Dios tiene el Poder que nos hace falta

Lectura de Hoy:
Daniel 2:1-23 (Da un clic en el pasaje para leerlo)

Versículo clave:
“Él revela cosas profundas y misteriosas y conoce lo que se oculta en la oscuridad, aunque él está rodeado de luz.” Daniel 2:22


Dios tiene el Poder que nos hace falta

(No olvides leer las instrucciones del lado izquierdo antes de comenzar)

Hay muchas cosas en nuestra vida que están fuera de nuestro control. Dependiendo de tu temperamento será el nivel de organización y detalle con el que llevas tu vida diaria, pero ni la persona más precavida y perfeccionista puede llegar a tener el control de todo lo que le sucede. Conforme más he ido conociendo a Dios al sentarme a leer con detenimiento su Palabra una de sus cualidades que más me han atraído es el darme cuenta que Él siempre tiene el control de todo lo que sucede en todo el universo, en la vida de todas las personas incluso de lo que sucede en la mía, Él no tiene problemas manejando tanta información, no se cansa ni se aburre de nosotros, no se rinde al amarnos y nunca nos deja solos. He descubierto que muchas de mis necesidades en realidad son invitaciones a confiar en Él y a acercarme para pedirle su ayuda e intervención. Porque siempre que yo no he podido más, Él sí ha podido, Él tiene todo lo que me hace falta, Él sabe lo que sigue, lo que necesitaré y el tiempo perfecto en que lo proveerá. Jesús es todo lo que nos hace falta, porque cuando Él está presente todo está bajo control, bajo su control.

Cuando los problemas son más fuertes que nosotros
“Cuando el rey oyó esto, se enfureció y mandó a ejecutar a todos los sabios de Babilonia. Entonces, debido al decreto del rey, enviaron hombres para que encontraran y mataran a Daniel y a sus amigos”. ¿Te puedes imaginar lo que estaba sucediendo en la vida de Daniel que estamos estudiando en la lectura bíblica de nuestro estudio de hoy? El rey de la nación más poderosa de la tierra había enfurecido porque ninguno de sus sabios, magos, brujos ni astrólogos podían adivinar el sueño que había tenido ni mucho menos interpretarlo, así que ¡los mandó matar a todos! Entre esa lista de sabios a disposición del rey estaban Daniel y sus amigos. La Biblia enseña que el comandante de la guardia real llegó a matarlos hasta donde estaban pero al enterarse del motivo fue con el rey y le pidió tiempo para interpretar su sueño. ¿Te imaginas estar en el lugar de Daniel en ese momento? ¡El rey más poderoso del mundo había ordenado su muerte! Nada en él podía derrotar a Nabucodonosor o hacerlo arrepentirse, evidentemente esa situación era mucho más fuerte que Él, su única esperanza era una intervención divina, si Dios no hacía algo ellos morirían. Tal vez nuestros problemas no han llegado a ser tan grandes que pongan en riesgo nuestra vida, o tal vez sí; pero sea cual sea tu situación el día de hoy seguramente has llegado o estás por llegar al momento en el que sabes que si Dios no hace algo ¡no hay esperanza ni solución! ¿Qué hizo Daniel? Lo único que tú y yo podemos hacer en medio de nuestras pruebas y luchas de cada día: le pidió al “al Dios del cielo que tuviera misericordia y les revelara el secreto, para que no fueran ejecutados junto con los demás sabios de Babilonia“. Fue en busca de su Salvador y su Salvador lo escuchó.

Una Experiencia con Dios
Daniel oró al Señor en medio de la que seguramente era la crisis más grande que había vivido hasta ese momento de su vida y “esa noche el misterio le fue revelado a Daniel en una visión“. Ese día algo sucedió en la vida de Daniel, no solamente recibió la información que le salvó la vida sino que tuvo una experiencia personal, real y tangible con Dios, después de ese día ¡él estaba seguro que Dios escuchaba sus oraciones y las contestaba! Daniel supo que el Señor era real, que tenía el poder para hacer lo que ningún otro dios pudo hacer, le quedó en claro que Dios cuidaba de su vida, que estaba con él y que estaba en control de toda situación. Porque cuando estamos pasando por una situación que va más allá de nuestras fuerzas y escogemos acercarnos a Dios en busca de ayuda estamos abriendo la puerta de nuestra vida para tener una experiencia real y personal con Él. Lo primero que hizo Daniel inmediatamente después de recibir la respuesta a su oración fue declarar lo que acababa de conocer del carácter y corazón de Dios: “a él pertenecen toda la sabiduría y todo el poder. Él controla el curso de los sucesos del mundo; él quita reyes y pone otros reyes. Él da sabiduría a los sabios y conocimiento a los estudiosos. Él revela cosas profundas y misteriosas y conoce lo que se oculta en la oscuridad, aunque él está rodeado de luz.” Esta porción de la Biblia no existiría si Daniel no hubiera orado, y su oración fue provocada por una crisis. El conocimiento de Daniel sobre Dios creció cuando fue a Él en busca de ayuda, cuando puso toda su esperanza y su vida misma en sus manos.

Conclusiones
“Te agradezco y te alabo, Dios de mis antepasados, porque me has dado sabiduría y fortaleza. Me revelaste lo que te pedimos y nos diste a conocer lo que el rey exigía”. El Señor está en control de nuestra vida, Él tiene el poder que nos hace falta, en Él está la provisión para todas nuestras necesidades. Cada crisis que enfrentamos es una perfecta oportunidad para conocerlo más, porque si lo buscas y dejas tu situación en sus manos ¡Él te escuchará y hará su voluntad en tu vida por encima de cualquier problema que esté en tu contra! Y cuando haya pasado el tiempo de prueba te encontrarás a ti mismo más agradecido con Él, con más amor, más confianza y con una esperanza renovada, querrás orar más porque sabrás que te escucha y querrás contarle a otros que vale la pena buscarlo y dejar todo en sus manos. Pon tu mirada en Él, búscalo, pasa tiempo en su Palabra, ábrele tu corazón, lleva tu crisis y necesidad a Él y experimenta por ti mismo si es real o no, si te escucha, si te ama y si te provee. Pongan todas sus preocupaciones y ansiedades en las manos de Dios, porque él cuida de ustedes. (1a Pedro 5:7)

Ideas para tu Oración de Hoy
1. Pon tu necesidad en manos de Dios, hazlo con una actitud de confianza, sabiendo que estás dejando en manos del experto y de quien más te ama el control de tu situación. Dale gracias por escucharte y por interesarte en ayudarte en la situación que estás atravesando.
2. Pídele al Señor que en medio de la prueba te ayude a tener una Experiencia con Él, a no perderte ningún detalle de su respuesta para conocerlo más y crecer en tu fe.

No Comments

¿Que te parecio el estudio? Dejanos tus comentarios

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.