Una Nueva manera de vivir

Lectura de Hoy:
Efesios 4:17-24 (Da un clic en el pasaje para leerlo)

Versículo clave:
“Pónganse la nueva naturaleza, creada para ser a la semejanza de Dios, quien es verdaderamente justo y santo.” Efesios 4:12


Una Nueva manera de vivir

(No olvides leer las instrucciones del lado izquierdo antes de comenzar)

Me gustan mucho las montañas rusas, ¿alguna vez te has subido a alguna? Hace varios años viví por un semestre en el estado de California en Estados Unidos, estando allí fui con unos amigos a un parque de diversiones que tenía una montaña rusa llamada “Goliat” la cual por algunos años tuvo la caída más alta del mundo (más de 70 metros), ¡fue una experiencia inolvidable! Cada vez que alguien habla de ir a un parque de diversiones o de montañas rusas vuelvo a recordar y a platicar con emoción sobre aquella vez que me subí a la atracción “Goliat”. Las experiencias que más disfrutamos en la vida suelen quedarse grabadas en nuestra memoria por años, muchas de nuestras mejores experiencias son aquellas que provocaron un cambio en nuestra vida, ya sea porque recibimos, aprendimos, recuperamos, iniciamos o terminamos algo. Conocer a Jesús es mucho más que hacer una oración, asistir a una iglesia o reconocer su existencia, tiene todo que ver con tener una experiencia personal con Él, conocerle es el tipo de experiencias que ¡te cambia la vida por completo! Después de sentirte amado, escuchado y guiado por Él, ¡no puedes evitar contar con emoción tu experiencia! Pero no sólo eso sino que además vives esperando la siguiente y haciendo lo que sea que se tenga que hacer para no perder tu relación con Él. ¿Te ha cambiado la vida conocer a Jesús?

Tu manera de vivir habla por ti
“Con la autoridad del Señor digo lo siguiente: ya no vivan como los que no conocen a Dios”. Decir que conocemos a Dios pero seguir viviendo de la misma manera que viven los que no le conocen ¡es incoherente! Un encuentro con Jesucristo es el primer paso que damos para vivir ¡una nueva y transformada vida! Jesús mediante su Espíritu dentro de nosotros nos cambia la manera de pensar, sentir y los deseos de nuestro corazón, nosotros mediante nuestra obediencia y decisiones de fe hacemos los ajustes necesarios para crecer en nuestro conocimiento de Él y por lo tanto en nuestra relación personal con Él. Si solamente creo pero no obedezco, o digo que tengo una fe pero mi vida no ha sido cambiada ¡algo anda mal! Un cristiano no debe seguir viviendo como quienes no aman a Dios, ¿cómo viven estas personas? “Están irremediablemente confundidos. Tienen la mente llena de oscuridad; vagan lejos de la vida que Dios ofrece, porque cerraron la mente y endurecieron el corazón hacia él. Han perdido la vergüenza. Viven para los placeres sensuales y practican con gusto toda clase de impureza”. ¿Cómo está tu vida el día de hoy?, ¿qué tanto se parece o es diferente a la porción de la Biblia que recién acabas de leer un par de renglones más arriba? ¿Vives una vida de confusión, con una mente llena de pecado, lejos de Dios o dominado por placeres sensuales e impureza? Si es así necesitas darte cuenta y reconocer que no estás viviendo como hijo de Dios ni como quien ha tenido una experiencia personal con Él, ¡te estás perdiendo de vivir una vida de fe verdadera!

Toma decisiones
“Desháganse de su vieja naturaleza pecaminosa y de su antigua manera de vivir, que está corrompida por la sensualidad y el engaño”
. Muchos cristianos asumen que por el simple hecho de ser creyentes ya están libres de todo pecado, creen que ya no es necesario hacer ajustes y que viven en libertad pero, ¿estar bajo el control de algún pecado es verdadera libertad?, ¡Por supuesto que no! Una vida de fe está acompañada de muchas decisiones personales de agradar a Dios, conocerlo y obedecer todo lo que aprendemos de su pureza y santidad. Dios a través del apóstol Pablo en nuestra lectura de hoy nos dice: “pónganse la nueva naturaleza, creada para ser a la semejanza de Dios, quien es verdaderamente justo y santo”. ¿Lo notaste? Dios nos da una nueva naturaleza pero somos nosotros quienes tenemos que tomar las decisiones de deshacernos de nuestra antigua naturaleza de pecado y de tomar la nueva naturaleza que hemos recibido y que nos traerá como resultado el comenzar a ser día con día más como Dios, con vidas verdaderas, justas y santas.

Conclusiones
“En cambio, dejen que el Espíritu les renueve los pensamientos y las actitudes”. Vivir en libertad de todo poder e influencia del pecado ¡es fácil! ¿Por qué? porque ser verdaderamente libres no depende de nosotros sino del poder de Dios viviendo dentro de nosotros. ¿Cuál es ese poder? Su Espíritu Santo, aquel al que se refería Jesús cuando mencionó que nos convenía que Él se fuera para enviarnos a su Consolador y Guía. ¿Has invitado al Espíritu Santo a vivir dentro de ti y dirigir tu vida? ¡Hazlo en este momento! Pídele que entre a vivir dentro de ti y te enseñe a conocerlo y entrar en una relación personal con Él. El Espíritu Santo puede y quiere renovar tus pensamientos y tus actitudes, quiere darte poder sobre el pecado, enseñarte la voluntad de Dios para tu vida y guiarte a una vida de libertad y plenitud. Es su Espíritu el que nos da la sabiduría para al leer la Biblia descubrir el corazón de Dios, ¡pídele que sea tu instructor personal de las Sagradas Escrituras! Antes de abrir la Palabra de Dios, pídele al Espíritu Santo sabiduría y dirección. Ser cristianos implica que tengamos una nueva manera de vivir, pero una nueva manera de vivir no es el resultado de una buena intención ni de un plan humano sino es la consecuencia natural de tener una experiencia personal con Jesucristo, su amor, su perdón y su poder. Después de este encuentro ¡no podemos seguir siendo las mismas personas e ignorar la voluntad de Dios! Necesitamos escucharlo, hacer los ajustes necesarios y posteriormente obedecerlo para que entonces sí puedes comenzar a vivir de una nueva manera, a disfrutar una vida de seguridad, estabilidad, provisión, fe, seguridad, perdón, esperanza y amor.

Ideas para tu Oración de Hoy
1. Pídele a Dios que te llene de su Espíritu Santo para tener la habilidad, poder y determinación de vivir en santidad agradándole y obedeciéndolo.
2. Si nunca has tenido una experiencia personal con Jesús, debes saber que tu primera experiencia no será necesariamente una experiencia física o emocional sobrenatural sino que la tendrás al sentarte a leer su Palabra y descubrir su corazón. ¡Acércate a las Escrituras para tener tu propia experiencia con tu Salvador!

No Comments

¿Que te parecio el estudio? Dejanos tus comentarios

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.