Todos necesitamos ayuda de los demás

Lectura de Hoy:
Romanos 15:1-13 (Da un clic en el pasaje para leerlo)

Versículo clave:
“Deberíamos ayudar a otros a hacer lo que es correcto y edificarlos en el Señor.” Romanos 15:2

Todos necesitamos ayuda de los demás
(No olvides leer las instrucciones del lado izquierdo antes de comenzar)

“No debemos agradarnos solamente a nosotros mismos. Deberíamos ayudar a otros a hacer lo que es correcto y edificarlos en el Señor. Pues ni siquiera Cristo vivió para agradarse a sí mismo.” No hay mejor manera de conocer el corazón de Dios que leyendo su Palabra, muchas veces somos tentados a leerla como una lectura más, de manera superficial y apegándonos únicamente a las palabras sin ver los motivos o enseñanzas más profundas que hay detrás de ellas. La primera parte de este capítulo 15 de la carta de Pablo a los romanos comienza hablando sobre que debemos ayudarnos unos a otros pero leámoslo imaginándonos que nosotros somos “los otros”, ¿qué es lo que realmente nos está diciendo Dios a través de la Biblia? “Debemos aceptar la ayuda de otros para hacer lo correcto y así ser edificados en el Señor”. ¡La vida cristiana no fue diseñada para vivirla solos! Fracasaremos en nuestra lucha contra el pecado, nuestro conocimiento total de Dios y en entender el propósito para el que fuimos creados si vivimos alejados de una comunidad cristiana. Por supuesto que nuestra experiencia con Dios es personal pero sus propósitos para nuestra vida son basados en un cuerpo y no en un miembro. Necesitas ayuda de otros para hacer lo correcto y para edificar varias áreas de tu vida que no podrás levantar ni enderezar tú solo.

Ánimo y paciencia
“Que Dios, quien da esa paciencia y ese ánimo, los ayude a vivir en plena armonía unos con otros.”
Sin duda alguna dos de las características que más necesitamos en medio de las pruebas o las dificultades es el ánimo y la paciencia. En la lectura de hoy Dios nos menciona que es Él quien da esa paciencia y ese ánimo a través de “las Escrituras, nos dan esperanza y ánimo mientras esperamos con paciencia hasta que se cumplan las promesas de Dios“. Más de una vez he descubierto que el ánimo y la paciencia que he pedido han llegado a mi vida a través de otros cristianos que fueron usados por Dios para sostenerme y amarme. El Salmo 118 versículo 7 menciona que: “Jehová está conmigo entre los que me ayudan“, ¡por eso nos necesitamos tanto unos a otros! Así como cuando nos golpeamos por accidente en un pie al caminar y nuestros brazos, manos y dedos “corren” en su ayuda para sostenerlo y abrazarlo así necesitamos el abrazo y protección de otros porque un día Dios nos usará a nosotros para llevar ánimo y paciencia a otros.

Aceptación
“Por lo tanto, acéptense unos a otros, tal como Cristo los aceptó a ustedes, para que Dios reciba la gloria”. Hace tiempo escuché a un predicador mencionar que hay 4 necesidades básicas que sólo Dios puede suplir: Identidad (saber quién soy), Seguridad (saber que soy amado así como soy), Aceptación (saber que soy aceptado por quién soy) y Propósito (saber que tengo una razón para vivir). Es en la aceptación en la que me quiero detener un poco, el apóstol Pablo siendo usado por Dios nos llama a aceptarnos unos a otros pero ¿cómo puedo aceptar a otros si ni siquiera me puedo aceptar a mí mismo? Nuestra fuente de aceptación es Dios, hace años encontré e imprimí un pasaje de la Biblia con el que entendí este principio de aceptación, Efesios 1:5-7 dice que hemos sido aceptos en el Amado (Jesucristo) por el puro afecto de su voluntad, dicho de otra manera, ¡nos aceptó porque así lo quiso! Dirían en mi ciudad: porque se le dio la gana. ¡No hicimos nada para que nos aceptara el rey del Universo! En realidad todo lo hizo Jesús en la cruz al reconciliarnos con Él mediante su muerte y resurrección. Una vez que nos sabemos aceptados, traslademos esta misericordia y amor hacia los demás. Deja que Dios afirme esta aceptación a través del amor de otros. Hay vida en el amor desinteresado de otros cristianos que nos abrazan y levantan a pesar de que conocen nuestros pecados “más groseros”.

Conclusiones
“Le pido a Dios, fuente de esperanza, que los llene completamente de alegría y paz, porque confían en él”
. La falta de esperanza es lo que ha atraído a mucha gente a los pies del Señor y una vez que caímos rendidos ante Él ¿no fueron otros cristianos usados por nuestro Señor quienes nos escucharon, amaron y enseñaron del Evangelio? Nos necesitamos unos a otros para crecer en nuestra fe y en nuestra vida cristiana. Hay creyentes de muchos años que creen que ya no pueden o deben pedir ayuda porque sería “revelar” que son imperfectos y/o esclavos de algún pecado. Viven ahogando su lucha y dolor en el corazón. ¡Así es como crece un cáncer en el cuerpo! Encerrado, sin ser descubierto y sin ser tratado. Dios es claro en la lectura del día de hoy: necesitas ayuda de otros para hacer lo correcto, para recibir paciencia, ánimo y la aceptación que Él tiene para ti. Abre tu corazón, deja de pelear solo, acércate a una comunidad cristiana y deja que la vida del cuerpo de Dios te abrace, restaure y sostenga.

Ideas para tu Oración de Hoy
1. Si has estado pelando solo tus batallas pídele perdón a Dios, pídele que te guíe a una iglesia o comunidad cristiana donde puedas crecer. Si ya perteneces a una, busca a un líder o pastor con quien abrir tu corazón. ¡Somos miembros de un mismo cuerpo!
2. ¿Hace cuánto no inviertes tiempo en ayudar a otros? Todos tenemos áreas donde necesitamos ayuda pero también áreas donde ya podemos ayudar a otros, siembra tiempo, ayuda y misericordia para que las puedas cosechar en tus propias pruebas y aflicciones.

1 Comment

  1. Hilda

    February 21, 2016

    este canto me fascina fue una de las pmaerris que le cante a mi Dios y hasta la fecha la recuerdo muy bien gracias mi Dios que gente se inspira en ti y podemos cantarte y alaberte con el corazon en la mano!

¿Que te parecio el estudio? Dejanos tus comentarios