Fe, Perseverancia y Paciencia

Lectura de Hoy:
Hebreos 6 (Da un clic en el pasaje para leerlo)

Versículo clave:
“A fin de que no se hagan perezosos, sino imitadores de aquellos que por la fe y la paciencia heredan las promesas.” Hebreos 6:12b

Fe, Perseverancia y Paciencia
(No olvides leer las instrucciones del lado izquierdo antes de comenzar)

Hace unos años cayó una lluvia muy fuerte sobre todo el estado en el que vivo, recuerdo haber visto unos días después en el periódico un reportaje que mostraba la foto de una gran laguna que se había llenado con los escurrimientos de las recientes lluvias. De acuerdo al reportero del periódico que lo publicaba, esta era una zona desértica en la cual por años esa laguna no era más que un hundimiento en la tierra completamente seco pero ahora ¡parecía un oasis! Muchas personas de los municipios cercanos salieron a ver y disfrutar del agua que al fin tenían después de años de esperarla, incluso algunos de ellos posaron para la foto del periódico. Pasaron un par de días más y salió un nuevo reportaje del mismo municipio y para mi sorpresa la laguna era nuevamente un hundimiento de la tierra ¡completamente seco! ¿cómo se había secado tanta agua en tan poco tiempo? El reportero comentó que en el centro de la laguna se había formado un gran y profundo pozo que había absorbido toda el agua hasta las profundidades de la tierra. ¡Qué gran desilusión! La vida que aparentemente había llegado se había ido en unos días, la gente pasó de la ilusión, la alegría y la seguridad de provisión a la rutina de hambre, pobreza y desilusión en la que vivían.

Dios ha derramado su agua viva en nosotros
Cuando la tierra se empapa de la lluvia que cae y produce una buena cosecha para el agricultor, recibe la bendición de Dios. En cambio, el campo que produce espinos y cardos no sirve para nada“. Nosotros éramos como esa tierra desértica, estábamos solos, secos, sedientos y sin esperanza. Pero un buen día, le abrimos nuestro corazón a Dios y le entregamos nuestra vida y Él abrió las fuentes de los cielos para llenarnos con su fresca, dulce y viva agua. Su amor nos empapó literalmente. Como tierra que hemos recibido la lluvia de Dios, debemos producir hierba útil que de fruto para aquellos que trabajaron en la dureza y sequedad de nuestra vida para que un día aceptáramos a Jesús como nuestro Salvador. No seamos como otras personas que de acuerdo a nuestra lectura de hoy “saborearon la bondad de la palabra de Dios y el poder del mundo venidero” pero luego permitieron que el pecado y áreas de su vida que no quisieron poner bajo el señorío de Cristo crearan pozos profundos en su corazón que drenaron toda la vida de Dios y los llevaron otra vez a una vida de sequedad y muerte.

Dejemos que el agua de Dios fluya a través de nosotros
Es bien sabido por todos que el agua que no puede fluir se estanca y, al estancarse comienza a perder la capacidad de albergar vida en ella hasta que llega un punto en que el agua está tan sucia que ya no es útil. La carta de los Hebreos comienza el capítulo de la lectura del día de hoy diciéndonos que es tiempo de avanzar hacia la perfección en Dios, debemos dejar ya de vivir en los inicios de la vida cristiana, es tiempo de avanzar en nuestra obediencia y compromiso con Dios. Una falta de compromiso y obediencia total al Señor nos van a llevar a estancarnos en nuestro crecimiento y si no hacemos algo al respecto, perderemos la capacidad de dar fruto, de dejar que la vida de Dios fluya a través de nosotros y terminaremos separados de Él.

Perseveremos hasta el fin
Pues Dios no es injusto. No olvidará con cuánto esfuerzo han trabajado para él y cómo han demostrado su amor por él sirviendo a otros creyentes como todavía lo hacen“. No permitamos que el cansancio, el desánimo o las mentiras del diablo respecto a que Dios nos ha olvidado detengan el fluir de la vida del Señor en nuestras vidas. Luchemos hasta el fin, pongamos nuestro mayor esfuerzo, redoblemos el cuidado y la atención hacia los mandamientos de Dios y respecto a nuestro tiempo a solas con Él. Porque al hacerlo nos sucederá como a Abraham, quien habiendo esperado con paciencia, alcanzó la promesa de Dios.

Conclusiones
Prestemos atención a las palabras de Dios expresadas a través de este pasaje: sin perder la esperanza ni hacerse perezosos, sino imitadores de aquellos que por la fe y la paciencia heredan las promesas. ¡No pierdas tu fe!, ¡no escuches las mentiras del diablo! Abraza la palabra de Dios, tómate de la oración y pídele fuerzas para enfrentar lo que quiera arrancar Su vida de tu corazón. ¡No te desesperes! Si Dios te ha prometido algo Él lo hará, Dios no miente ni es deudor de nadie. Fortalece tu confianza en Dios, renueva tu compromiso de amarlo hasta el final, no permitas que áreas de tu vida descuidadas te roben la vida de Dios, mantente listo para recibir el derramamiento de su poder y su amor sin que una sola gota pueda filtrarse en alguna grieta de tu carácter.

Ideas para tu Oración de Hoy
1. Pídele a Dios que te muestre las áreas de tu vida o las decisiones incorrectas que te están llevando a secar su vida en tu corazón. Arrepiéntete cuando te las muestre y cambia de rumbo. Deja que la obediencia a sus mandamientos resane tu corazón para que nada de su amor pueda escaparse de ti.
2.  Pídele a Dios que aumente tu fe y te llene de paciencia para esperar sus promesas, ora para que la pereza no te retenga de buscar el rostro de Dios, toma fuerzas y búscale con todo tu corazón.

1 Comment

  1. Ivette Rivera

    May 31, 2019

    Gracias Gracias…. sus estudios han sido sabiduría a mi espíritu. Agradecida por demás

¿Que te parecio el estudio? Dejanos tus comentarios

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.