Elige a hoy a quién Servirás con tu vida

Lectura de Hoy:
Josué 24:14-33 (Da un clic en el pasaje para leerlo)

Versículo clave:
“Elige hoy mismo a quién servirás. ¿Acaso optarás por los dioses que tus antepasados sirvieron del otro lado del Éufrates? ¿O preferirás a los dioses de los amorreos, en cuya tierra ahora vives? Pero en cuanto a mí y a mi familia, nosotros serviremos al Señor .” Josué 24:15

Elige hoy a quién Servirás con tu vida
(No olvides leer las instrucciones del lado izquierdo antes de comenzar)

¿En qué piensas cuando escuchas la palabra “servir”? Algunos en alguien que hace un trabajo de voluntario, otros tal vez la asocian con darle un uso a alguien o algo o habrá quienes piensen en labores que nadie quiere hacer como las asociadas con servidumbre o esclavos. La Real Academia Española define servir como: “estar sujeto a alguien por cualquier motivo haciendo lo que él quiere o dispone”. El servicio tiene que ver con la voluntad, con someter nuestros deseos, nuestro tiempo y nuestras energías a los planes y deseos de alguien más. ¡No suena a algo que haríamos por alguien que no conocemos, amamos y respetamos! La realidad de las cosas es cada día decidimos servir a algo o alguien con las decisiones que tomamos, y siendo honestos ¿no escogemos servirnos a nuestros propios deseos y placeres más seguido de lo que reconoceríamos? Por supuesto que todos sentimos hambre, sueño, cansancio y otras necesidades que requieren nuestra atención pero ¿qué pasa cuando esos deseos a los que sometemos nuestra voluntad terminan controlándonos y llevándonos a tomar decisiones que nos avergüenzan, perjudican e incluso perjudican a quienes nos rodean? El apóstol Pablo en el capítulo 6 de su carta a los Romanos lo dice de la siguiente manera: “¿No se dan cuenta de que uno se convierte en esclavo de todo lo que decide obedecer? Uno puede ser esclavo del pecado, lo cual lleva a la muerte, o puede decidir obedecer a Dios, lo cual lleva a una vida recta.” Las preguntas obligadas tras leer esta porción de la Biblia serían: ¿a quién estamos decidiendo obedecer con nuestro estilo de vida? ¿al placer?, ¿a nuestros amigos?, ¿a la sociedad?, ¿a nuestros miedos?, ¿a nuestras adicciones? o ¿a aquel a quien llamamos Señor de nuestro corazón? Todos servimos a alguien, ¿a quién sirves tú?

Dios no tiene nietos
“Por lo tanto, teme al Señor y sírvelo con todo el corazón. Echa fuera para siempre los ídolos que tus antepasados adoraron cuando vivían del otro lado del río Éufrates y en Egipto. Sirve sólo al Señor. Hoy en nuestro último estudio del libro de Josué leemos en la lectura de la Biblia la última porción del último discurso que le dio Josué a los israelitas. Tras hacer un recuento de las bendiciones y fidelidad de Dios a lo largo de los años se detuvo a hacerles una pregunta que quería que pensaran despacio y se aseguraran de no contestarla a la ligera: “¿A quién van a servir el resto de su vida?”, “¿Acaso optarás por los dioses que tus antepasados sirvieron del otro lado del Éufrates? ¿O preferirás a los dioses de los amorreos, en cuya tierra ahora vives?“. Hace muchos años recuerdo haber tenido una conversación con una amiga que estaba a punto de entrar en una relación de noviazgo con un joven que no tenía una relación personal con Dios, cuando la animé a pensarlo más despacio y consultar a Dios su respuesta fue: “mis papás ya me dieron permiso, así que puedo hacerlo”. No quiso escuchar más y entró en esa relación de noviazgo, muchos años han pasado y su relación con Dios nunca fue igual, ¿por entrar en un noviazgo con un incrédulo? En el fondo ese no era el problema, el problema real era que no quería obedecer al Señor sino a los deseos de su corazón, escogió servirse a sí misma y a su placer y se extravió en el camino. Es interesante que Josué le pregunta en diferentes ocasiones a los israelitas: ¿servirás a Dios o a los ídolos y dioses de tus antepasados? Porque a la hora de tomar decisiones de fe debes recordar que Dios no tiene nietos, solamente hijos. Somos responsables por cada decisión que tomamos, ¡no podemos culpar a las malas o buenas decisiones de nuestros padres o antepasados! La Palabra de Dios está disponible para todos, sus instrucciones y mandamientos están allí esperando por ser leídos, aprendidos y puestos en práctica. Escoger servir al Señor con nuestra vida es escoger conocerlo, honrarlo y obedecerlo.

Somos incapaces, lo necesitamos a Él
“—Ustedes no son capaces de servir al Señor, porque él es Dios santo y celoso. No les perdonará su rebelión ni sus pecados. Si abandonan al Señor y sirven a otros dioses, él se pondrá en contra de ustedes y los destruirá, aunque les haya hecho tanto bien en el pasado”. El pueblo de Israel tenía un largo historial de idolatría y en repetidas ocasiones había roto su compromiso con el Señor para servir a otros dioses y hacerse ídolos. Cuando Josué les preguntó que a quien servirían ellos contestaron con seguridad y firmeza: “Nosotros jamás abandonaríamos al Señor ni serviríamos a otros dioses” pero la respuesta que recibieron de Josué ¡seguramente no se la esperaban”: “Ustedes no son capaces de servir al Señor“. Nacimos esclavos del pecado, la naturaleza que tenemos ha demostrado una y otra vez que es fácilmente seducida y controlada por los deseos de hacer lo malo, por el egoísmo, la inmoralidad y la corrupción, ¡no hay argumento, método o inteligencia humana que nos haga capaces de servir al Señor permanentemente! Y entonces es aquí podemos recordar la respuesta que le dio Jesús a sus discípulos en el capítulo 18 del Evangelio de Lucas cuando le preguntaron: “Entonces, ¿quién podrá ser salvo?”. Él contestó: “lo que es imposible para los hombres, es posible para Dios”. Jesús dijo en el capítulo 14 del Evangelio de Juan que Él era el único camino hacia el corazón del Padre. ¡No podemos vivir un cristianismo genuino sirviendo a Dios con todo el corazón y sin estar sometidos al pecado sin una relación personal con Jesucristo! Cuando los israelitas mostraron su seguridad en sus capacidades para servir a Dios recibieron esta otra respuesta: “Muy bien —dijo Josué—, entonces destruyan los ídolos que tienen entre ustedes y entréguenle el corazón al Señor“. Decidir servir al Señor con nuestra vida es decidir entregarle el corazón y destruir todo aquello que adoramos, protegemos y cultivamos dentro de nosotros que lo desagrada.

Conclusiones
“—Ustedes son testigos de su propia decisión —les dijo Josué—. Hoy han elegido servir al Señor. —Claro que sí —respondieron—, somos testigos de lo que dijimos”. ¿Cuál es tu decisión el día de hoy? Los israelitas entendieron el mensaje de Josué al declarar: “Serviremos al Señor nuestro Dios. Lo obedeceremos sólo a él.” Servir al Señor requiere una obediencia total y no parcial a sus instrucciones, demandará de ti toda tu fe y un compromiso firme y perseverante por conocer su Palabra. Dios se toma muy en serio nuestra decisión, Él quiere hacer un pacto con todos aquellos que así lo quieran también, Él por su parte quiere ser nuestro Señor, nuestra defensa, nuestro padre y nuestro único amor, nosotros por nuestra parte debemos depositar toda nuestra confianza, esperanza y obediencia en Él, en su corazón y en su Palabra. La vida cristiana no es un estatus social, no es un título ni se trata de escoger a qué iglesia asistirás los domingos, ¡se trata de seguir a Jesucristo para ser cada día más como Él! No podemos vivir la vida sirviéndonos a nosotros mismos y llamando “Señor” a alguien más, ¡es una contradicción! Terminaremos sirviendo a dos señores y como bien lo dijo Jesús en el capítulo 16 del Evangelio de Lucas terminarás menospreciando a uno el día que quieras satisfacer al otro. ¡Dios no está dispuesto a compartir tu vida y corazón con nadie más! No podemos menospreciar al pecado cuando queremos agradar a Dios y luego cuando queremos disfrutar de nuestro pecado ¡menospreciar al Señor! ¡Él es un Dios santo y celoso! ¡Es el Creador del Universo y merece todo nuestro respeto, nuestro esfuerzo y nuestro corazón! ¡Pongamos el nombre de nuestro Señor en alto! Que todo el mundo vea que vale la pena pagar el precio más alto por el amor de nuestro Salvador, que sepan que ¡no cualquier persona puede ser cristiana sino solamente quienes estén dispuestos a entregar toda su vida a Jesucristo y dejarse guiar por Él! Lo mencionamos al principio: servir tiene todo que ver con la voluntad. ¿A quién someterás tu voluntad? ¿A tu cuerpo que te pide que satisfagas sus placeres desordenados?, ¿a tu mente que codicia las riquezas que no alcanza a tener?, ¿a tu corazón que quiere sentirse amado a costa de ti y de los demás? ¿0 a aquel que no se guardó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros? A aquel que tiene un amor tan fuerte que nada puede separarnos de Él, quien conoce nuestro nombre, lo más brillante de nuestra personalidad y lo más oscuro de nuestros errores y aún así nos ama y quiere usarnos en sus propósitos eternos, toma una decisión firme el día de hoy, no vayas más de un lado a otro tambaleándote entre tu fe y el pecado. “Elige hoy mismo a quién servirás… en cuanto a mí y a mi familia, nosotros serviremos al Señor”.

Después de eso, Josué, hijo de Nun y siervo del Señor, murió a los ciento diez años de edad…
El pueblo de Israel sirvió al Señor durante toda la vida de Josué

Ideas para tu Oración de Hoy
1. Nuestras decisiones nos revelan a quién hemos decidido servir en nuestro corazón. Pídele al Señor que te muestre si tienes un corazón dividido que busca servir a más de un Señor, al ir detectando otros “dioses” o “ídolos” a quienes adoras más o antes que a Él pídele perdón, arrepiéntete genuinamente y haz un compromiso de entregarte a Él. Elige hoy a quien servirás.
2. Reconoce que en tus fuerzas eres incapaz y pídele que te guíe a una relación personal con Él, pídele sabiduría y revelación al leer la Biblia y pídele también que te llene de su Espíritu Santo para que sea tu guía al corazón del Padre.

2 Comments

  1. admin

    October 9, 2014

    Muchas gracias Andrea por tus palabras de bendición y de ánimo,
    Ayúdanos a seguir compartiendo este mensaje a más y más personas para que más conozcan y se enamoran de nuestro Señor y Salvador

    Saludos!

  2. Andrea

    October 9, 2014

    Gracias por tanta bendición recibida a traves de estos devocionales. Dios usa cada palabra que escribes para revelarnos su voluntad en nustras vidas! Deseo de todo corazón que Dios te siga bendiciendo y usando para Su Gloria!

¿Que te parecio el estudio? Dejanos tus comentarios