¡No te Rindas!

Lectura de Hoy:
Hebreos 10:26-39 (Da un click en el pasaje para leerlo)

Versículo para memorizar:
“Pero nosotros no somos de los que retroceden para perdición, sino de los que tienen fe para preservación del alma.” Hebreos 10:39

¡No te Rindas!
(No olvides leer las instrucciones del lado izquierdo antes de comenzar)

Vivir la vida cristiana no es fácil. Creer en Dios y en lo que dice Su Palabra requiere un cambio total en la manera de ver la vida así como en la manera de comportarnos y reaccionar en todo lo que nos sucede. Los mandamientos que encontramos en la Palabra de Dios prácticamente son todo un sistema de valores que definen un estilo de vida que viene a sustituir nuestra manera de ser, pensar, y hablar. ¡Un cambio así de grande no es sencillo! Ser cristiano te requerirá todas tus fuerzas, será el mayor esfuerzo diario que tendrás que hacer, sobre todo en el inicio de tu vida cristiana. Al considerar tanto esfuerzo, tiempo y dedicación que esto requiere la pregunta que nos puede venir a la mente es: ¿realmente vale la pena? ¡Absolutamente sí! No solamente vale la pena, ¡vale toda tu vida! y tu eternidad depende de que tengas el valor y te esfuerces por alcanzar lo que Dios te ha pedido y lo que ha preparado para ti.

Si quisiéramos rendirnos… ¿a dónde iríamos?
Después de conocer la verdad y la vida que hay en Dios, ¿a dónde podríamos huir de Él?, ¿realmente encontraríamos una vida feliz y completa en otro lado? La ausencia de Dios en nosotros sería la ausencia de muchísimas cosas que a veces ni notamos, la paz, la seguridad personal, la pertenencia, la afirmación de su amor, ¡todo se tambalearía! Podríamos tratar de refugiarnos en amor humano, vicios o en trabajos extenuantes pero al final del día, cuando estuviéramos a solas en nuestra habitación siempre notaríamos lo vacíos que vivimos sin Dios. Pero, no solamente nuestra vida aquí en la tierra se vendría abajo, sino que correríamos el riesgo de ¡pasar de vida a muerte eterna! Hebreos dice en la lectura de hoy: Si el que viola la ley recibe castigo, ¿cuánto mayor castigo piensas que merecerá el que pisotea al Hijo de Dios y menospreciare la sangre del pacto afrentando al Espíritu de gracia?,  ¿quién te defenderá el día que estés delante de Dios para el juicio final de tu vida?, ¿cómo te defenderás de la justicia de Dios cuándo te pregunte por qué rechazaste la salvación y  decidiste hacer lo malo? Dios dará el pago a los injustos, Dios vengará la muerte de su Hijo en todos aquellos que lo rechazaron mientras vivían aquí en la tierra. ¡Rendirnos no es una opción!

Lo más difícil es despegar
Hace unos años escuchaba a un piloto mencionar que cuando había amenazas de tormenta con cielo nublado y fuertes vientos siempre era muy difícil despegar. La resistencia del clima y los movimientos bruscos del despegue hacían temblar a los tripulantes más valientes, pero una vez que se pasaba la línea de nubes y el avión llegaba al cielo claro por encima de la tormenta todo era más sencillo. Así es el caminar con Dios, aprender un nuevo principio y ponerlo en práctica ¡es difícil! El diablo no se quedará con los brazos cruzados cuando vea que quieres agradar a Dios y te mandará presión y tentaciones para que te rindas, también tu carne se negará a dejar algún placer personal y te hará creer que es imposible de vencer pero debes saber que si permaneces firme perseverando y poniéndote de pie vez tras vez a pesar de las dificultades, llegará un tiempo de madurez y estabilidad en tu vida cristiana donde disfrutarás la calma de la libertad de Dios y donde tu carne se someterá a tu espíritu. ¡No te  rindas! La tormenta no durará para siempre.

No pierdas tu confianza
Dios recompensa a los que confían en Él. ¿Por qué? Porque muchas de las veces la confianza en Dios va más allá de lo posible y racional en el ser humano. Confiar cuando hay posibilidades reales de recibir lo que esperamos es sencillo pero confiar cuando todo a nuestro alrededor nos dice que es imposible obtener lo que anhelamos, ¡requiere mucho valor y mucha paciencia! Sabiendo Dios esto recompensa a sus hijos y les otorga sus promesas cuando permanecen fieles a Él esperando por su intervención en la situación que están atravesando.

Conclusiones
Porque aún un poquito y el que ha de venir vendrá y no tardará. Mas el justo vivirá por fe; y si retrocede no agradará al Señor. Pero nosotros no somos de los que retroceden para perdición, sino de los que tienen fe para preservar el alma. Estas últimas palabras del capítulo 10 de la carta a los hebreos están llenas de vida y esperanza y más cuando recordamos que Dios mismo decidió ponerlas allí para que abrazáramos esta verdad obteniendo así esperanza en los tiempos de crisis. Vendrán momentos en tu vida en que lo más fácil aparentemente será negar tu fe pero, ¿a dónde irías sin Dios? Hay temporadas en la vida cristiana donde lo único que tenemos para seguir adelante es fe; deja que tu fe se convierta en confianza, cada paso que das en conocer y agradar a Dios en medio de las tribulaciones es como si tomaras un altavoz y lo elevaras al cielo a  todo volumen diciéndole a Dios: ¡No importa lo que venga yo confío en ti! El corazón de Dios se siente honrado cuando sus hijos confían en Él, ¿acaso se tardará Dios en responderle a sus hijos que ama? Dios vendrá con tu respuesta y con su bendición, un poquito más, ten paciencia, tu respuesta viene en camino.

Ideas para tu Oración de Hoy
1. Haz de tu oración de hoy una declaración de fe y confianza en Dios, dile con tus propias palabras que no importa lo que venga no te rendirás, dile cuánto le amas y renueva tu compromiso de amarlo y seguirlo siempre. Declara su respuesta, declara el milagro, abraza sus promesas, declara la Palabra de Dios en medio de tu situación y atrévete a creerle.
2. No dejes de orar y buscar a Dios cada día, sobre todo en los días más difíciles, pues es en esos días donde más podemos demostrarle a nuestro Señor el amor y  compromiso que tenemos de seguirle así como la esperanza que albergamos de pasar una eternidad con Él.

No Comments

¿Que te parecio el estudio? Dejanos tus comentarios