El Nuevo Pacto de Dios

Lectura de Hoy:
Hebreos 8 (Da un clic en el pasaje para leerlo)

Versículo clave:
“Por lo cual, este es el pacto que haré con la casa de Israel, después de aquellos días, dice el Señor: Pondré mis leyes en la mente de ellos, y sobre su corazón las escribiré; Y seré a ellos por Dios, y ellos me serán a mí por pueblo.” Hebreos 8:10

El Nuevo Pacto de Dios
(No olvides leer las instrucciones del lado izquierdo antes de comenzar)

Pero este es el nuevo pacto que haré con el pueblo de Israel en ese día, dice el Señor: Pondré mis leyes en su mente y las escribiré en su corazón. Yo seré su Dios, y ellos serán mi pueblo. Un pacto es un tratado o acuerdo entre dos o más personas que se comprometen a cumplir lo estipulado (www.rae.es). Aunque esta definición se parece a la de un contrato, un contrato puede ser cancelado o anulado por algunas de las partes si no se cumple todas las obligaciones de las dos partes que lo hicieron. Un pacto, sin embargo, es un acuerdo ligado al carácter, es decir, un pacto es un compromiso de que no dejaremos de cumplir lo que dijimos porque es parte de nuestra personalidad el ser leales, fieles y cumplir nuestra palabra. Dios hizo un pacto de amor con nosotros al enviar a su hijo a morir por nosotros. Un pacto ligado a su personalidad de amor, perdón, misericordia y gracia. Dios ha hecho un pacto inquebrantable que tiene consecuencias eternas para quienes decidimos entrar en pacto con Él.

Los componentes del Pacto de Dios
Si Dios ha hecho un acuerdo con nosotros sobre algo que está dispuesto a cumplir en nuestras vidas pase lo que pase, ¡deberíamos poner todo nuestro interés en conocer este pacto! ¿De qué se trata este acuerdo?

Escribir sus leyes en nuestra mente. Para cumplir con un pacto primero necesitamos conocer de qué se trata. El pacto que Dios ha hecho con nosotros está basado totalmente en sus leyes las cuales están escritas a detalle en la Biblia. El primer nivel de pacto es conocer y grabar en nuestra mente los mandamientos de Dios. La lectura de la Biblia así como la asistencia a iglesias, conferencias o la exposición a las Escrituras a través de cualquier medio de comunicación son herramientas útiles y efectivas que nos ayudan en el proceso de grabar sus leyes en nuestra mente.

Escribir sus leyes en nuestro corazón: Una vez que hemos entendido y conocido sus leyes, el segundo nivel del pacto requiere que estas leyes queden escritas en nuestro corazón. La Biblia menciona en diferentes lugares que el corazón es la fuente de la vida del hombre (Proverbios 4:23), así como menciona que del corazón sale lo mejor y peor de nosotros. Cuando hemos escuchado sus leyes e incluso las hemos memorizado pero seguimos sin cambiar o conocer a Dios no hemos entrado en este segundo nivel de pacto. ¿Cómo podemos lograrlo? Dejando a Dios entrar en nuestro corazón para que pueda escribir en él sus leyes. ¿Cómo lo dejamos entrar? Algunos estudiosos de la personalidad y carácter humano dicen que somos la suma de nuestros hábitos, un hábito es una serie de decisiones que hemos aprendido a tomar, las decisiones son el resultado de nuestros pensamientos y nuestros pensamientos son un reflejo de nuestro corazón. ¿De qué estás llenando tu corazón? Leer la Biblia debe ser una experiencia del corazón y no solamente de la mente, necesitamos leerla orando primero porque Dios se revele a nosotros, una vez que encontramos una verdad en la Biblia debemos atesorarla dentro de nosotros y meditar en ella llenando nuestra mente de esta verdad. Cuando hay vida de Dios en nuestra mente, nuestras acciones, hábitos y estilo de vida lo comienzan a reflejar.

Nos será por Dios. Cuando sometemos nuestra voluntad bajo la de Dios y cedemos en nuestros planes y sueños para ser llenos de los planes de Él para nosotros es cuando sabemos que hemos permitido que nuestro Dios sea verdaderamente eso: el Dios de todo lo que somos, el amo y Señor de nuestras vidas. Si no hemos pasado tiempo en conocer y guardar en nuestro corazón sus leyes, ¡no esperemos tener una relación personal con Él!

Le seremos por pueblo. Como podemos ver, el pacto funciona de adentro hacia afuera, entra por nuestro entendimiento para asentarse en nuestro corazón, una vez allí cambia nuestra vida al permitirnos conocer a Dios, cuando le aceptamos como Señor y Salvador entonces vivimos como sus hijos, como su pueblo, haciendo la voluntad de nuestro Rey Soberano.

Conclusiones
Entrar en pacto con Dios ¡es lo mejor que puede sucedernos! ¡Nacimos y fuimos creados para estar en pacto con Él! La lista de bendiciones y beneficios es innumerable, comienza por recibir el perdón de nuestros pecados y la libertad de las ataduras y cadenas que nos aprisionaban y termina con una eternidad a su lado. Estamos en tiempos donde la maldad y la muerte se están extendiendo, es tiempo de entrar en pacto con nuestro Salvador para ser usados por Él y guardados por su amor y su gracia.

Ideas para tu Oración de Hoy
1. Pídele a Dios que te ayude a que lo que conoces de Él en tu mente cobre vida en tu corazón. Ora para que te llene de su Espíritu con el cual puedas entender y recibir revelación y sabiduría de todo lo que Dios quiere hablarte.
2. Pídele a Dios que te ayude a ser un instrumento suyo de bendición en tu ciudad, ora por tu nación, tu estado y tu cuidad para que el pacto de Dios se extienda a cada habitante que hay en ellos.

No Comments

¿Que te parecio el estudio? Dejanos tus comentarios

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.