Escoge bien tus pensamientos

Lectura de Hoy:
Filipenses 4:6-9
(Da un clic en el pasaje para leerlo)

Versículo clave:
“Todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto piensen.” Filipenses 4:8

Escoge bien tus pensamientos
(No olvides leer las instrucciones del lado izquierdo antes de comenzar)

Si pudieras clasificar en categorías los pensamientos que tienes en el día y quitáramos las categorías triviales y ocasionales, ¿qué categoría o categorías es la o las principales en tu mente? ¿Amor, paz, depresión, angustia, soledad, seguridad, esperanza, crítica? Nuestros pensamientos son el reflejo de lo que hay en nuestro corazón, cuando hemos permitido una idea, emoción o sentimiento asentarse suficiente tiempo dentro de nosotros, nuestros pensamientos comienzan a girar entorno a ello. Una pregunta más, ¿qué tanta credibilidad le das a tus pensamientos? Si aceptamos que lo que pensamos es verdad, más pronto de lo que pensamos comenzaremos a actuar y vivir de acuerdo a lo que pensamos. Muchas veces construimos conceptos de nosotros mismos o de otras personas basados completamente en ideas, prejuicios o intuiciones equivocadas que tenemos y cuando descubrimos que estábamos equivocados solemos avergonzarnos y arrepentirnos. ¿Cómo saber si lo que piensas es correcto y real o no?, ¿cómo cambiar lo que hay en el corazón para que cambie nuestra manera de pensar, decidir, actuar y vivir?

Pon atención a lo que piensas
La Biblia dice en Proverbios 23:7 que: cual es su pensamiento en su corazón tal es él. Si no haces algo al respecto con lo que estás pensando, terminarás haciendo y viviendo lo que pensabas de ti, de otros y hasta de tu relación con Dios. El apóstol Pablo en la lectura bíblica del día de hoy enumera una lista de aquellas cosas en las que debemos pensar, examínala con cuidado y pon atención a lo que Dios quiere mostrarte:

Lo verdadero. Tan sólo con esta primera característica ¡podríamos cambiar tantas cosas en nuestra vida! Muchas de las cosas que pensamos continuamente están construidas sobre mentiras o verdades a medias. Si alguien no nos saludó pensamos que tiene algo contra nosotros, si cometemos un error pensamos que todo hacemos mal, si alguien no nos ama como queremos pensamos que nadie nunca nos amará, si  hemos hecho algo malo pensamos que Dios nunca nos perdonará, etc. Sobre pequeños y simples eventos de los cuales no conocemos todo lo que pasa construimos pensamientos que aceptamos como ¡verdades absolutas! Enumera al menos 5 pensamientos negativos recurrentes que tengas, ahora analízalos y con toda sinceridad reconoce, ¿están construidos sobre verdades absolutas o sobre verdades a medias? Si algo no es verdadero o no puedes comprobar que lo sea ¡no pienses en ello! No dejes que tu día lo determine una verdad a medias, la cual siempre será una mentira completa.

Lo honesto. Lo honesto es lo decoroso y lo decente. El mundo quiere cambiar nuestra manera de ver a Dios y su verdad y para ello nos bombardea la mente con pensamientos de doble sentido, con ideas incorrectas que nos vende como: salvajes, nuevas, divertidas y atrevidas, cuando en realidad son pensamientos que desagradan a Dios y que nos provocan el llenar nuestra vida de suciedad. ¿Lo que piensas a hecho que bajes tu estándar de decencia solamente para quedar bien con otros? Si es así, detrás de tus pensamientos no está Dios.

Lo justo. No malgastes tu tiempo pensando en aquellas cosas que no salieron como querías, no le des vuelta en tu mente a las injusticias, los eventos desagradables o los errores que otros tuvieron provocando situaciones desagradables y lamentables. ¡Pensar en ello no solucionará el problema! Y en cambio te robará la paz y la alegría. Lleva todas tus preocupaciones y lamentos delante de Dios y déjalos allí, no los cargues más, considera que Dios permitió que las cosas sucedieran por una razón y si Él es un juez justo, existe una razón de justicia que no comprendes por lo cual así pasaron las cosas.

Lo puro.  Lo puro es algo que no ha sido mezclado con otra cosa, algo que permanece en su estado original de manera inalterada. ¡Sé puro en lo que piensas! No permitas que pensamientos de duda e incredulidad le quiten pureza a tu fe, no dejes que mentiras del diablo te hagan pensar que el amor de Dios por ti está fragmentado o condicionado. ¡Piensa en Dios, en su Palabra y en su verdad! Mantén tu mente llena “puramente” de Él.

Lo amable. En lugar de llenar tu mente con ideas de venganza, maldad y coraje, lleva toda herida y ofensa delante de Dios y sustituye tus pensamientos de amargura por pensamientos de amor y perdón. Algo amable es algo digno de ser amado, ¡piensa en los que amas y los que te aman! Piensa en el amor de Dios y en cómo podrías amarlo más, piensa también en cómo aprender a amar a los demás como Él te ha amado a ti.

Lo de buen nombre, virtuoso y digno de alabanza. Todo aquello que edifica tu fe en Dios, que levanta tu estado de ánimo, que mejora tu imagen personal y que te recuerda las verdades de la Palabra de Dios es aquello en lo que debes insistir en pensar en todo momento. Tú decides en qué piensas, tú tienes el control de tu mente.

Lo que aprendieron y recibieron y oyeron y vieron en mí, esto hagan; y el Dios de paz estará con ustedes. Entre más tiempo invirtamos en aprender, recibir, oír y ver a Dios, la Biblia y su verdad, más de nuestra mente se inundará con su amor, su paz, su confianza y nuestra fe crecerá. Nuestras decisiones comenzarán a mejorar, nuestro estilo de vida se enderezará y nuestro carácter será cada vez más como el de Jesucristo.

Conclusiones
La Biblia dice en Isaías 26:3 que Dios guardará en completa paz a aquel cuyo pensamiento en Él persevera porque en Él ha confiado. Si tus pensamientos perseveran en la depresión, crítica y rechazo, esto es lo que gobernara toda tu vida, desde lo que hablas hasta como te vistes y el tipo de personas con quien te rodeas. Pero si en cambio perseveras en pensar en Dios, serás lleno de una completa paz y aprenderás a confiar en Él. ¿En qué estás pensando? La mejor manera de cambiar lo que pensamos es reemplazando pensamientos, por cada pensamiento que tenga verdad a medias o amargura y rechazo busca un pasaje de la Biblia que diga lo contrario y repítelo cuando los malos pensamientos quieran llenar tu mente. Si te sientes sólo recuerda que Dios prometió estar siempre contigo, si te sientes no perdonado recuerda que si confiesas tus pecados Él te perdona, si te sientes triste, recuerda que su gozo es tu fortaleza, etc. ¡Llena tu mente de su Palabra y tu vida cambiará de maneras que nunca imaginaste! Haz la prueba, te aseguro que te sorprenderás.

Ideas para tu Oración de Hoy
1. Busca al menos 3 pensamientos negativos que vengan seguido a tu mente, anótalos en tu libreta o archivo de devocionales. Ahora toma una Biblia con concordancia o utiliza el sitio www.biblegateway.com para buscar versículos que hablen las verdades de Dios que son contrarias a esos pensamientos negativos, ya que los encontraste anótalos frente a los pensamientos que anotaste primero en tu libreta. Pídele a Dios que cuando los malos pensamientos vengan Él te recuerde los pasajes de las Escrituras que has anotado. Comienza a cambiar tu manera de pensar para cambiar tu manera de ser.
2. Memoriza la Palabra de Dios y utilízala para orar sobre lo que conoces y aprendes, de este modo llenarás todo tu ser de lo que Él quiere decirte.

No Comments

¿Que te parecio el estudio? Dejanos tus comentarios