Todo Pecado tiene Consecuencias

Lectura de Hoy:
1a Corintios 5
(Da un clic en el pasaje para leerlo)

Versículo clave:
“¿No saben que un poco de levadura leuda toda la masa?.” 1a Corintios 5:6

Todo Pecado tiene Consecuencias
(No olvides leer las instrucciones del lado izquierdo antes de comenzar)

El quinto capítulo de la primera carta del apóstol Pablo a la iglesia de Corinto comienza exponiendo un problema delicado que está sucediendo dentro de la iglesia, entre personas que se presentaban a sí mismos como creyentes y seguidores de Dios, asistían a una misma iglesia y sin embargo en su corazón el control no era de Dios sino del pecado. Las Escrituras llaman a este incidente: un caso de inmoralidad y en pocas palabras el problema es que había un caso de fornicación entre un hombre y la esposa de su padre, no se menciona si fuera su mamá o bien alguna madrastra, pero al decir fornicación y no adulterio se entiende que el hombre era soltero. El problema más grave no era que dos personas estuvieran cometiendo este error, lo cual en sí ya requería atención y corrección, sino que la iglesia de Corinto en lugar de lamentarse por lo sucedido estaba distraída pensando solamente que como iglesia eran personas muy buenas, capaces y merecedoras de alabanza, en lugar de poner atención a la realidad a su alrededor preferían hacer como si nada pasara y seguían celebrando sus reuniones como si todo estuviera bien. Ante la situación que hay de riesgo, inseguridad y fuerte necesidad de Dios en la sociedad que nos rodea, ¿cómo estamos reaccionando?, ¿cómo estamos tratando el pecado y los errores de quienes nos rodean?, ¿o es que hemos escogido evadir la realidad y solamente pensar en cosas “santas”?

Todo pecado tiene consecuencias
“…El tal sea entregado a Satanás para destrucción de la carne, a fin de que el espíritu sea salvo en el día del Señor Jesús.” Todas nuestras acciones, buenas o malas tienen sus consecuencias, incluso aquellas por las que llegamos a ser perdonados. Porque aunque recibimos el perdón por nuestros errores los daños que causamos no desaparecen al instante y algunos ni aún con el tiempo se irán por completo. Las palabras del apóstol Pablo pueden sonarnos fuertes o hasta religiosas para los que están menos acostumbrados a leer estas declaraciones, pero entendamos que la Biblia enseña que en el mundo las personas sólo tienen dos opciones, vivir bajo el control de Dios por amor o vivir bajo el control del diablo sin esperanza ni paz. Si no nos decidimos a entregarle nuestro corazón a Dios por defecto estamos dejando que el reino de las tinieblas sacie nuestro egoísmo y  placeres desordenados llenándonos así con ligaduras que terminan esclavizándonos y llevándonos a la muerte espiritual. Lo que Pablo estaba diciendo es que la iglesia como el cuerpo de Cristo debía dejar de tratar como insignificante este pecado y confrontar a las personas para que enfrentaran las consecuencias de sus acciones, y si no querían reaccionar entonces debían dejarles en claro que o vivían como cristianos de acuerdo a los principios de Dios o debían dejar de asistir a la iglesia y llamarse cristianos, para vivir en su pecado, ¿por qué? porque al ver esas consecuencias de dolor, vergüenza y muerte que trae el pecado reaccionarían y se volverían a Dios. Dios permite muchas veces que las consecuencias de nuestros pecados y errores nos lleguen “hasta el cuello” para que al fin entendamos que necesitamos un Salvador y recapacitemos a tiempo.

Un poco de levadura leuda toda la masa
¿Cuánta levadura necesitas para leudar la masa? La levadura es una mezcla de microorganismos y hongos unicelulares que al reproducirse pueden descomponer diversos cuerpos. Aplicado a la masa significa que al mezclarse y descomponerse, estos microorganismos provocan que esta se infle y se forme el pan esponjado como lo conocemos. Un poquito, una pequeña pizca de levadura es suficiente para afectar ¡toda la masa! ¿Cuántos pecados necesitas para ser pecador? Aunque la sociedad nos ha enseñado que hay pecados chicos y grandes, blancos y negros la Biblia no lo enseña así, al contrario dice que el que rompe un mandamiento se hace culpable de infringir toda la ley lo cual suena lógico, si no respetamos una señal de alto al manejar, nos hacemos culpables de infringir la ley de tránsito, ¡toda la ley! no podemos decirle al oficial “solamente infringí un pedacito de ley” o la obedeces o no. Aprobar las malas acciones de otras personas, juntarnos con aquellos que en nombre de Dios hacen maldades o con los que se dicen cristianos y viven de manera incorrecta, corrupta y reprobada afecta nuestro corazón. Pablo lo dijo así de claro: Más bien les escribí que no se junten con ninguno que, llamándose hermano, fuere fornicario, o avaro, o idólatra, o maldiciente, o borracho, o ladrón; con el tal ni aun coman.

Conclusiones
Les he escrito por carta, que no se junten con los fornicarios; no absolutamente con los fornicarios de este mundo, o con los avaros, o con los ladrones, o con los idólatras; pues en tal caso les sería necesario salir del mundo…
A la gente que no conoce a Dios no nos corresponde juzgarlos sino al contrario, amarlos y mostrarles la bondad de Dios para que se acerquen a Él y le conozcan, pero a aquellos que llamándose cristianos y seguidores de Dios viven en pecado es nuestro compromiso llamarles la atención y si no quieren enderezar su camino, apartarnos de ellos, no con una actitud de menosprecio ni condenación, sino como muestra de desaprobación de sus acciones para hacerlos reaccionar, para permitir que Dios trate con su corazón y se vuelvan a su verdad. No podemos vivir tolerando el pecado ni en nuestras vidas ni en las de los cristianos que nos rodean, porque ese poco de pecado crecerá y echará a perder nuestro carácter y nuestra relación con Dios. Enfrentemos de manera firme el pecado, llamémosle por su nombre y démosle la importancia y seriedad que representa, solamente la confesión y el arrepentimiento pueden dar por cerrado y terminado un tema de pecado, antes de eso el riesgo de afectarnos y afectar a los que nos rodean permanece latente y creciendo.

Ideas para tu Oración de Hoy
1. Si hay áreas de tu vida que están en pecado donde estás esclavizado por emociones, acciones o actitudes necesitas arrepentirte e ir delante de Dios para que te ayude a cambiar, pero si ya estás en un nivel de atadura donde tú sólo no puedes encontrar la solución el siguiente paso es acercarte a una persona que ame a Dios y tenga autoridad dentro de una iglesia para que con sus consejos y apoyo en oración así como con enseñanzas de la verdad de la Biblia puedas encontrar la libertad y caminar en santidad. ¡No seas tolerante con tu pecado!, ¡No vivas como si no pasa nada! Enfréntalo con firmeza y seriedad.
2. Si alguno de tus amigos o familiares que es cristiano está viviendo en pecado y tú te das cuenta, ora por Él y pídele a Dios una oportunidad para confrontarlo y ayudarlo a vencer su pecado y retomar su vida cristiana antes de que esta debilidad le robe su fe y llene de tinieblas su corazón.

2 Comments

  1. eduardo

    January 12, 2018

    Es un estudio muy asertivo ya que confronta nuestra situación espiritual con respecto a como vivimos en comunión con Dios, explica muy bien si estamos en prueba o en consecuencia por haber pecado, en mi caso es consecuencia Dios esta tratando con mi vida y solo pido misericordia para seguir adelante en mi vida

  2. karen

    May 27, 2015

    hola que tal? un día quisiera leer sobre nuestra identidad. no se como trabajas ojala el señor algún día te de palabras para escribirnos sobre eso

¿Que te parecio el estudio? Dejanos tus comentarios

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.