¿Sobre qué principios estás edificando tu vida?

Lectura de Hoy:
Mateo 7:24-29 (Da un clic en el pasaje para leerlo)

Versículo clave:
“Todo el que escucha mi enseñanza y la sigue es sabio, como la persona que construye su casa sobre una roca sólida.” Mateo 7:24


¿Sobre qué principios estás edificando tu vida?

(No olvides leer las instrucciones del lado izquierdo antes de comenzar)

Todos tenemos principios que rigen nuestras decisiones y comportamiento. Muchos de estos principios los aprendimos en nuestro hogar, otros más en la educación que recibimos y unos cuantos más los hemos ido recopilando con los años a través de diversas experiencias. Tus principios están entrelazados con tus expectativas de vida y tus convicciones, es decir, lo que estás convencido que es lo mejor para ti es lo que esperas y tratas de alcanzar y la manera en que lo lograrás tiene todo que ver con lo que consideras que es bueno, malo, válido y posible. Hace un par de días tuve un pequeño accidente de auto, gracias a Dios no hubo heridos ni alguna situación de riesgo, cuando el personal de mi seguro estaba por terminar su reporte para que yo pudiera irme el oficial de tránsito me llamó a parte para hacerme ver que yo era acreedor a una multa y me dijo lo siguiente: “es una multa cara y no hay posibilidad de conseguir un descuento”, para luego preguntarme: “¿o no quería recibir una multa?”, antes de dejarlo continuar con su intento de pedirme dinero le contesté: “soy cristiano y respeto mucho a la autoridad, por lo mismo lo respeto a usted, si yo merezco una multa así será, no se preocupe por el precio elevado de mi multa, Dios proveerá”. Solamente sonrió y me entregó la multa. Cuando fui a pagarla, ¡me costó 300 pesos! No estoy diciendo que sea poco o mucho dinero pero sí trato de decir que ¡mi integridad vale mucho más que eso! Pero la del oficial de tránsito tristemente ante sus ojos era de muy poco valor. ¿Qué estás dispuesto a hacer por alcanzar tus metas y sueños?, ¿sobre qué estás edificando tu vida?, ¿sabías que los cimientos que te sostienen son los mismos que sostendrán a tu familia, tus hijos y a tu integridad? ¡Escoge sabiamente dónde echarás raíces! Porque cuando las pruebas y tormentas vengan, porque es un hecho que vendrán, dejarán al descubierto lo firme o blando que está el suelo bajo tus pies.

Construyendo sobre una base sólida
“Todo el que escucha mi enseñanza y la sigue es sabio, como la persona que construye su casa sobre una roca sólida”. En la lectura bíblica de nuestro estudio de hoy estamos terminando el Sermón del Monte que enseñó Jesucristo, y es precisamente Él quien escoge cerrar este conjunto de principios y enseñanzas que dio en su primer discurso público con la siguiente afirmación:  “Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace…“. Jesús no estaba platicando algunas ideas que tenía ante una multitud para entretenerla, ganar su admiración o hacerse popular, ¡Él estaba sembrando su Palabra en el corazón de las personas esperando que quienes lo escucharan la pusieran en práctica! ¡Él sigue esperando lo mismo de ti y de mí el día de hoy! Jesucristo nos dejó la Biblia y todas sus enseñanzas no para que estén en un libro en algún lugar de nuestra casa o dentro de una aplicación en nuestro smartphone que solo usamos los domingos, ¡no! sino que las dejó allí para que la leyéramos, la estudiáramos, la aprendiéramos ¡y la hiciéramos! Contrario a los que algunas personas enseñan, la vida cristiana no es una vida “sin problemas” ni de “pura felicidad”, lo que sí es es una vida donde puedes tener la certeza total de que Dios tiene cuidado de todo lo que pase en tu vida, sea bueno o malo, arriesgado o emocionante, Él siempre tiene todo bajo control. Jesús mencionó que quien escoge a la Biblia para hacer de los principios en ella el cimiento sobre el cual edifique su vida: “Aunque llueva a cántaros y suban las aguas de la inundación y los vientos golpeen contra esa casa, no se vendrá abajo porque está construida sobre un lecho de roca“, ¡no hay otra fuente de paz interior, estabilidad y seguridad como la roca sólida que representa el desarrollar una relación personal con Jesús! ¿Qué tan sólida y estable es tu vida el día de hoy?, ¿qué tanto tiempo inviertes en la Biblia?, ¿estarán relacionadas las respuestas de las dos preguntas anteriores?

Una construcción sin cimientos firmes, tarde o temprano se derrumbará
“Pero cualquiera que me oye estas palabras y no las hace, le compararé a un hombre insensato, que edificó su casa sobre la arena; y descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y dieron con ímpetu contra aquella casa; y cayó, y fue grande su ruina”
. Una persona insensata o con falta de sensatez de acuerdo a la Real Academia Española es alguien que no tiene un buen juicio, que no está cuerdo ni es prudente. ¿No es precisamente una falta de buen juicio o de prudencia lo que nos hace cometer nuestros más grandes errores?, después de cometerlos, ¿no solemos preguntarnos cómo es que fuimos capaces de hacer semejantes acciones? La respuesta es sencilla, reaccionamos como lo hicimos como resultado de un intento desesperado de evitar que nuestra vida se viniera abajo, solemos recurrir a lo que sea con tal de que nuestras relaciones, éxitos e imagen no se venga abajo, aceptamos mentir, robar, sobornar, engañar y controlar ¡con tal de que al final de todo sigamos de pie! ¿No es esto lo mismo que hacíamos de niños cuando jugábamos a construir castillos de arena frente al mar? Tratábamos de impedir que una ola lo derribara pero tarde o temprano llegaba una ola lo suficientemente fuerte para interferir en nuestra planeación. Jesucristo fue claro al mencionar que a todos por igual nos llegarán los días de lluvia, inundación y fuertes vientos que golpeen nuestra vida con fuerza, la única diferencia que habrá entre quienes hayamos escogido escuchar su Palabra y hacer de ella el cimiento bajo nuestros pies es que al final del día seguiremos de pie, sostenidos en su gracia y su misericordia y descansando en su paz y provisión.

Conclusiones
El rey David escribió una gran cantidad de los Salmos que se encuentran en la Biblia, este hombre fue descrito por la misma Palabra de Dios como alguien que tenía el corazón conforme al corazón de nuestro Señor. En el Salmo 27 hace la siguiente declaración: “Señor es mi luz y mi salvación, entonces ¿por qué habría de temer? El Señor es mi fortaleza y me protege del peligro, entonces ¿por qué habría de temblar? Cuando los malvados vengan a devorarme, cuando mis enemigos y adversarios me ataquen, tropezarán y caerán. Aunque un ejército poderoso me rodee, mi corazón no temerá. Aunque me ataquen, permaneceré confiado”. ¿No te parece que esta declaración que hizo un hombre que continuamente tenía que salir a arriesgar su vida en batallas contra sus enemigos reflejaba una fuerte confianza y un cimiento sólido sobre el cual estaba de pie? ¡Su valor y seguridad estaban edificadas sobre el conocimiento que tenía del Señor! El resultado de tener una relación personal con Dios lo había convertido en un hombre líder, osado, atrevido y ¡vencedor! Si sigues leyendo este salmo llegarás a una declaración que deja al descubierto dónde había arrojado el ancla el rey David cuando la tormenta venía, el versículo 13 dice lo siguiente: “Hubiera yo desmayado, si no creyese que veré la bondad de Jehová”. David aceptó la invitación del Señor de dejar en sus manos el control de su vida, ¡y vaya que pasó por etapas de prueba difíciles! Pero su perseverancia en depender de Dios lo llevó a lograr el propósito para el cual el Señor lo había escogido, formado y dirigido. ¡Acepta la invitación de Jesucristo de hacer de una relación con Él y de su Palabra el cimiento sobre el cual construyas tu vida! La sociedad siempre te propondrá teorías nuevas que traten de enderezar tu vida, y cuando vean que no funcionan te propondrán otra y otra más. ¡La Biblia es la misma de ayer, de hoy y de siempre! Las enseñanzas de Dios no tienen vigencia, sus principios siguen funcionando el día de hoy y la vida que hay en conocerle ¡sigue siendo imposible de comparar o asemejar! Escoge a Jesucristo, deja que sus principios edifiquen tu vida, tu familia y tu futuro.

Cuando Jesús terminó de decir esas cosas, las multitudes quedaron asombradas de su enseñanza, porque lo hacía con verdadera autoridad, algo completamente diferente de lo que hacían los maestros de la ley religiosa.

Ideas para tu Oración de Hoy
1. Usa tu oración de hoy para pedirle al Señor que dirija tus tiempos de lectura de la Biblia para aprender los principios sobre los cuales necesitas edificar tu vida para hacer frente a las tormentas que vengan con el tiempo.
2. Si no has estado invirtiendo tu tiempo y energía en leer la Biblia y platicar con Jesús, ¡arrepiéntete y toma mejores decisiones! Acércate a Dios, su Palabra y su Iglesia y haz de tu relación con Él el cimiento de tu vida.

1 Comment

  1. Jackeline

    September 16, 2017

    Muy edificativo, gracias por compartir el mensaje

¿Que te parecio el estudio? Dejanos tus comentarios

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.