Reflejemos a Dios con nuestra manera de vivir

Lectura de Hoy:
Tito 2 (Da un clic en el pasaje para leerlo)

Versículo clave:
“Y sé tú mismo un ejemplo para ellos al hacer todo tipo de buenas acciones.” Tito 2:7

Reflejemos a Dios con nuestra manera de vivir
(No olvides leer las instrucciones del lado izquierdo antes de comenzar)

Cuando comenzamos a leer el segundo capítulo de la carta del apóstol Pablo a Tito, nos encontramos con una lista de recomendaciones del apóstol dirigidas a diferentes grupos de personas dentro de la comunidad cristiana que tenía a cargo Tito. Es interesante que el común denominador en cada una de estas recomendaciones es que todos los hijos de Dios sin importar la edad o posición que tengamos, debemos vivir de manera ejemplar, permitiendo que la palabra y las enseñanzas de Dios cobren vida en nuestro carácter y nuestras acciones para que el nombre de Dios quede en alto y más personas puedan conocer a nuestro Salvador. ¿Cómo podemos ser un ejemplo a los demás? Analicemos las indicaciones que nuestro Señor, a través del apóstol Pablo nos da en la lectura de hoy.

A los hombres
Cuando vemos a una persona de edad avanzada solemos asociarlo con alguien sabio, con experiencia, en muchas ocasiones paciente y con una mentalidad distinta. Lo mismo sucede en nuestra área espiritual, como hombres estamos llamados a tener una Fe sólida y ejercer el dominio propio. Debemos ser a quien los demás miren cuando todo se tambalea, el ancla que mantiene firme el barco de nuestra familia y de aquellos bajo nuestra responsabilidad sin importar lo fuerte de la tormenta. ¿De dónde obtendremos nuestra fuerza y seguridad? De saber por experiencia que Dios está con nosotros y no solamente de oídas.

A las mujeres
En lo que respecta a las mujeres la Biblia hace énfasis en que deben vivir de una manera que honre a Dios. Mientras un hombre debe vencer su orgullo para admitir que sus fuerzas no son suficientes y que necesita a Dios, una mujer debe poner en primer lugar de su vida el honrar y reflejar a Dios antes que honrarse a sí misma o buscar brillar más que las demás. Son llamadas a ser un ejemplo para las más jóvenes, a ser sabias, puras y enseñar hacer el bien. ¡Cuántas cosas no podrán lograr un matrimonio donde el hombre obtiene su fuerza de Dios y su esposa pone todo su interés y esfuerzo en honrar a Dios y enseñar a los demás a hacerlo!

A los jóvenes
Cuando somos jóvenes solemos pensar que lo sabemos todo pero a nuestra ímpetu y deseo de innovar y abrir brecha debemos agregarle la prudencia. Una persona prudente es alguien que actúa con moderación y cautela o cuidado. La etapa de la adolescencia y juventud es una de las más inestables de la vida, todo tipo de cambios físicos, mentales y emocionales suceden en nuestro cuerpo ¡al mismo tiempo! De ahí que esta sea la etapa en que mayor cuidado debemos tener de nosotros mismos. Vivamos con precaución e inteligencia. La juventud es una etapa de decisiones, es donde nos definimos, es cuando comenzamos a ejercer nuestra propia voluntad, ¡seamos sabios en lo que escogemos! Con tantas opciones frente a nosotros, pareciera que el camino de la santidad fuera una opción más, pero la verdad es que sin Dios nada de lo que emprendamos nos saldrá bien. Joven, estás en la etapa en la que más necesitas invertir en el conocimiento de las Escrituras, porque en unos cuantos años tendrás que tomar las decisiones más importantes de tu vida y necesitarás tener ya ejercitado tu oído espiritual para escuchar la dirección del Señor.

A los siervos
Con siervos la Palabra hace referencia a todo aquel que está bajo la autoridad de alguien más. Aplicado en nuestros tiempos esto es aquellos que tenemos un jefe en el trabajo, un profesor en la escuela u otra autoridad que nos da direcciones continuamente sobre qué hacer y cómo hacerlo. Cuando hemos decidido voluntariamente estar bajo una autoridad, debemos ser leales a nuestra palabra y nuestra decisión y someternos a las decisiones que tomen dichas autoridades. Dios espera que agrademos a nuestra autoridades y que obedezcamos sin malas caras, gestos o malas actitudes, porque entonces haremos que la enseñanza acerca de Dios nuestro Salvador sea atractiva en todos los sentidos, a nuestros jefes y compañeros de trabajo.

Conclusiones
La mejor manera de dar un ejemplo a seguir es con nuestra propia manera de vivir. Lo que cambió la historia de la humanidad no fue lo que la gente decía de Jesús sino fue Jesús mismo viviendo entre nosotros. Sus palabras, sus decisiones, la manera de reflejar a Dios el Padre de maneras tan claras y sorprendentes fueron lo que hicieron de su vida un hito en la historia de la humanidad. Es a través de nuestras palabras, acciones y modo de vivir que podemos hacer el cambio más significativo en quienes nos rodean. Pues la gracia de Dios ya ha sido revelada, la cual trae salvación a todas las personas. Y se nos instruye a que nos apartemos de la vida mundana y de los placeres pecaminosos. En este mundo maligno, debemos vivir con sabiduría, justicia y devoción a Dios. Dios desea que todos seamos salvos y estemos una eternidad con Él, y para llevar este mensaje quiere usarnos a nosotros, pero no solamente para hablarlo también para vivirlo. Dios a través del apóstol Pablo le menciona 3 ingredientes que debe tener toda persona que aspira a vivir de manera ejemplar y atraer a otros al conocimiento del Señor con su comportamiento: debe ser sabio, justo y con devoción a Dios. La gente no solamente debe saber que eres una persona de fe, ¡lo necesita ver! De modo que quien no sepa que eres cristiano concluya que eres alguien justo, sabio y con “algo” diferente que ellos quisieran tener. No podemos decir que tenemos fe y vivir de manera injusta y corrupta, si hacemos esto ¡seremos culpables de alejar a la gente del amor de Dios! Los cristianos debemos ser el estándar de integridad, rectitud y justicia en nuestro hogar, nuestro vecindario, nuestra oficina, al manejar nuestro auto, al llegar a tiempo a la iglesia, al conocer la Palabra y al amar a los demás. ¡No podemos lograr esto solos! Necesitamos llenarnos de Dios y su Palabra cada día para estar listos para “derramarnos” en el corazón de los demás y empaparlos de la misericordia de nuestro Señor pues haciendo esto quienes se oponen quedarán avergonzados y quienes nos ven serán atraídos a los pies de nuestro Salvador.

Ideas para tu Oración de Hoy
1. Pídele a Dios en tu oración que te de la gracia para vivir de una manera ejemplar, pídele que te muestre en estos días qué áreas de tu vida necesitas cambiar para reflejarle en cada momento del día.
2. Acércate con un amigo o líder cristiano y pídele que te diga si ve alguna área en tu vida que no está siendo ejemplo para otros, muchas veces la mejor manera de ver cómo somos es a través de aquellos que nos aman y ven cómo somos en la vida diaria.

No Comments

¿Que te parecio el estudio? Dejanos tus comentarios