¿Dónde está Jesús en las Pruebas?

Lectura de Hoy:
Lucas 8:22-25 (Da un click en el pasaje para leerlo)

Versículo para memorizar:
“No mirando nosotros las cosas que se ven sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas.” 2a Corintios 4:18

¿Dónde está Jesús en las Pruebas?
(No olvides leer las instrucciones del lado izquierdo antes de comenzar)

Algunos de nosotros hemos pasado por experiencias difíciles en las que los eventos han sucedido de tal manera que pareciera que Dios estaba ocupado haciendo algo más pues el dolor o la desilusión han sido más fuerte lo que podemos soportar. ¿Te ha sucedido? Momentos en los que las presiones, las pruebas y la incertidumbre comienzan a sacudir todo aquello en lo que tenemos nuestra confianza y dentro de nosotros surge un clamor y una pregunta: ¿Dónde estás Jesús? En la lectura del día de hoy del capítulo 8 del Evangelio de Lucas nos encontramos a Jesús diciéndole a sus discípulos que suban a la barca para ir del otro lado del lago. Una vez iniciado el viaje Jesús se va a descansar un rato y de pronto se desencadena una tempestad que dice la Biblia que agitaba el mar. ¿Te imaginas estar en ese lugar? La Biblia dice que comenzaban a anegarse, es decir que la barca se inundaba y ellos peligraban. ¿Y… dónde estaba Jesús cuando sus discípulos peligraban? ¿Dónde está Jesús hoy que tanto lo necesitas?

 1) Jesús está en tu vida, trabajando en lo último que  te dijo.
Versículo 22: (Jesús) entró en una barca y les dijo: “Pasemos al otro lado del lago” y partieron. Dios está en tu vida, llevándote a través de un mar que a veces es calmado y está lleno de peces y pescas milagrosas pero otras veces también tiene tormentas tan serias que parece que te vas a ahogar, pero necesitas recordar y tener presente que un buen día tu Salvador y Rey del Universo se subió a la barca de tu vida y nunca se bajará de ella, ¿puedes creerlo? Porque esa es la verdad.

2) Jesús no está preocupado por “la tormenta”.
Versículo 23: Pero mientras navegaban, él se durmió. Jesús estaba tan confiado en el poder de su padre que aún en medio de una tormenta ¡podía dormirse un rato! O ¿te imaginas que de pronto dijera en el siguiente versículo: “y Jesús se ahogó″? ¡Claro que no! En medio de las tormentas más fuertes de tu vida necesitas recordar que es imposible que mueras o te ahogues  mientras Él esté a bordo de tu barca. Dios no enfrenta problemas o circunstancias que o pueda resolver, para Él no hay problemas “grandes”, la tormenta más poderosa ¡fue creada por Él! y basta una palabra suya para que se detenga.

3) Jesús está probando tu fe.
Versículo 24: Y vinieron a él y le despertaron, diciendo: ¡Maestro, Maestro que perecemos! Despertando él, reprendió al viento y las olas, y cesaron, y se hizo bonanza. Y les dijo: ¿Dónde está vuestra fe? Y atemorizados se maravillaban, y se decían unos a otros: ¿Quién es éste, que aun a los vientos y a las aguas manda, y le obedecen? Santiago 1:3 dice que la prueba de nuestra fe produce paciencia. Y la Biblia dice en diferentes lugares que Dios prueba nuestros corazones. Dios nunca llega tarde pero a veces parece como si se perdiera muchas buenas oportunidades de llegar temprano. Dios crea la adversidad y la tormenta para empujarte a crecer, para aumentar tu fe y tu paciencia, para enseñarte sus principios, su fidelidad y la abundancia de sus consolaciones. Y en el momento exacto, despierta Su poder en tu vida y manda a la tormenta que calle y enmudezca.

Conclusiones
Si hubiéramos estado aquel día en la barca con los discípulos ¿nos habría preguntado a nosotros también: “hombre de poca fe, dónde está tu fe”? Dios sigue siendo Dios a pesar de nuestras dudas y titubeos en nuestra fe. Él ha prometido estar con nosotros todos los días. de nuestra vida y Él no miente. En medio de nuestras pruebas más difíciles Él siempre ha estado y estará a nuestro lado. ¿Qué hubiera hecho un hombre de fe en aquella barca? Seguramente hubiera ido a buscarse una almohada y acostarse a descansar junto a Jesús, porque mientras Él estuviera allí ¡esa barca no se iba a hundir! Jesús primero les enseñó a confiar en él durante la tormenta, después les enseñó a caminar a su lado sobre las aguas.

Ideas para tu Oración de Hoy:
1. Pídele a Jesús que te ayude a confíar en él en medio de las pruebas.
2. Pídele a Jesús que te enseñe a encontrarte con él en medio de la tormenta para sentirte seguro y descansar junto a él.

Comments are closed.