Vive con Integridad

Lectura de Hoy:
1 Samuel 12:1-5 (Da un clic en el pasaje para leerlo)

Versículo clave:
“El Señor y su ungido son mis testigos hoy —declaró Samuel— de que mis manos están limpias.” 1 Samuel 12:5


Vive con Integridad

(No olvides leer las instrucciones del lado izquierdo antes de comenzar)

¿Te animarías a volar en un avión en cual supieras que la hace falta una de sus piezas? No sabrías exactamente cuál ni qué tan importante es para despegar, mantenerse en el aire o aterrizar, lo único que sabrías es que podrías volar sin ningún costo y que pudiera ser que llegaras o no a tu destino final. ¡Yo creo que ninguno de nosotros nos subiríamos en ese avión! Porque aunque por fuera se viera todo bien, sabríamos que al hacerle falta esa pieza, ¡nuestra vida podría estar en riesgo! De acuerdo a la definición de la Real Academia Española de “integridad” podríamos decir que ese avión tendría un problema de integridad, es decir, carecería de alguna de sus partes, no estaría comprobado que fuera capaz de cumplir con aquello para lo que fue fabricado. El Rey David declaró lo siguiente delante de Dios en el Salmo 26: “Declárame inocente, oh Señor, porque he actuado con integridad; he confiado en el Señor sin vacilar. Ponme a prueba, Señor, e interrógame; examina mis intenciones y mi corazón. Pues siempre estoy consciente de tu amor inagotable, y he vivido de acuerdo con tu verdad. No paso tiempo con mentirosos ni ando con hipócritas. Detesto las reuniones de los que hacen el mal y me niego a juntarme con los perversos. Me lavo las manos para declarar mi inocencia“. ¡Qué fuerte declaración para hacerla delante de Dios quien conoce todas nuestras intenciones, motivaciones y pensamientos! ¿Podríamos tú y yo hacer una declaración similar el día de hoy? ¿Podríamos decirle que hemos confiado en Él sin titubear y pedirle que nos pruebe, interrogue y examine lo más profundo de nuestro ser? El íntegro es aquel que es transparente, coherente en público como en privado y quien no tiene nada que ocultar ante las personas ni ante Dios, ¿en qué nivel de integridad estamos viviendo?

La integridad no se puede ocultar
“Ahora testifiquen contra mí en presencia del Señor y ante su ungido. ¿A quién le he robado un buey o un burro? ¿Alguna vez he estafado a alguno de ustedes? ¿Alguna vez los he oprimido? ¿Alguna vez he aceptado soborno o he pervertido la justicia?”. Cuando vivía en la ciudad de Durango estudiaba en una escuela de música que se acababa de fusionar con un seminario bíblico así que entre dos y tres horas por día asistía a algunas clases de diversos temas como: liderazgo, familia cristiana, misiones o algunos libros de la Biblia. Uno de los maestros que más convincente era en sus enseñanzas se llamaba Juan Vereecken, cuando hablaba sobre la familia solía invitar a su esposa e hijas a la plataforma desde la que enseñaba y les daba un micrófono para que ellas testificaran si lo que estaba enseñando era algo que él vivía y ponía en práctica o no, ¡esta era una vida de integridad! Algo similar es lo que hizo el profeta Samuel en nuestra lectura bíblica del día de hoy, reunió a todo el pueblo cuando ya estaba anciano y cerca de su retiro y les pidió que testificaran allí delante del nuevo rey y de Dios si él había vivido de manera deshonesta o incorrecta con ellos en todos los años que los había juzgado (gobernado), ¿cuántos gobernantes hoy en día conocemos que no podrían hacer esto? Porque de hacerlo ¡serían días los que la gente pasaría testificando en su contra! Pero aún nosotros mismos, si les preguntaran a nuestros compañeros de trabajo, a nuestro esposo o esposa, nuestros hijos, padres o amigos cercanos si vivimos de manera recta y santa, ¿qué tendrían que decir al respecto? Sorprendentemente el pueblo contestó: “—No —le contestaron ellos—, nunca nos has engañado ni oprimido y nunca has aceptado soborno alguno“, Samuel ¡había vivido una vida ejemplar, intachable e íntegra! ¡Por eso era que Dios los respaldaba desde su niñez! La presencia de Dios reposa sobre quienes caminan en integridad y rectitud.

Los enemigos de nuestra Integridad
“Nunca nos has engañado ni oprimido y nunca has aceptado soborno alguno”. Es interesante que para demostrar su integridad Samuel utilizó tres maneras en que podía ser medida por el pueblo de Israel: robo, opresión y estafa o engaño. La respuesta de los israelitas fue en el mismo sentido: no has engañado, no has oprimido ni aceptado soborno, esto último podría ser considerado como un acto de corrupción donde se utiliza el poder para robar los recursos de la gente. ¿Cómo está nuestra vida si la medimos utilizando estos tres parámetros?
1. Robar. Al pensar en esta palabra lo que seguramente se nos viene a nuestra mente primero son los ladrones que les quitan sus pertenencias a las demás personas, la definición de esta palabra es básicamente: tomar para sí mismo lo ajeno. ¿Qué estamos haciendo con la vida que nos dio el Señor?, ¿cómo administramos nuestros recursos?, ¿cumplimos con pagar nuestros impuestos, cuentas y deudas?, ¿robamos con nuestra mirada lo que le pertenece a otros hombres?
2. Oprimir. Esto consiste en someter a alguien más bajo presión para obligarlo a hacer lo que queremos o humillarlos. ¿Suena fuerte no es cierto? Pero cuando nuestros intereses personales son afectados o estamos desesperados porque no obtenemos lo que queremos en el momento y modo que queremos, ¿no solemos reaccionar con ira, frustración y presión hacia otros o incluso hacia Dios mismo? Cuando la opresión nos hace pasar por encima de la vida de los demás dejamos de ser íntegros.
3. Estafar o engañar. De los tres enemigos de la integridad este es el más peligroso y también el más sutil pues incluso ¡podemos llegar a engañarnos a nosotros mismos haciéndonos creer que vivimos en integridad cuando no lo estamos haciendo! Alterar la verdad, ocultar información, hacer creer que somos alguien que no somos, vivir una vida privada que no coincida con quienes somos en público o fingir amor, paz o fidelidad cuando no la tenemos, ¡son tan solo algunas de las muchas maneras en las que podemos perder nuestra integridad al engañar o estafar a otros!

Conclusiones
Dios a través del apóstol Pablo le dio la siguiente indicación a los filipenses en el capítulo 2 de su carta que se encuentra en el Nuevo Testamento, y juntamente con ellos nos la da a  nosotros: “Hagan todo sin quejarse y sin discutir, para que nadie pueda criticarlos. Lleven una vida limpia e inocente como corresponde a hijos de Dios y brillen como luces radiantes en un mundo lleno de gente perversa y corrupta”. Los hijos de Dios somos llamados a vivir de manera ejemplar de manera que nadie pueda criticarnos ni menospreciar nuestra fe, hemos sido escogidos para vivir una vida que brille con rectitud, honestidad, verdad y santidad para que la corrupción y perversión de la gente quede al descubierto al toparse con nosotros y entonces anhelen tener una corazón limpio y sano como el que ven en nosotros pues al hacerlo lo que en realidad estarán viendo y deseando tener: ¡es una relación personal con Jesucristo! Porque solamente a través de esta relación con Dios podremos vivir de manera intachable e irreprensible, solamente en Él encontraremos el dominio propio necesario para resistir todo deseo de robar, oprimir o engañar a los demás. Jesús es la fuente de la vida recta, pura y limpia que tienen sus Hijos, por lo cual para poder vivir en integridad el primer paso que debemos tomar es comenzar a vivir continuamente en una relación con Él, su Palabra y su verdad. ¿Cómo está tu nivel de integridad y cómo tu nivel de conocimiento y de profundidad en tu relación con Dios y la Biblia? Generalmente el nivel del segundo determina el del primero. Quédemonos a manera de conclusión con esta pregunta capturada en el Salmo 24: “¿Quién puede subir al monte del Señor? ¿Quién puede estar en su lugar santo? Solo los de manos limpias y corazón puro, que no rinden culto a ídolos y nunca dicen mentiras. Ellos recibirán la bendición del Señor y tendrán una relación correcta con Dios su salvador.”

Ideas para tu Oración de Hoy
1. Si el Espíritu Santo te ha mostrado durante este estudio áreas de tu vida que están bajo el control de l pecado y por lo tanto te impiden vivir en integridad pídele perdón a Dios, pasa unos minutos de rodillas reconociendo tu condición y pidiéndole ayuda para enderezar tu vida y vivir en santidad.
2. Analiza tu vida contra los enemigos de la integridad del estudio de hoy: ¿puedes hacer la misma declaración que leímos que hizo el rey David o la que hizo el profeta Samuel respecto a tu integridad ante Dios y los demás? Haz los ajustes necesarios en tu vida para vivir de manera tal que nada altere el reflejo del amor de Dios en tu vida diaria pública y privada.

2 Comments

  1. admin

    July 7, 2016

    Buenas tardes Carlos, por ahora no tengo manera de enviarlos por correo porque la plataforma de Internet es un poco limitada.
    Puedes seguirnos en Facebook y tal vez ahí te sea más fácil leerlos. Saludos

    https://www.facebook.com/deblogcional

  2. Carlos Mario

    July 7, 2016

    Me gustaría que me enviaran los estudios diarios de la Biblia.
    Dios bendiga su ministerio.

¿Que te parecio el estudio? Dejanos tus comentarios

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.