¿Qué tanto conoces a Dios?

Lectura de Hoy:
1a Juan 2:1-6 (Da un clic en el pasaje para leerlo)

Versículo clave:
“El que dice que permanece en él, debe andar como él anduvo.” 1a Juan 2:6

¿Qué tanto conoces a Dios?
(No olvides leer las instrucciones del lado izquierdo antes de comenzar)

Conforme vamos avanzando en la carta de al apóstol Juan notamos como Dios lo usa para confrontarnos directamente en varias áreas de nuestra vida. Muchas de sus palabras son reflejo de las mismas palabras y enseñanzas que hacía Jesucristo al igual que el carácter de sus cartas es muy similar a la manera de enseñar, exhortar y confrontar que tenía Jesús. En esta primera porción del segundo capítulo de su primera carta somos retados a hacer una pausa en nuestro caminar cristiano para hacernos la pregunta: ¿cómo sé si conozco a Dios? y, si creo que le conozco, ¿cómo puedo saber qué tanto le conozco? Analicemos estos seis primeros versículos para percibir el corazón de Dios diciéndonos que anhela que le conozcamos más.

“Les escribo para que no pequen…”
Así comienza esta carta, con una exhortación a no vivir en pecado haciendo lo que desagrada a Dios. Es interesante resaltar aquí que Dios sí espera que no pequemos, contrario a lo que algunas personas dicen que: “Dios ya sabe que pecaremos por eso nos da su gracia y su perdón”, ¡esta frase está lejos de mostrar el carácter de Dios y sus enseñanzas en la Biblia! La gracia no es un permiso para pecar, no nos hicimos cristianos para ser perdonados cada vez que hagamos algo malo delante de Dios, sino que nos convertimos a Cristo porque necesitábamos un salvador para ¡ya no volver a pecar jamás! Dios espera que vivamos de manera santa siempre en todo momento. Ese debe ser el objetivo de nuestro esfuerzo de cada día. ¿Quiere decir esto que nunca pecaremos? Recién vimos en el capítulo anterior que si alguien dice que no peca miente y llama mentiroso a Dios, ¡todos pecamos! Pero como cristianos debemos poner todo lo que esté de nuestro lado para no pecar y buscar en Él las fuerzas que nos falten.

¿Y si pecamos?
Cuando a pesar de nuestros esfuerzos y oración cedemos ante alguna debilidad o cometemos errores que nos traen como consecuencia el pecado, debemos recordar que Jesucristo es nuestro abogado y la propiciación de nuestros pecados. ¿Qué significa propiciación? Significa que Él atrae el favor de Dios ablandando su corazón y cambiando la ira por bondad mediante su sacrificio en la cruz, Él nos coloca en una posición donde podemos ser perdonados al cubrirnos con su sangre. Pero no olvidemos que no se trata de “pecar al cabo hay perdón”, sino de evitar a toda costa el pecado, sabiendo que cuando no lo logremos, Jesús está ahí para levantarnos, perdonarnos y renovar nuestras fuerzas.

“En esto sabemos que le conocemos…”
¿Qué tiene que ver el pecado con el conocimiento de Dios? Así de claro contesta Juan a esta pregunta: Y en esto sabemos que le conocemos, si guardamos sus mandamientos. El que dice que le conoce y no guarda sus mandamientos, el tal es mentiroso, y la verdad no está en él. Quien dice conocer y creer en Dios y hasta asiste a una iglesia pero no conoce sus mandamientos, ¡miente! Tal vez no miente intencionalmente, pero si no se ha dado cuenta que miente es porque se ha engañado a así mismo. Es interesante que el conocimiento de Dios de acuerdo a este pasaje está relacionado directamente con si guardamos sus mandamientos o no. Guardar, es mucho más que conocer, es tener mucho cuidado en observar y cumplir (www.rae.es). ¿Qué debemos observar con cuidado y cumplir? Lo dice un poco más adelante: pero el que guarda su palabra, en este verdaderamente el amor de Dios se ha perfeccionado. ¿Te das cuenta? Leer la Biblia ¡es la clave para conocerle! Pero no solamente leerla con cuidado sino también cumplirla, es decir, obedecer los principios que en ella encontramos.

Conclusiones
El último versículo de la porción del capítulo estudiado el día de hoy nos dice: “El que dice que permanece en Él, debe andar como Él anduvo“, ¿te recuerda este pasaje a algunas de las palabras de Jesús? ¡A mí sí! Me recuerda cuando dijo que por los frutos conoceríamos quienes eran o no seguidores suyos (Mateo 7:15-17), también me recuerda a cuando dijo citado por el mismo apóstol Juan: “Si guardan mis mandamientos, permanecerán en mi amor” y unos versículos más adelante dijo: “Ustedes son mis amigos si hacen lo que les mando” (Juan 15:10, 14). ¡Jesús nos está diciendo cómo podemos crecer en una relación de amistad con él! Y Dios a través del apóstol Juan en esta carta nos muestra cómo podemos saber si le conocemos y qué tanto le conocemos, la respuesta es la misma: si tenemos cuidado en observar y cumplir sus mandamientos. Si no estamos pasando tiempo leyendo con atención su Palabra ni mucho menos estamos aplicándola en nuestra vida, no le conocemos y nos engañamos a nosotros mismos si creemos que le estamos siguiendo. Si permitimos que ciertos pecados en nuestra vida se muevan libremente en nuestra mente y corazón, ¡también nos engañamos! Porque conocer la Biblia es un primer y grande paso en nuestro proceso de conocer el corazón de Dios, pero el siguiente e igual de importante paso es ¡guardarla y obedecerla! ¿Por qué queremos conocer más si lo que ya conocemos de Él y su Palabra lo ignoramos o dejamos para después? Hagamos que nuestro propósito al conocer más de Dios sea el encontrar nuevas maneras de agradarlo, agradecerle lo que ha hecho y demostrarle nuestro amor.

Ideas para tu Oración de Hoy
1. Pídele perdón a Dios si te has estado dando permisos de pecar en ciertas áreas de tu vida pensando que de todos modos Él te perdona. Tal vez no lo hagas conscientemente pero si hay hábitos de pecado en tu vida que no estás dando tu mayor esfuerzo por vencerlos es porque una parte de ti no ha entendido que debemos vivir para no pecar. Ponte a cuentas con Él y persevera en vivir en santidad.
2. Si tu conocimiento de Dios está determinado por la cantidad de Biblia que lees cada día, ¿qué tanto lo conoces?, ¿cuánto tiempo inviertes en conocerlo?, ¿cuándo fue la última vez que pasaste tiempo con Él? Pídele a Dios que te ayude a entender y disfrutar los tiempos que pasas en la Palabra, pídele perdón por no buscarlo y comprométete a dar lo mejor de ti para conocerle.

3 Comments

  1. Raul Guachichulca

    October 2, 2017

    Gracias David por tus enseñanzas que nos hayudan a conocer el corazón de Dios y nos comprometen a corresponder a ese imenso Amor de nuestro Salvador.!

  2. Salvador Verduo

    April 17, 2017

    Excelente enseñanza! Ministro mi vida de una manera que no se puden imaginar. Gracias que DIOS les siga usando, y bendiciendo.

  3. DEGS

    November 9, 2014

    Esta increible este blog

¿Que te parecio el estudio? Dejanos tus comentarios