¡No vivas preocupado! Pon tu confianza en Dios

Lectura de Hoy:
Mateo 6:25-34 (Da un clic en el pasaje para leerlo)

Versículo clave:
“Busquen el reino de Dios por encima de todo lo demás y lleven una vida justa, y él les dará todo lo que necesiten” Mateo 6:33


¡No vivas preocupado! Pon tu confianza en Dios

(No olvides leer las instrucciones del lado izquierdo antes de comenzar)

Mientras estudiaba la carrera profesional trabajaba como ingeniero de sonido para una organización cristiana que agrupaba a una iglesia, una escuela, una casa hogar, un centro de rehabilitación y una librería. La cantidad de eventos semanales y anuales que organizaban y en los cuales yo tenía que estar ¡era muy elevada! Además de mis estudios y el trabajo estaba involucrado en varias actividades de la iglesia y dirigía un estudio bíblico entre semana. Recuerdo que a finales de un mes de noviembre coincidieron la semana de exámenes finales con un par de congresos que me hicieron desvelarme y desgastarme por más de dos semanas seguidas. Al final mi cuerpo no aguantó y terminé internado en el hospital, recuerdo que en el momento en que el doctor mencionó que tendría que quedarme unos días para ser analizado ¡me dio un ataque de ansiedad! Era una sensación muy extraña en todo mi cuerpo, como si tuviera urgencia por salir de ahí pero a la vez quería quedarme, fue un momento muy intenso en el que la enfermera tuvo que suministrarme unos sedantes para calmarme. ¡Qué difícil es lidiar con la ansiedad! Con esta sensación de inquietud y agitación física, emocional y mental. ¿Has experimentado o estás experimentando en este momento alguna etapa de ansiedad? ¿Qué suele causarla? A veces es un problema no resuelto que nos mantiene preocupados, puede ser también un evento que nos atemoriza o algo que necesitamos y no sabemos como supliremos. Más de una vez me he dado cuenta que mi falta de paz que termina en un estado de afán y ansiedad no es más que un reflejo de falta de confianza en que Dios me ama y tiene cuidado de mí, cuando trato de hacer las cosas a mi manera y en mis tiempos suelo terminar ansioso.

Lo que de verdad importa
“Por eso les digo que no se preocupen por la vida diaria, si tendrán suficiente alimento y bebida, o suficiente ropa para vestirse. ¿Acaso no es la vida más que la comida y el cuerpo más que la ropa?”. Hacia el final del capítulo 6 del libro de Mateo que forma parte del Sermón del Monte que hemos estado estudiando en nuestra lectura de hoy y por un par de semanas leemos a Jesucristo tocando ahora el tema del afán y la ansiedad. Jesús percibió en el corazón de las personas su falta de tranquilidad al vivir preocupados sobre si tendrían suficiente alimento para ellos y su familia o suficiente ropa para vestirse, ¿qué te preocupa a ti?, ¿falta de recursos?, ¿falta de trabajo o la necesidad de uno nuevo?, ¿saber si un día te casarás o ya que estás casado encontrar cómo restaurar tu matrimonio?, ¿la situación de tus hijos, tus padres u otro familiar?, ¿qué es aquello que te está robando el sueño, la felicidad y la paz invadiendo tu mente y dirigiendo tus emociones? Ante las angustias de los israelitas Jesús los invitó a cambiar su enfoque: más importante que la comida o la ropa es cómo estás viviendo tu vida. ¿Por qué Jesús no vivía preocupado por esta cosas si también era un ser humano con necesidad de alimentos y vestido? ¡Porque conocía el corazón de su Padre! Del cual nos reveló un poco al mencionar lo siguiente: “Miren los pájaros. No plantan ni cosechan ni guardan comida en graneros, porque el Padre celestial los alimenta. ¿Y no son ustedes para él mucho más valiosos que ellos?… Si Dios cuida de manera tan maravillosa a las flores silvestres que hoy están y mañana se echan al fuego, tengan por seguro que cuidará de ustedes“, ¡Dios tiene cuidado de nosotros! El mensaje es claro: si las aves viven confiadas en que su Creador las alimentará, porque no confiaremos nosotros si Él nos demostró al enviar a su hijo Jesús a la cruz que somos mucho más valiosos y que siempre ve por nosotros? “¿Por qué tienen tan poca fe?

¿Sirve de algo preocuparse?
“¿Acaso con todas sus preocupaciones pueden añadir un solo momento a su vida?”. La Real Academia Española define la palabra preocuparse como: “ocupar antes o anticipadamente algo”, es decir, cuando decido comenzar a sufrir desde hoy por lo que creo que me pueda pasar mañana, me preocupo; cuando escojo desde hoy no tener fe en que el Señor cuidará de mí, mi esposa, mi familia, mi corazón, mi noviazgo, mi trabajo y todo lo demás estoy escogiendo preocuparme y poner mis necesidades por encima de mi confianza en Él. ¡Preocuparse nos lleva a perder el enfoque en el poder y la provisión de Dios y ponerlo en nuestras carencias, temores y debilidades! ¿Sirve de algo preocuparse? ¡Por supuesto que no! Jesús lo dijo claramente, preocuparnos no nos ayudará a añadir un momento más a la vida, no adelantará el futuro, cambiará el pasado ni producirá una solución milagrosa a nuestra situación, ¡pero todo eso sí puede hacerlo nuestro Señor! Él puede restaurar nuestro pasado, cuidar de nuestro futuro, darnos paz en el presente para disfrutar más nuestra vida y ¡hacer un milagro para resolver aquello que está fuera de nuestras fuerzas pero dentro de su Voluntad! ¿Qué podemos hacer entonces cuándo la ansiedad y el temor toquen a nuestra puerta? Seguir el consejo del Hijo de Dios: “Busquen el reino de Dios por encima de todo lo demás y lleven una vida justa, y él les dará todo lo que necesiten“, es decir refugiarnos en nuestra relación personal con nuestro Salvador, buscar su Reino, leer en su Palabra principios de paz, fortaleza y vida, mantener nuestra atención en su justicia y darle el voto de confianza de que Él cuida de nosotros y se encargará de toda situación fuera de nuestro control.

Conclusiones
“Así que no se preocupen por el mañana, porque el día de mañana traerá sus propias preocupaciones. Los problemas del día de hoy son suficientes por hoy”. Dios nos da la gracia para enfrentar las pruebas que llegan a nuestra vida y nos prepara para las que están por venir, pero para lo que no nos da gracia son para aquellas pruebas que nos imaginamos que llegarán ¡pero nunca serán reales! Nos encanta inventar historias y escenarios en nuestra mente sobre sufrimiento, dolores y angustias que nunca hemos experimentado y seguramente nunca experimentaremos y una vez que las hemos creado ¡nos preocupamos e imaginamos lo mucho que nos afectaría vivirlas! Esta manera de pensar solamente nos hace daño y golpea nuestra fe y emociones. ¡Enfoca tu mente en lo que es verdadero!, en el amor de Dios que sí es real el día de hoy, en los propósitos que tiene para tu vida, en su perdón y su gracia. “Así que no se preocupen por todo eso diciendo: “¿Qué comeremos?, ¿qué beberemos?, ¿qué ropa nos pondremos?”. Esas cosas dominan el pensamiento de los incrédulos, pero su Padre celestial ya conoce todas sus necesidades“. No permitas que la falta de fe domine tus pensamientos, enfrenta tu ansiedad e incertidumbre con decisiones de buscar a Dios, su Palabra y su verdad, llena tu mente con sus promesas, ¡escoge creer en Dios por encima de creer en tus emociones, lo que sucede a tu alrededor o los males que te imaginas que puedan venir contra tu vida y la de los que amas!. Lee con atención y con fe las siguientes porciones de la Biblia, memorízalas si es posible, escríbelas donde las puedas ver todos los días y obliga a tu mente a ir a ellas cada vez que te proponga pasar minutos u horas pensando en preocupaciones y alimentando tu ansiedad : “Mi Dios, pues, suplirá todo lo que les falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús” (Fil. 4:19), “Pongan todas sus preocupaciones y ansiedades en las manos de Dios, porque él cuida de ustedes” (1a Pedro 5:7), “No se preocupen por nada; en cambio, oren por todo. Díganle a Dios lo que necesitan y denle gracias por todo lo que él ha hecho. Así experimentarán la paz de Dios, que supera todo lo que podemos entender. La paz de Dios cuidará su corazón y su mente mientras vivan en Cristo Jesús.” (Filipenses 4:6-7), “Gusten, y vean que es bueno Jehová;
dichoso el hombre que confía en él.” (Salmos 34:8), “Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera; porque en ti ha confiado” (Isaías 26:3), “Y ahora, amados hermanos, una cosa más para terminar. Concéntrense en todo lo que es verdadero, todo lo honorable, todo lo justo, todo lo puro, todo lo bello y todo lo admirable. Piensen en cosas excelentes y dignas de alabanza” (Filipenses 4:8).

Ideas para tu Oración de Hoy
1. ¿Te diste cuenta de cuánta paz, seguridad y motivación puedes encontrar al leer la verdad y las promesas de la Palabra de Dios? ¡Hay muchísimas más que están esperándote! Pon en práctica la lectura de la Biblia y la memorización de las porciones que más paz y seguridad te dan para enfrentar tus etapas de ansiedad y preocupación. ¡Pelea por tu paz y estabilidad!
2. Aprovecha tu oración de hoy para dejar en sus manos tus angustias, ansiedades y preocupaciones, pídele perdón por no confiar en Él, por querer tener tú el control y por dudar de sus tiempos y respuestas. Escoge creerle por encima de tus miedos, inseguridades y de las mentiras del diablo que quieren robar tu paz.

No Comments

¿Que te parecio el estudio? Dejanos tus comentarios

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.