Los Injustos no irán al Cielo

Lectura de Hoy:
1a Corintios 6:1-11
(Da un clic en el pasaje para leerlo)

Versículo clave:
“¿No saben que los injustos no heredarán el reino de Dios?.” 1a Corintios 6:9

Los Injustos no irán al Cielo
(No olvides leer las instrucciones del lado izquierdo antes de comenzar)

El mensaje central del cristianismo es que el hombre vivía perdido y sin esperanza sin Dios, iba destinado a una muerte eterna pero entonces Dios mandó a su hijo Jesucristo a morir en la cruz por nosotros para salvarnos. ¿Por qué íbamos a morir eternamente? Porque habíamos decidido desobedecer a Dios e ignorar su Palabra y sus principios al grado que incluso muchos no creen en su existencia. La consecuencia del pecado es la muerte espiritual, así que sin nada que detuviera la consecuencia natural del pecado ¡estábamos perdidos! Pero entonces Cristo murió por nosotros para detener el poder del pecado y salvarnos. ¿Por qué los que somos sus seguidores procuramos conocerlo más y agradarle en lo que hacemos? Porque tenemos una promesa, que si vivimos de acuerdo a su Palabra y nos apartamos del pecado, el día que muramos viviremos en la morada celestial que Él nos ha preparado, en el Cielo a su lado para siempre. Si alguien no puede creer que Jesús vino a salvarnos y resucitó o que existe el Cielo y el Infierno, entonces tal persona no cree en Dios ni en su Palabra, pero si creemos que la Biblia dice toda la verdad, entonces debemos dejar que nuestra conducta sea determinada por lo que nos enseña.

Cuando cedemos el control
¿Cuando el rey no está presente quién o quienes deberían representarlo de mejor manera y ver que su voluntad fuera hecha?, ¿no deberían hacer esto sus hijos? Dios está en todo lugar pero de manera física y visible nos ha escogido a sus hijos para ejecutar su voluntad y llevar su mensaje de fe a los demás. Tristemente, con el paso de los años, los hijos del Rey de Reyes hemos ido cediendo la autoridad a la sociedad y hemos dejado de tomar nuestra responsabilidad. En la lectura de hoy encontramos al apóstol Pablo confrontando a la iglesia de Corinto porque habían decidido llevar sus desacuerdos delante de personas que no conocían a Dios en lugar de ir delante del Señor y de su Palabra para recibir la respuesta a la disputa que tenían: Osa alguno de ustedes, cuando tiene algo contra otro, ir a juicio delante de los injustos, y no delante de los santos? ¿O no saben que los santos han de juzgar al mundo? Y si el mundo ha de ser juzgado por ustedes, ¿son indignos de juzgar cosas muy pequeñas? Dios nos ha escogido para que seamos nosotros quienes levantemos la voz para dejarle saber a todos qué es lo correcto y qué lo incorrecto. Hemos permitido que la sociedad redefina la moral, la familia, lo bueno y lo malo, lo correcto y lo incorrecto. En lugar de que quienes no le conocen vengan a nosotros a conocer la verdad, ¡somos nosotros quienes dejamos que sus reglas frágiles dirijan nuestra vida! Para avergonzarlos lo digo. ¿Pues qué, no hay entre ustedes sabio, ni aun uno, que pueda juzgar entre sus hermanos, sino que el hermano con el hermano pleitea en juicio, y esto ante los incrédulos?

¿Quiénes son los injustos?
La Biblia menciona que los que han creído en Dios han sido justificados por su fe. Una de las mejores explicaciones sobre la justicia que he escuchado es que una persona justa es una persona que está en el nivel natural en el que Dios lo creó. Cuando nos llenamos de pecado comenzamos a ser injustos y caer de esta posición natural, dejamos de darle a Dios lo que le pertenece y actuamos de maneras no razonables. Pero cuando aceptamos a Jesús como nuestro Salvador, Él nos perdona y nos levanta de nuestro pecado para ponernos una vez más en la posición de justicia, nos hace libres para vivir de manera ordenada y tener acceso delante de Dios. De manera que los injustos a los que se refiere el apóstol Pablo son todos aquellos que viven de manera desordenada sin darle a a Dios un lugar en su vida y queriendo satisfacer sus deseos egoístas en lugar de reconocer a su Señor y honrarlo. Sobre los injustos Pablo menciona: ¿No saben que los injustos no heredarán el reino de Dios?, dicho en palabras más claras, los injustos al morir no entrarán al Cielo sino vivirán separados de Dios eternamente.

Los injustos según la Biblia
La Biblia es la Palabra de Dios, es la autoridad máxima que debe reinar sobre todo gobierno, sobre todo punto de vista humano y sobre toda idea generalizada de las personas. Nadie puede negar o cambiar lo que Dios ha dicho. Su Palabra es la verdad absoluta sobre la cual debemos construir nuestra fe y aún nuestra vida entera. Algunos de los conceptos que estás por leer sobre los injustos te parecerán intolerantes o hasta incorrectos, pero si así te sucede lo que ha pasado contigo es que sin darte cuenta le has cedido autoridad en tu vida a la sociedad que dirigen los incrédulos. La Biblia al ser la Palabra de Dios, tiene el poder y la autoridad para determinar lo bueno y lo malo, lo correcto y lo incorrecto, es la verdad absoluta aún y cuando todas las personas se pusieran de acuerdo para negarla o rechazarla. ¿Quiénes no entrarán en el Cielo si no cambian su estilo de vida y se entregan a Dios por completo? : los que han tenido sexo fuera del matrimonio (fornicarios), los que han puesto a personas o ideas antes que a Dios (idólatras), los que estando casados han tenido o imaginado tener sexo con otras personas (adúlteros), los hombres que se comportan como mujeres aún y cuando no hayan cometido homosexualismo (los afeminados), los homosexuales (los que se echan con varones), los ladrones, los avaros, los borrachos, los que maldicen continuamente con su boca y los estafadores. ¿Qué pasa si hemos cometido alguno de estos actos? Necesitamos confesar nuestros pecados, cambiar de rumbo y comenzar a obedecer a nuestro Señor. Dios a través de Pablo nos menciona: Y esto eran algunos; mas ya han sido lavados, ya han sido santificados, ya han sido justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios.

Conclusiones
La respuesta para el pecado es la cruz. Solamente Jesús puede venir a lavarnos, santificarnos y restituir nuestra posición de hijos (justificarnos) de modo que pasemos de ser injustos a ser hijos de Dios justificados por Él con acceso al Cielo por la eternidad. ¿Quién dirige tu vida?, ¿a quién le has dado el control de tu corazón y tus pensamientos? Es tiempo de entregarnos por completo a nuestro Salvador para que nos rescate, es tiempo de llamarle pecado, malo e incorrecto a lo que Dios así le llama y dejar de criticar y frenar lo santo, puro, recto y justo. ¿Quién define tu vida, las ideas humanas, tus deseos y pasiones o la verdad de la Palabra de Dios?

Ideas para tu Oración de Hoy
1. Si has vivido de manera injusta y has mezclado los estándares del mundo con los de Dios, arrepiéntete de todo corazón y pídele a Jesús que sea tu salvador y que te lave, santifique y justifique. ¡No dejes que nada te robe la oportunidad de ir al Cielo!
2. Pídele a Dios el valor y el celo por su Reino para ponerte de pie y vivir de manera ejemplar llamando bueno a lo bueno y malo a lo malo aunque la sociedad a tu alrededor no esté de acuerdo contigo.

1 Comment

  1. Neftali

    February 22, 2017

    Completo y bien explicado.

¿Que te parecio el estudio? Dejanos tus comentarios

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.