Dios es más fuerte que tus enemigos

Lectura de Hoy:
1 Samuel 5 (Da un clic en el pasaje para leerlo)

Versículo clave:
“Cuando el pueblo se dio cuenta de lo que sucedía, exclamó: «¡No podemos quedarnos con el arca del Dios de Israel ni un minuto más! ¡Él está en contra de nosotros! Todos seremos destruidos junto con Dagón, nuestro dios».” 1 Samuel 5:7


Dios es más fuerte que tus enemigos

(No olvides leer las instrucciones del lado izquierdo antes de comenzar)

¿Quién es tu mayor enemigo? Tal vez alguno podría pensar en una persona que le ha hecho mucho daño o que le ha declarado abiertamente que está en su contra, pero vayamos un poco más profundo, ¿qué hay detrás de esta persona que nos hace considerarla un enemigo? Seguramente odio, rencor o algún resentimiento. Otro podría pensar que su mayor enemigo es uno mismo pues su orgullo y autosatisfacción suelen dominarlo y otros más dirían que es el diablo, el mayor enemigo de nuestro Dios y de todos los que somos sus hijos. ¿Qué provoca en nosotros un enemigo? Dependiendo de la fuerza o el poder que creamos que tenga nos puede ocasionar miedo, ansiedad, molestia, desesperación e incluso afectar nuestra manera de vivir y tomar decisiones en el día con día. ¿Quién está detrás de tu miedo a la muerte, al fracaso, a la traición, a la obscuridad o a tantos otros miedos?, ¿no es precisamente el enemigo de nuestra fe quien está utilizando todo lo que puede en nuestro entorno para paralizarnos y dominarnos?, ¿no es él quien está detrás de todos nuestros enemigos queriendo hacernos creer que tiene todo el poder para atacarnos, dañarnos y derribarnos? Necesitamos entender y aceptar la siguiente verdad pronto para que nuestros enemigos no sigan ganando terreno en nuestra mente y corazón: “Pero ustedes, mis queridos hijos, pertenecen a Dios. Ya lograron la victoria …, porque el Espíritu que vive en ustedes es más poderoso que el espíritu que vive en el mundo” (1a Juan 4:4) ¡Nuestro Salvador es más poderoso que cualquiera de nuestros enemigos! ¡Él nunca ha perdido una sola batalla pues ni aún la muerte pudo detenerlo! ¡Enfrenta toda mentira del enemigo con la verdad de la Palabra de Dios! Porque han sido sus mentiras sembradas dentro de ti las que han dado a luz al miedo y la ansiedad que te dominan, ¡córtalas de raíz con la verdad y la luz de la Biblia! Jesús lo dijo en el capítulo 8 del Evangelio de Juan: conocer la verdad te hará libre, y sabiendo que Él es la verdad, solamente al conocerlo alcanzarás tu verdadera libertad.

Un Dios inconquistable
“Llevaron el arca de Dios al templo del dios Dagón y la pusieron junto a una estatua de Dagón. Pero cuando los ciudadanos de Asdod fueron a verla a la mañana siguiente, ¡la estatua de Dagón había caído boca abajo delante del arca del Señor!”
. En nuestro estudio de la Biblia del día de hoy estamos ante el relato de lo que sucedió con el arca de Dios que fue robada por los filisteos, los principales enemigos de los hebreos, tras haberlos derrotado y matado a más de treinta mil hombres. El pueblo de Dios llevaba años viviendo lejos de Él y no se habían dado cuenta que su falta de relación con su Señor era la principal causa de la derrota y fracaso que ahora experimentaba. Los filisteos llevaron el arca al templo de su dios Dagón, esta importante conquista debía ser presentada ante el dios que veía por ellos pero para su sorpresa a la mañana siguiente que fueron al templo ¡encontraron la estatua de Dagón boca abajo delante del arca del Señor! “Seguramente hizo mucho aire, o alguien por accidente la movió”, algo similar debieron haber pensado pues volvieron a colocar la estatua en su lugar pero al día siguiente no solamente encontraron esta estatua nuevamente en el suelo sino que: “Esta vez su cabeza y sus manos se habían quebrado y estaban a la entrada“. Desde el más pequeño hasta el más grande y temible de los enemigos de nuestro Señor, ¡todos doblan su rodilla y caen ante Él reconociendo su poder! Y como bien mencionó el apóstol Pablo en el capítulo 8 de su carta a los romanos: “Si Dios está a favor de nosotros, ¿quién podrá ponerse en nuestra contra?” ¡Nadie puede vencer, conquistar ni mucho menos controlar a nuestro Señor! Él es el dueño y creador de todo lo que existe, ¡nuestro Dios es inconquistable! Pues aún el hecho de que los hebreos estuvieran lejos de Él no había causad que su Poder disminuyera en lo más mínimo. A los filisteos les quedó más que claro que Jehová es rey sobre toda la tierra.

Dios está con nosotros y no en nuestra contra
“Entonces la mano dura del Señor hirió a la gente de Asdod y de las aldeas cercanas con una plaga de tumores. Cuando el pueblo se dio cuenta de lo que sucedía, exclamó: «¡No podemos quedarnos con el arca del Dios de Israel ni un minuto más! ¡Él está en contra de nosotros! Todos seremos destruidos junto con Dagón, nuestro dios»”. Hace unos años escuché a un reconocido hombre de Dios platicar que una vez al llegar al jardín de niños a recoger a su hijo vio a lo lejos a un niño sin ropa corriendo entre los salones del jardín de niños con varias maestras atrás persiguiéndolo con su ropa en mano, cuando finalmente lo alcanzaron y volvieron a vestir lo trajeron a la entrada del kínder y se lo entregaron, ¡era su hijo! Y recuerdo a este hombre decir: por más vergonzosa que haya sido esa situación nunca se me ocurrió negar que fuera mi hijo, pensar en quitarle mi apellido o dejarlo de amar. Si nosotros siendo hombres imperfectos y pecadores sabemos amar así a nuestros hijos, ¡cuánto más no nos amará nuestro Padre celestial! Esta es una verdad en la que puedes descansar aún en el día de tu mayor fracaso y derrota: ¡Dios no está en tu contra! Al contrario, Él está esperando a que dobles tu rodilla, reconozcas tu condición y lo invites a tomar el control de tu vida para abrazarte una vez más, sanar tus heridas y restaurar todo lo que el enemigo ha dañado y afectado en tu vida. El arca de Dios fue llevada de pueblo en pueblo entre los filisteos y no había ciudad a la que llegara que el Señor no hiriera con plagas y tumores, ¡los enemigos de Israel estaban aterrorizados! No querían tener nada que ver ya con el Señor, ¡ni un minuto más! Habían entendido que sus dioses ¡nada podían hacer para defenderlos contra el Creador del Universo que estaba contra ellos! Los enemigos de Dios son el diablo y todo su reino de oscuridad que quiere detener su relación de amor contigo, ¡tú no eres su enemigo! Tú eres el objeto de su amor, la razón por la cual Jesucristo fue a la cruz, el corazón que Él quiere habitar y llevar junto a Él por la eternidad.

Conclusiones
“Entonces el pueblo volvió a llamar a los gobernantes filisteos y les suplicó: «¡Por favor, regresen el arca del Dios de Israel a su propio país, o nos matará a todos!»”. Una mentira no puede ser descubierta si no es revelada primero la verdad que esta mentira ha distorsionado u ocultado. ¡Por eso es tan importante que comiences a leer tu Biblia y pedirle al Espíritu Santo que te revele toda la verdad de Dios que hay escrita en ella! Porque a medida que lo conozcas las mentiras que hoy te controlan y dominan se irán debilitando y perderán todo su poder sobre ti, los enemigos de Dios al percibir su Presencia en tu vida ¡suplicarán por alejarse de ti y de la santidad que hay en tu corazón! Nuestros enemigos solamente pueden vencernos cuando queremos pelear en nuestras propias fuerzas y cuando llevamos tiempo viviendo lejos de nuestro Señor pero incluso aunque nosotros le hayamos dado la espalda a Dios, ¡Él sigue estando a nuestro lado! Porque Él ha prometido que estaría con nosotros todos los días de nuestra vida, así que tan solo necesitas vencer tu orgullo, darte la media vuelta y abrazar nuevamente tu fe con todo tu corazón para que todo el poder de tu Señor fluya a través de ti y contra los enemigos de tu fe. ¡No pierdas tu tiempo recreando tus miedos en tu mente y corazón! Utiliza ese tiempo, fuerzas y energías para buscar al Señor, leer su Palabra, declarar sus verdades y fortalecerte en tiempos de oración con Él. ¡Dios es más fuerte que todos tus enemigos! Lo único que hace falta es que te atrevas a creerlo, conocerlo y vivir cada día en esta Verdad.

Ideas para tu oración de hoy
1. Dale gracias a Dios por su poder, por amarte, por siempre estar listo para perdonarte y restaurarte.
2. Pídele a Dios que aumente tu fe, que te enseñe a través de la Biblia y de tus tiempos de oración a confiar en que Él tiene el control sobre todo y que Él tiene poder sobre todos tus miedos y enemigos.
3. Pídele perdón a Dios si has dejado que algún miedo o incluso que el odio a tus enemigos te domine, pídele que te llene de su paz y te guíe a crecer en una relación personal con Él.

No Comments

¿Que te parecio el estudio? Dejanos tus comentarios

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.