Dios quiere que seas parte de su Planes

Lectura de Hoy:
1 Samuel 9 (Da un clic en el pasaje para leerlo)

Versículo clave:
“Cuando Samuel vio a Saúl, el Señor le dijo: ¡Ese es el hombre del que te hablé! Él gobernará a mi pueblo.” 1 Samuel 9:17


Dios quiere que seas parte de sus Planes

(No olvides leer las instrucciones del lado izquierdo antes de comenzar)

¿Alguna vez has tenido que comprar un regalo para alguien que pareciera que lo tiene todo? Tal vez si es para un hombre piensas en regalarle una cartera, una corbata, o zapatos o algún accesorio pero por más que piensas en opciones te das cuenta ¡que ya tiene para cada cosa algo mejor de lo que podrías regalarle! Imagínate ahora que tuvieras que regalarle algo ¡al Creador del Universo! Si todo lo que tenemos viene de Él y por lo tanto le pertenece, ¡qué podríamos regalarle nosotros! Ese Dios tan rico, poderoso y sin carencias ha decidido elaborar planes y propósitos eternos para los que sorprendentemente ¡nos ha incluido! ¿Por qué querría usar alguien tan perfecto y santo a quienes hemos demostrado que nos equivocamos más de lo que reconocemos y tenemos una lucha continua por vivir en rectitud y honestidad?, ¿qué podríamos aportar nosotros a sus planes?, ¿qué posibilidades hay de que algunas de nuestras ideas fueran más sabias que las suyas o que se nos hayan ocurrido a nosotros primero? ¡No hay una explicación lógica para que el Señor de todo lo que existe se haya acercado a seres tan diminutos, limitados e imperfectos para incluirlos en su obra perfecta! Lo que ha movido el corazón de nuestro Señor ha sido su perfecto, incomprensible e inmerecido amor por nosotros. No es que Dios no pueda hacer las cosas sin nosotros, ¡claro que puede! ¿Y entonces? Velo como la relación de un padre con su hijo pequeño: no necesita a su hijo para todo lo que desea hacer pero ama estar con él, compartir su vida a su lado y ser parte de la formación y madurez del hombre que un día llegará a ser. Dios ha diseñado planes que quiere realizar solamente contigo y lo único que espera de ti es tu deseo de participar y tu confianza en que Él tiene el control, poder y recursos para llevarlos a cabo.

Dios tiene el control de lo que vemos y de lo que no vemos
“Ahora bien, el Señor le había dicho a Samuel el día anterior: Mañana a esta hora te enviaré a un hombre de la tierra de Benjamín…”. La porción de la Biblia que estamos estudiando hoy menciona por primera vez a Saúl, el hombre que Dios escogió para que fuera el primer rey de Israel, lo que pareciera ser un día normal para este joven humilde y obediente a su padre, ¡resultó ser el día que cambió su vida para siempre! Lo que él creía que eran unos burros extraviados de su padre, ¡era en realidad Dios llevándolo a encontrarse con el profeta Samuel para que fuera nombrado como el próximo rey de toda la nación! Cada paso del inicio de esta historia fue orquestado por Dios mismo: fue Él quien escogió a Saúl, quien provocó que los burros se extraviaran y quien le hizo entender a Cis su padre que de todos sus hijos y siervos debía enviar a Saúl a buscarlos, hizo también que Saúl escogiera a un siervo para que lo acompañara pero no a cualquier siervo sino a quien conocía la zona, sabía de Samuel, llevaba un poco de plata con él y le daría la idea de ir a buscarlo cuando los burros no aparecieran. Por si fuera poco le avisó a Samuel por separado que cierto día y a cierta hora llegaría un joven a quien debía ungir como rey y ¡así sucedió! Todo lo que Dios planeó y dirigió ¡sucedió perfectamente con una sincronización asombrosa! Porque debemos saber que cuando nuestro Señor dice que hará algo, ¡Él se encargará de todos los detalles! Dios no solamente ve lo que nosotros vemos, ve también todo lo que no vemos y de todo ello tiene el control. Él sabe quién eres, qué recursos posees, cómo reaccionarás ante ciertas circunstancias, qué decisiones tomas y en qué lugar estarás cada momento de tu vida y con toda esta información traza sus planes para encontrarse contigo y guiarte por su voluntad en maneras, tiempos, días y lugares que ¡nunca te lo hubieras imaginado ni esperado! Tenemos un Dios sorprendente.

Los planes de Dios se construirán sobre tu Fe
“Úngelo para que sea el líder de mi pueblo, Israel. Él lo librará de los filisteos, porque desde lo alto he mirado a mi pueblo con misericordia y he oído su clamor”. Muchos de nosotros conocemos el desenlace de la vida de Saúl, terminó apartado de Dios, lejos de sus propósitos y murió en manos de los enemigos a los que habría derrotado y vencido si hubiera obedecido al Señor y seguido sus instrucciones. Pero no dejemos que ese desenlace nos haga perder de vista el corazón de nuestro Señor en este inicio de la historia. Dios no escogió a una mala persona como rey de su nación ni tampoco lo puso ahí para que un día se alejara de Él, algunas de las características que alcanzamos a ver de Saúl en este capítulo que estamos leyendo hoy son: obediente a su padre, esforzado, humilde, perseverante, escogido por Dios, alto, apuesto y respetuoso del profeta Samuel. ¡Parecía tener todas las características requeridas! Y por si fuera poco como veremos en estudios más adelante ¡hasta fue lleno del Espíritu de Dios! Samuel estaba entusiasmado con esta elección del Señor y le dio un trato de honra mientras estuvo en su casa, ¡todo estaba listo! Solamente faltaba que Saúl aceptara ser parte de los planes del Señor y viviera de acuerdo a su voluntad, y fue precisamente esto último lo que con el paso de los años perdió de vista. ¿Todavía no has llegado a la etapa de tu vida en la que Dios te dice claramente el propósito que tiene para ti? ¡Todavía estás a tiempo de crear cimientos firmes en tu fe para que nada ni nadie te separe de sus planes cuando estos lleguen a tu vida! La relación que desarrolles con Él hoy y hasta el día en que comiences a llevar a cabo su voluntad específica para ti será determinante para que no vuelvas atrás, no seas cegado por tu orgullo o soberbia creyendo que todo se trata de ti ni seas derribado por un pecado oculto que nunca confesaste ni terminaste de derrotar.

Conclusiones
“Quédate aquí, porque he recibido un mensaje especial para ti de parte de Dios”. ¿Te imaginas qué habrá sentido y pensado Saúl al escuchar esta frase de boca de Samuel? Seguramente en su lugar se nos hubiera hecho un nudo en el estómago, nuestro corazón comenzaría a latir rápidamente y tal vez hasta empezaríamos a transpirar de los nervios o ¡hasta el miedo! Es un hecho que Dios quiere que te unas a sus propósitos y planes, el Salmo 138 capta la siguiente declaración de David: “El Señor llevará a cabo los planes que tiene para mi vida”, la Biblia enseña que Dios no hace acepción de personas ni cambia, ¡Él también llevará a cabo los planes que tiene para tu vida! En el capítulo 18 del Evangelio de Lucas, Jesús contó una historia a sus discípulos para mostrarles que siempre debían orar y nunca darse por vencidos y hacia el final de esta historia les hizo la siguiente pregunta: Cuándo el Hijo del Hombre regrese, ¿a cuántas personas con fe encontrará en la tierra?, y es precisamente esta pregunta la que debemos tener presente a la hora de anhelar que Dios use nuestra vidas y nos revele el propósito para el cual nos creó: cuando ese día llegue, cuando finalmente escuche mi oración y el no haberme rendido dé frutos, ¿todavía habrá suficiente fe en mi vida para creerle, obedecerlo y seguirlo?, ¿tendré la suficiente confianza en Él y una relación sólida que me permita mantenerme a su lado sin importar la resistencia que encuentre en el camino o lo seductor que el poder, las riquezas o el reconocimiento de los demás sea sobre mí? Estás viviendo una etapa de formación y preparación, ¡aprovéchala y úsala para esto! Llénate de su Palabra, atrévete a dar pequeños pasos de fe que te preparen para los grandes brincos que un día tendrás que dar, corta con todo pecado oculto, perdona a quien debas perdonar, deja el pasado en sus manos, ordena tu vida, vive de manera ejemplar para que ninguna acusación pueda derribar lo que Dios quiere edificar en tu vida y sobre todo aprende el camino de la obediencia pues será solamente este el que te hará permanecer en el rumbo correcto.

Ideas para tu Oración de Hoy
1. Dale gracias a Dios por escogerte para ser parte de sus planes, por pensar en ti a pesar de tus imperfecciones y debilidades, por respaldar con su poder y recursos todo lo que te está mandando y mandará a hacer.
2. Pídele a Dios que te dé el valor de confesar todo pecado oculto que está creciendo dentro de ti y poniendo en peligro sus planes para tu vida.
3. Comprométete a dejarte formar por el Espíritu de Dios, lee tu Biblia, acércate a una iglesia cristiana, toma decisiones de fe, haz los ajustes necesarios y obedécelo sin descansar.

2 Comments

  1. andres

    July 19, 2018

    Que bendicion de palabras en este momento de mi vida. Dios lo bendiga

  2. andrea munoz

    December 17, 2014

    muchas gracias! las palabras me han tocado!

¿Que te parecio el estudio? Dejanos tus comentarios

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.