas que al estar con ellas se despierta tu deseo de cometer pecado o que ellas mismas te invitan a cometerlo?, las películas que ves, las redes sociales que observas o los lugares que frecuentas ¿tienen imágenes o eventos que atraen a tu debilidad y la cautivan? ¡Sé más listo! Por tanto, amados míos, huyan de la idolatría. ¡Elabora un plan de acción y de batalla! Ya que has detectado los detonantes de tus pecados, ¡evítalos!, ¡huye de ellos si es necesario! Quita de tu vida todo lo que sea causa de tropiezo para tu relación con Dios, si no lo haces es como si estuvieras yendo y viniendo de la mesa de Dios y de la del pecado dando probaditas en cada lado, ¡El Señor no tolera a los tibios y de doble ánimo! Necesitas escoger a quien quieres servir con tu vida, a Dios o al pecado, ¡escoge a Dios, escoge su vida y disfrútala! Es tiempo de tomar decisiones radicales para cambiar nuestra manera de vivir la vida cristiana que llevamos.

Ideas para tu Oración de Hoy
1. Tómate un tiempo para anotar en tu libreta de devocionales o en cualquier papel o archivo electrónico aquellas áreas de tu vida que representan tus áreas débiles, después anota las acciones, personas u objetos que generalmente te provocan a pecar, y después haz un plan de cómo cortarás las fuentes con las que se alimentan tus debilidades. ¡Pon tu plan delante de Dios y comprométete a seguirlo con firmeza, coraje y pasión! Por último pídele a Dios de su gracia y su fuerza para resistir y vencer toda tentación.

1 Comment

  1. antonio

    September 17, 2014

    Muy bueno.instructivo.y lleno de la saviduria de Dios

¿Que te parecio el estudio? Dejanos tus comentarios

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.