Nuestras acciones tienen Consecuencias

Lectura de Hoy:
Romanos 2:1-10 (Da un clic en el pasaje para leerlo)

Versículo clave:
“(Dios)… pagará a cada uno conforme a sus obras.” Romanos 2:6

Nuestras acciones tienen Consecuencias
(No olvides leer las instrucciones del lado izquierdo antes de comenzar)

¿Somos mejores o peores que otros? Esta es una pregunta que muchas veces se han hecho los hombres durante toda la historia, nadie nos enseñó a compararnos, ¡es algo que aprendimos por naturaleza! Nadie nos enseñó la codicia, el egoísmo, el orgullo ni la envidia, los fuimos descubriendo al querer que toda lo que nos sucede a nosotros y a los demás fuera aprobado por nuestro propio sentido de “justicia”. Lo que creemos que es “correcto y merecido” ¡es lo que quisiéramos que sucediera siempre! Porque si no sucede así entonces abrimos la puerta mediante la comparación a la amargura, la depresión, la impotencia y muchos otros sentimientos que nos absorben la vida y la felicidad. Honestamente ¡no creo que seamos unos mejores que otros! Más adelante en la carta a los Romanos veremos que Dios declara que ¡no hay un solo justo ni uno sólo que haga lo bueno! De maneras o menos notorias todos buscamos al final nuestro propio placer y beneficio. La única real diferencia en una persona la puede hacer el amor de Dios que nos viene a salvar primeramente de nosotros mismo, después de nuestros pecados y finalmente de una muerte eterna.

Dios es un Juez Justo
“Por lo cual eres inexcusable, oh hombre, quienquiera que seas tú que juzgas; pues en lo que juzgas a otro, te condenas a ti mismo; porque tú que juzgas haces lo mismo”. Tal vez eres una persona muy puntual y te molesta la impuntualidad de otros al grado que hasta levantas la voz para que todos noten al impuntual, pero ponte a pensar, si nos sentáramos a platicar con el impuntual tal vez descubriríamos que él no tiene problemas con la depresión como tú, ¿es mejor ser impuntual o depresivo? Lo que quiero decir es que todos tenemos áreas reprobables en nuestra vida, ¡nos encanta hablar de aquello en lo que consideramos que somos ejemplares tanto como nos gusta esconder aquello en lo que no lo somos! Pero como Dios dijo a través de la carta del apóstol Pablo a los Romanos: quienquiera que seas tú, ¡eres inexcusable! Ningún argumento es válido para vivir en pecado ni para ser condescendiente con nuestras áreas débiles y nuestros malos hábitos. Todas nuestras acciones tendrán consecuencias, nuestra única esperanza es que nuestro Salvador nos libere y nos perdone para que en el juicio de Dios en lugar de ser declarados culpables seamos declarados redimidos.

Nuestra esperanza: Arrepentimiento
“¿Menosprecias las riquezas de su benignidad, paciencia y longanimidad, ignorando que su benignidad te guía al arrepentimiento?”
Dios muestra su amor hacia nosotros teniéndonos paciencia, bondad y animándonos constantemente (longanimidad) en medio de nuestros pecados para que nos arrepintamos y volvamos a Él. Dios a través de la lectura nos dice que él pagará a cada uno conforme a sus decisiones, no conforme a sus intenciones o buenos pensamientos sino conforme a sus acciones. ¿Cuáles son las alternativas de pago?: “Dará vida eterna a los que siguen haciendo el bien… pero derramará su ira y enojo sobre los que viven para sí mismos, los que se niegan a obedecer la verdad y, en cambio, viven entregados a la maldad. Habrá aflicción y angustia para todos los que siguen haciendo lo malo… pero habrá gloria, honra y paz de parte de Dios para todos los que hacen lo bueno“. ¿Por qué camino estás decidiendo ir con tus decisiones de cada día? Si hiciéramos una medición rápida del día de ayer, ¿te encaminaste con tus acciones hacia la honra y paz de Dios o hacia la aflicción y angustia?

Conclusiones
“Pero por tu dureza y por tu corazón no arrepentido, atesoras para ti mismo ira para el día de la ira y de la revelación del justo juicio de Dios”. No es nuestro papel señalar el mal de otros ni exaltar el bien que hacemos, la vida cristiana se trata de continuamente compararnos contra nuestro mayor ejemplo: nuestro salvador Jesucristo. ¿Qué tanto nos estamos pareciendo a Él con nuestras acciones? Porque aún si lográramos ser “más buenos” que el resto de los hombres que viven en este momento, ¡si no tenemos a Dios en el corazón seríamos un pecador más sin esperanza! Hemos dejado que nuestros estándares de pureza y felicidad los definan la sociedad y nuestros deseos ocultos de autosatisfacción. Volvamos a su Palabra, volvamos a su verdad, aprovechemos la plenitud de su paciencia y amor hoy para que el día del “justo juicio de Dios” salgamos aprobados y entremos a una eternidad junto a Él.

Ideas para tu Oración de Hoy
1. Dale gracias a Dios por enviar a su hijo Jesucristo para salvarnos.
2. Analiza tu vida, ¿en qué áreas de tu vida te has vuelto un buen juez al grado que has ocultado tus áreas débiles?
3. Arrepiéntete de aquello que estás haciendo mal y no agrada a Dios, retoma los estándares de pureza y santidad que Él ha establecido en su Palabra.

2 Comments

  1. TERE

    June 13, 2019

    HERMOSA ENSEÑANZA.. DIOS LE BENDIGA HNO.

  2. Milixza

    August 13, 2015

    Como siempre buen mensaje

¿Que te parecio el estudio? Dejanos tus comentarios

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.