Deja tus Sueños en manos de Dios

Lectura de Hoy:
1 Samuel 1:19-28 (Da un clic en el pasaje para leerlo)

Versículo clave:
“Le pedí al Señor que me diera este niño, y él concedió mi petición. Ahora se lo entrego al Señor, y le pertenecerá a él toda su vida».” 1 Samuel 1:27-28


Deja tus Sueños en manos de Dios

(No olvides leer las instrucciones del lado izquierdo antes de comenzar)

¿Cuáles son los sueños más grandes que tienes en tu corazón?, ¿cuáles son los momentos que más te gusta imaginar cómo irán a ser cuando lleguen a suceder? Tal vez el día de tu boda, cuando te conviertas en padre o madre, el día de tu graduación como profesionista o algún otro logro personal que estés persiguiendo. Uno de los sueños que yo más imaginaba era el día en que conocería a la mujer que amaría por el resto de mi vida y con la cual me casaría, sin embargo ¡tardó en llegar más de lo que yo esperaba! Y Dios me pasó por varios procesos y enseñanzas antes de confiarme el corazón de su hija con quien estoy por cumplir en unas semanas más cinco años de casado. La Biblia menciona en el capítulo 13 del libro de Proverbios que: “La esperanza postergada aflige al corazón, pero un sueño cumplido es un árbol de vida”, ¡qué difícil es soñar algo por años sin ver ninguna señal de que algún día vaya a ser realidad! Pero tan cierta es la declaración anterior como la siguiente: ¡no hay mayor alegría que experimentar un sueño del corazón hecho realidad por nuestro Señor! Porque ver un sueño cumplido es una enorme satisfacción, pero verlo cumplirse dentro de la voluntad de Dios y además saber que Él lo aprobó, dirigió y llevó a cabo ¡es mucho más asombroso de lo que uno puede imaginar! Si hay unos sueños que vale la pena soñar son aquellos que solamente con la intervención divina de Dios pueden llegar a suceder pues cuando sucedan junto con la realización de ellos tendremos una experiencia con el poder, la gracia y la misericordia de nuestro Señor. ¿Estás dispuesto a dejar tus sueños en manos de Dios y aceptar a cambio los que Él tiene para ti aunque esto implique que algunos de los tuyos no se realicen?

Soltando lo que tenemos en la mano
“Esperemos hasta que el niño sea destetado. Entonces lo llevaré al tabernáculo y lo dejaré allí con el Señor para siempre”. En nuestra lectura bíblica del día de hoy estamos siguiendo la historia previa al nacimiento del profeta Samuel, su madre Ana por años no pudo tener hijos porque Dios no se los concedió pero finalmente como veíamos en el estudio del día de ayer tras derramar su corazón y llevar sus amarguras al lugar correcto para dejarlas ir en oración “el Señor se acordó de la súplica de ella, y a su debido tiempo dio a luz un hijo a quien le puso por nombre Samuel“, la fe y el enfoque de esta mujer estaba plasmado en el significado del nombre de su hijo: “se lo pedí al Señor“, ¡Ana tenía en claro que el ver su mayor sueño hecho realidad era solamente porque el Señor se lo había concedido! Pero ella también tenía en claro la promesa que ella le había hecho a Dios cuando le pidió un hijo: “si miras mi dolor y contestas mi oración y me das un hijo, entonces te lo devolveré. Él será tuyo durante toda su vida“. ¡Este compromiso no había sido hecho a la ligera y no era fácil de cumplirse en ninguna manera! Porque hacerlo implicaba que ella tenía que llevar a su hijo al templo y dejarlo allí para que viviera para siempre criado por el Sumo Sacerdote y dedicando su vida a conocer al Señor. ¡Qué decisión tan difícil es el dejar ir tus sueños justo cuando se sienten más reales y posibles de suceder que nunca antes en tu vida! Pero lo cierto es que para poder tomar con nuestras manos todo lo que Dios tiene para nosotros primero tenemos que soltar lo que tenemos sujetado y aceptar la posibilidad de que no lo volvamos a recuperar. ¿Qué tienes abrazado con todas tus fuerzas que no quieres dejar ir?, ¿una relación interpersonal con alguien que no ama a Dios?, ¿un trabajo que te impide vivir en integridad?, ¿un hábito que sacia tus deseos pero aparta tu santidad?, ¿una herida del pasado que no te deja sanar y seguir adelante con tu vida? Dios quiere que lo dejes todo en sus manos y aceptes lo que sea que Él quiera hacer con ello y lo que te quiere dar a cambio.

La entrega es una señal de confianza total
“Le pedí al Señor que me diera este niño, y él concedió mi petición. Ahora se lo entrego al Señor, y le pertenecerá a él toda su vida”. ¡Qué día tan emotivo debió ser para Ana cuando dejó a Samuel siendo todavía un niño en las puertas del templo! La Biblia no dice si ella experimentó tristeza, dolor o algo similar, ¡Ana no tenía ninguna evidencia de que alguna vez volvería a ser madre! Delante de ella estaba su mayor anhelo y sueño contestado y estaba dejándolo en manos de Dios para que hiciera con él lo que quisiera. Lo que la Biblia sí dice es que tras hacer esta entrega junto con Elcana su esposo: “Allí ellos adoraron al Señor“.  Si algo tenía esta mujer en claro era que el único lugar donde su hijo estaría más seguro y amado era en las manos de Dios. ¡Atrévete a dejar tus sueños, anhelos y deseos en manos de aquel que ama tu alma más de lo que alguien te amará jamás! Su amor puede restaurar cualquier herida, reescribir cualquier historia, proveer todas tus necesidades y llevarte a vivir en libertad total. ¡Por supuesto que es más fácil decirlo que hacerlo! Siendo honestos aquello que más amamos y valoramos no se lo confiamos casi nadie sino solamente a quienes les tenemos una confianza total y de quienes tenemos la certeza que nos aman y cuidarán de lo nuestro como si fuera de ellos mismos. Esta es la situación: puedes poner tu confianza TOTAL en Dios, Él te ama más de lo que tú mismo te amas a ti y puede cuidar de tu corazón, tu futuro, tu carrera profesional y tu familia mucho mejor de lo que tú lo podrías hacer. Dejar todo en sus manos no significa perderlo sino permitir que Él ponga todo en su lugar, ordene nuestros tiempos y moldee nuestro carácter para recibir lo que Él tiene para nosotros.

Conclusiones
El capítulo 2 del primer libro de Samuel nos revela lo siguiente en el versículo 21: “Y visitó Jehová a Ana, y ella concibió, y dio a luz tres hijos y dos hijas. Y el joven Samuel crecía delante de Jehová“. Verdaderamente Dios tomó el control de la situación y le concedió a Ana más de lo que ella se imaginaba, no solamente porque le dio más hijos e hijas sino porque a Samuel su primogénito a quien dejó en sus manos  lo hizo crecer en el conocimiento de Su Voluntad y lo formó para hacer de él uno de los profetas más sobresalientes de la historia de Israel y de la Biblia misma. Todavía no has visto ni siquiera has imaginado todo lo que Dios puede hacer con los sueños y anhelos que dejes en sus manos, ¡ninguna satisfacción personal que alcances con tus fuerzas será jamás comparable con la de saber que estás haciendo la voluntad de Dios y cumpliendo lo sueños de su corazón y el propósito para el que fuiste creado! No dejes que el miedo, la incertidumbre o la falta de fe te detengan de confiarle a Dios aquello que tanto te resistes a darle pero que sabes bien que te mantiene alejado de Él, ¡Dios no destruirá tus sueños ni te los cambiará por algo que no te guste o disfrutes! ¡Él te ama! Y lo que Él hará en ti te llenará de plenitud, felicidad y realización. Haz tuya la declaración que hizo Job en el capítulo 13 del libro que narra su vida: “He aquí, aunque él me matare, en él esperaré“. ¡Sea lo que sea que Dios decida hacer conmigo y mis planes tengo la certeza de que será lo mejor para Él y por lo tanto para mí! El día que llegue al Cielo delante de el Señor prefiero ser recompensado por la confianza y paciencia que puse en Él que por todos los logros que tuve haciéndolo a Él aun lado. Suelta lo que tienes en tu mano en las suyas y aférrate a lo que Él tiene para ti, sumérgete en la Palabra y aventúrate en una relación de amor con tu Salvador.

Ideas para tu Oración de Hoy
1. ¿Tienes algún sueño, hábito o posesión que no has querido soltar y dejar en manos de Dios? Toma la decisión de confiar en Él, mediante una oración pon todo delante de Él y pídele que tome el control de tu vida, ¡llénate de valor para dejarlo ser verdaderamente el Señor de tu vida!
2. Pídele a Dios que siembre sus sueños en tu corazón, que aumente tu fe para hacer todo lo que Él tiene para ti y que te guíe en la lectura de la Biblia para conocer el propósito del que quiere que seas parte.

1 Comment

  1. Violeta Rodríguez

    June 11, 2018

    La palabra exacta que mi corazón necesitaba de parte de Dios.
    Dios bendiga su vida y su ministerio porque no es la única ocasión en la cual el Señor me habla tan clara y tajante mediante ustedes.
    Y hoy hoy gracias a esta palabra me levanto en el nombre de nuestro Señor Jesucristo!!!

¿Que te parecio el estudio? Dejanos tus comentarios

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.