Tras la Obediencia llega la Madurez

Lectura de Hoy:
Hebreos 5:7-14 (Da un clic en el pasaje para leerlo)

Versículo clave:
“Y aunque era Hijo, por lo que padeció aprendió la obediencia…” 
Hebreos 5:8 

Tras la Obediencia llega la Madurez
(No olvides leer las instrucciones del lado izquierdo antes de comenzar)

Cada etapa de la vida trae consigo nuevas responsabilidades y privilegios. ¿Lo has notado? Conforme crecemos en madurez se nos es depositada más confianza y se nos da más libertad para tomar decisiones propias. ¿Le darías un billete de $500.oo pesos a un niño de 3 años para que te lo cuide? Seguramente no se lo daríamos ni de premio o regalo porque a esa edad no sabría valorarlo ni utilizarlo por sí sólo. ¿Dejarías que un niño de 5 años picara con un cuchillo una cebolla?, ¿permitirías que tu niña de 7 años fuera manejando tu auto a la tienda para traer leche? El manejo de los recursos, la responsabilidad, el cuidado personal y algunas otras partes del carácter se desarrollan poco a poco conforme vamos madurando. Nuestra vida espiritual es muy similar, hay recompensas que Dios no nos puede dar hasta que aprendamos a valorarlas, hay bendiciones que no puede poner en nuestras manos hasta que aprendamos a usarlas sin dañarnos a nosotros o a quienes nos rodean. La madurez espiritual nos da mayor confianza en Dios, nos acerca a cumplir su plan para nosotros y a conocerle tal cual es. Pero la madurez es una consecuencia de la obediencia. Sin obediencia nos quedaremos estancados como niños espirituales.

Jesús aprendió la obediencia
Aunque era Hijo de Dios, Jesús aprendió obediencia por las cosas que sufrió“. Los seres humanos somos por naturaleza individualistas, queremos hacer las cosas como queremos y cuando queremos, y en ciertas etapas de la vida hasta les exigimos a los demás que no nos den consejos pues nosotros somos capaces de tomar nuestras propias decisiones. Sin embargo, cuando conocemos a Dios y lo aceptamos como nuestro Señor nos damos cuenta que necesitamos someter nuestra naturaleza bajo su autoridad para que Su voluntad sea hecha sobre la nuestra. Por supuesto que no es algo sencillo, pues cuando Dios nos pide hacer algo que no conocemos o entendemos sentimientos de miedo, inseguridad y duda suelen saturarnos. Jesucristo no fue la excepción, cuando tomó la forma de hombre vivió en su carne las mismas tentaciones y experimentó los mismos sentimientos y emociones que nosotros, la gran diferencia es que Él estuvo dispuesto a padecer lo que fuera necesario con tal de obedecer la voluntad del Padre, incluso aceptó ser torturado y morir en una cruz para darnos salvación. Si Jesús demostró esta obediencia por amor a nosotros, ¿podremos corresponderle con nuestra obediencia a su Palabra?

La obediencia que tarda es desobediencia
Esta era una de las frases que más me repetía mi mamá cuando me pedía algo y me tardaba en obedecerla o me hacía el que no la escuchaba por flojera o por rebeldía. El capítulo 5 del libro de Hebreos nos enseña que los cristianos a quienes se dirigió esta carta se habían hecho tardos para oír, habían dejado pasar mucho tiempo antes de prestar atención a la palabra de Dios y como consecuencia su crecimiento espiritual se había estancado, porque debiendo ser ya maestros, después de tanto tiempo, tienen necesidad de que se les vuelva a enseñar cuáles son los principios básicos e iniciales (primeros rudimentos) de las palabras de Dios. Pasar años dentro de una iglesia o comunidad cristiana no nos garantiza madurez espiritual. Por la tardanza en escuchar y obedecer los principios de Dios estos cristianos seguían necesitando principios básicos, no era que no quisieran alimentos más sólidos, era que no podían soportarlos porque no eran capaces de entenderlos. Debiendo ser maestros de la Biblia eran inexpertos.

La obediencia se aprende
Así como Jesús aprendió obediencia nosotros debemos aprenderla. Hebreos nos dice que el alimento sólido es para los que han alcanzado la madurez, para los que por el uso tienen los sentidos ejercitados en el discernimiento (distinguir una cosa de otra) del bien y del mal. ¿Lo notaste? La madurez es un resultado de ejercitar y utilizar nuestros sentidos en el discernimiento del bien y del mal, es resultado de analizar y prestar atención a lo que sucede a nuestro alrededor para seguir el bien y rechazar el mal. ¿Y cómo sabremos qué es bueno y qué es malo? Alimentándonos de la Palabra de Dios. Al leer la Biblia aprendemos principios y mandamientos de Dios que nos ayudan a entender lo que Él define como correcto e incorrecto. Nadie mejor que el juez justo y perfecto para enseñarnos qué debemos hacer y qué no.

Conclusiones
Cristo en los días de su carne, ofreciendo ruegos y súplicas con gran clamor y lágrimas al que le podía librar de la muerte, fue oído a causa de su temor reverente. Y aunque era Hijo, por lo que padeció aprendió obediencia; y habiendo sido perfeccionado, vino a ser autor de eterna salvación para todos los que le obedecen
. La salvación es para los que están dispuestos a obedecer a Dios y su Palabra, los que no se interesan en conocerle y mucho menos en obedecerle es porque realmente no lo han aceptado como Señor de su vida, simplemente tienen a Dios como un bonito retrato, recuerdo o ritual en sus vidas. Cuando decidimos honrar y respetar con pasión (temor) a Dios y su Palabra somos oídos y bendecidos con la gracia, la misericordia y el respaldo de Dios en todo lo que hacemos.

Ideas para tu Oración de Hoy
1. ¿En qué áreas de tu vida te has tardado en obedecer a Dios? Tal vez en las relaciones sentimentales te has aferrado a amar a un inconverso, tal vez no has perdonado a alguien que sabes que debes perdonar, tal vez sigues haciendo trampa en los exámenes o eres flojo en la escuela o el trabajo, o muchas otras áreas. Haz una oración pidiéndole perdón a Dios por desobedecerle, dile que deseas su eterna salvación y su pasión para seguirle. Proponte en tu corazón de una vez por todas obedecer en esa área de tu vida que has dejado para después. Hoy es el día de salvación, es el día de libertad, es el día de obedecer, ya es tiempo de madurar.

No Comments

¿Que te parecio el estudio? Dejanos tus comentarios

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.