Tenemos toda la atención de Dios

Lectura de Hoy:
Daniel 10 (Da un clic en el pasaje para leerlo)

Versículo clave:
“No tengas miedo, Daniel. Desde el primer día que comenzaste a orar para recibir entendimiento y a humillarte delante de tu Dios, tu petición fue escuchada en el cielo. He venido en respuesta a tu oración.” Daniel 10:12

Tenemos toda la atención de Dios
(No olvides leer las instrucciones del lado izquierdo antes de comenzar)

Me viste antes de que naciera. Cada día de mi vida estaba registrado en tu libro. Cada momento fue diseñado antes de que un solo día pasara.” (Salmo 139:16) Me gusta también la traducción de la versión Reina Valera 1960 sobre este mismo versículo: “Mi embrión vieron tus ojos…“. Dios tiene puesta su mirada en nosotros desde mucho antes de que supiéramos que Él existía o tuviéramos el más mínimo interés de buscarlo o entrar en una relación con Él. Él siempre nos ha amado, siempre ha querido compartir su vida con nosotros, escucharnos y nos ha acompañado en cada etapa de nuestra vida aún cuando se lo hayamos o no pedido y lo hayamos o no percibido. El mismo salmista dice unos versículos más atrás en ese mismo capítulo 139: “¿A dónde me iré de tu Espíritu? ¿Y a dónde huiré de tu presencia?… Aun las tinieblas no encubren de ti“. No hay lugar donde el Señor no nos vea, ni aún en nuestros días más obscuros nos pierde de vista, nada lo distrae ni detiene de amarnos ni de buscar nuestro corazón. ¡Pongamos nosotros también todo nuestro interés y atención en nuestro amado Salvador! Levantemos la vista de nuestras circunstancias y de esta vida llena de trabajo, presión, estrés y rutina y pongámosla en el Cielo, en el amor, la paz y la protección que encontramos en nuestra dependencia y nuestra relación personal de amistad con Jesucristo.

Nuestra fe nos permite percibir a Dios
“Solo yo, Daniel, vi esta visión. Los hombres que estaban conmigo no vieron nada, pero de pronto tuvieron mucho miedo y corrieron a esconderse”
. En nuestra lectura bíblica del día de hoy el profeta Daniel está contando una más de sus visiones y de sus encuentros sobrenaturales con los ángeles que enviaba el Señor para llevarle las respuestas de sus oraciones o simplemente para compartir con él eventos del futuro. Daniel platica que un día mientras estaba a la orilla del río Tigris vio a un ángel que tenía un aspecto hermoso y sobrenatural. Ese día el profeta no estaba solo, había más hombres con él y sin embargo ¡nadie más vio lo que Daniel estaba viendo! Donde un Hijo de Dios tuvo una visión del poder del Señor los hombres que no tenían fe solamente sintieron miedo de algo que estaba sucediendo y no comprendían y corrieron a esconderse. Porque antes de conocer al Señor era normal que nos controlaran nuestras emociones y nuestros miedos, no conocíamos el poder de Dios ni éramos capaces de percibirlo ni mucho menos de verlo intervenir en nuestras vidas. Pero un buen día alguien nos habló de Jesucristo y le entregamos nuestra vida y entonces nuestros temores comenzaron a ceder, nuestra visión de la vida, de nuestros problemas y de las circunstancias a nuestro alrededor ¡comenzó a cambiar! La fe vino a darnos vida donde solamente había muerte; vino a darnos esperanza donde la habíamos perdido y a regresarnos una sonrisa genuina que hace mucho que no se dibujaba en nuestro rostro. ¡Nuestra fe nos hace capaces de percibir a Dios y sostenernos de Él en situaciones en las que antes hubiéramos sentido miedo y hubiéramos salido corriendo! Saber que Él nos ve, nos infunde aliento y valor.

Dios se interesa en ti
“No tengas miedo, Daniel. Desde el primer día que comenzaste a orar para recibir entendimiento y a humillarte delante de tu Dios, tu petición fue escuchada en el cielo. He venido en respuesta a tu oración”. Si nunca antes escuchaste un mensaje o predicación sobre este pasaje de la Biblia te parecerá cautivante comparar las 3 semanas de aflicción que tuvo Daniel en el versículo 2 con los 21 días que el ángel Gabriel le contó a Daniel que estuvo peleando contra los espíritus que lo impedían llegar a Daniel e incluso tuvo que llegar el arcángel Miguel a ayudarlo. ¡La oración de Daniel fue escuchada y la respuesta enviada desde el primer día que tuvo la suficiente fe para poner sus necesidades delante del Señor! Pero el enemigo opuso resistencia por 21 días. ¡No te canses de orar! ¡No dejes de creer en que la respuesta de Dios viene en camino! Persiste en tu fe y en tu oración hasta que se quiebre toda oposición del enemigo y veas la respuesta de tu oración llegar a tu vida. Es alentador leer que el Señor escucha siempre nuestras oraciones desde el primer instante que las elevamos a Él, ¡cuánta esperanza hay en saber que el Creador del Universo nos pone atención, nos escucha, se interesa en nosotros y nos envía su respuesta y ayuda! No menospreciemos tanto amor y compromiso de nuestro Salvador y respondamos a su llamado de relacionarnos con Él.

Conclusiones
Nada nos hace crecer más en nuestra fe que el recibir una respuesta del Cielo a nuestras oraciones, ¡qué alegría tan grande sentir en medio de nuestras pruebas y necesidad lo mismo que sintió el profeta Daniel!: “En ese momento, una mano me tocó y, aún temblando, me levantó y me puso sobre las manos y las rodillas“. Las consecuencias de entrar en una relación de amor con el Señor y de expresarle oraciones genuinas desde lo profundo del corazón son sentir sus fuerzas, ánimo y restauración en medio de nuestras pruebas y tribulaciones. ¿Estás pasando por luchas, desanimo o tentaciones? ¡Platica con Dios! ¿Tienes miedos, necesidades o preocupaciones? ¡Cuéntaselo todo al Señor! ¿Te sientes solo, perdido o confundido? ¡Díselo a tu Salvador! Él desea darnos un mensaje como el que le dio a Daniel en nuestra lectura bíblica del día de hoy: “Eres muy precioso para Dios, así que presta mucha atención a lo que tengo que decirte. Ponte de pie, porque me enviaron a ti“. ¡Anímate, levántate, créele a Dios, pon atención a su respuesta y a lo que está por hacer en tu vida! No te rindas, no desmayes, no te canses ¡que nada detenga tu fe! “Porque aún un poquito, y el que ha de venir vendrá, y no tardará. Mas el justo vivirá por fe; y si retrocediere, no agradará a mi alma. Pero nosotros no somos de los que retroceden para perdición, sino de los que tienen fe para preservación del alma.” (Hebreos 10:37-39)

Ideas para tu Oración de Hoy
1. Dale gracias a Dios por su fidelidad, por su inmenso amor, por su atención a tus oraciones, por nunca perderte de vista, por su interés en ti y por la vida nueva que tiene para ti.
2. Ahora que sabes que tienes toda la atención del Señor ¡platica con Él! ¡Cuéntale cómo te sientes y todo lo que estás pasando! Sé honesto, sincero y directo en tu oración como lo fue Daniel al declarar: “Estoy muy angustiado a causa de la visión que tuve, mi señor, y me siento muy débil. ¿Cómo podría alguien como yo, tu siervo, hablar contigo, mi señor? Mis fuerzas se han ido y apenas puedo respirar.

No Comments

¿Que te parecio el estudio? Dejanos tus comentarios

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.