¿Nos estamos Olvidando de Dios?

Lectura de Hoy:
Éxodo 1 (Da un clic en el pasaje para leerlo)

Versículo clave:
“Entretanto, se levantó sobre Egipto un nuevo rey que no conocía a José…”. Éxodo 1:8

¿Nos Estamos Olvidando de Dios?
(No olvides leer las instrucciones del lado izquierdo antes de comenzar)

El inicio de la historia de Moisés coincide con un reinicio en la historia de los israelitas. La historia nos enseña que los hebreos habían llegado a la tierra de los egipcios en los tiempos en que José, conocido como “José el Soñador” fue gobernador e hizo traer a toda su familia a esta tierra para cuidar de ellos durante 7 años de hambre que azotaron toda la tierra. Conforme pasaron los años, la Biblia enseña en el capítulo 1 de Éxodo que “… murieron José y sus hermanos y toda aquella generación. Sin embargo, los israelitas tuvieron muchos hijos, y a tal grado se multiplicaron que fueron haciéndose más y más poderosos. El país se fue llenando de ellos“. El pueblo de Israel había crecido en cantidad y poder al grado que se convirtieron en una amenaza ante los ojos del nuevo rey de Egipto, el cual menciona la Biblia “no había conocido a José“.

¿Cómo es posible que no haya conocido a José?
¿Te preguntaste esto mientras leías el capítulo 1 de Éxodo en la lectura de hoy? Piénsalo por un segundo, ¿cómo podría una nación olvidar los peores 7 años de hambre de toda su historia o bien, los 7 años de mayor prosperidad que jamás habían experimentado antes?, ¿cómo es que nadie le contó nunca a este nuevo rey las historias de aquel gobernador hebreo que interpretó los sueños del Faraón?, ¿cómo podría alguien no conocer estos hechos tan impresionantes y memorables?, ¿sería posible que las historias sobre las vacas flacas y las vacas gordas hubieran quedado por completo en el olvido? ¡Pareciera tan difícil e improbable pero la Biblia dice que así fue! Pero no sólo esto sino que al no haber conocido a José, descubriremos más adelante en la historia de Moisés que el nuevo rey de Egipto tampoco conoció jamás a Jehová, el Dios de José. Y entonces vienen nuevas preguntas a mi mente: ¿cómo es posible que habiéndose multiplicado tanto los israelitas,  la fama y el nombre de Jehová no se hayan multiplicado junto con ellos?, ¿cuándo había sido la última vez que alguien había recordado y contado la historia de cómo Dios había usado a José para revelarle sus planes a futuro a través de sueños propios y de otros?, ¿habían olvidado ya los hebreos al hombre tan ejemplar y sabio que Dios usó para salvarlos del hambre y la muerte? Estos versículos remarcados anteriormente en la introducción mencionan dos palabras clave que posiblemente hayan sido algunas de las causas de la situación actual que estaba atravesando el pueblo de Israel: multiplicación y poder. La prosperidad, las bendiciones, la paz, la estabilidad que tenían los israelitas poco a poco los hizo olvidarse de su dependencia de Jehová su Dios, olvidaron que fue por el Poder de Dios que los sueños del faraón fueron interpretados para que José llegara a un puesto de autoridad donde mandara a llamar a los israelitas para que no murieran de hambre.

Dios Siempre estuvo Presente
En los versículos 15 al 21 del primer capítulo de Éxodo, la Biblia registra cómo el rey de Egipto le mandó a las parteras de las hebreas matar a todo niño hebreo que naciera para detener su multiplicación y crecimiento; la Palabra de Dios enseña que “las parteras temieron a Dios, y no hicieron como les mandó el rey de Egipto, sino que preservaron la vida a los niños… y Dios hizo bien a las parteras; y el pueblo se multiplicó y se fortaleció en gran manera. Y por haber las parteras temido a Dios, él prosperó sus familias.” Aún cuando los hebreos se habían olvidado de Dios al grado que los egipcios no le conocían ni de oídas, Dios no se había olvidado de su pueblo y tras bambalinas dirigía el rumbo de sus vidas y cuidaba de ellos, esperando por el momento en que ellos habrían de acordarse de su Dios y volverse a Él.

Conclusiones: ¿Nos estamos olvidando de Dios?
La rutina, las responsabilidades, el éxito, las ocupaciones y tantas otras cosas suelen ocupar nuestras mentes al grado que si nos descuidamos podemos reemplazar nuestra necesidad de Dios con sentimientos y pensamientos que nos dicen que lo que más necesitamos ahorita es descansar, comer algo, terminar los pendientes o pasar un tiempo con la familia. ¿qué es lo que te ha estado manteniendo sin invertir en tu relación personal con Dios? El pueblo de Israel tuvo que ir de la prosperidad a la esclavitud, de la vida en abundancia a la persecución y dolor para acordarse que necesitaban a Jehová. Historias increíbles y jamás escuchadas antes en la historia de la humanidad estaban por ser contadas, milagros sorprendentes, batallas ganadas de formas épicas e inimaginables, pero nada de esto comenzó hasta que los hebreos se volvieron a Dios como veremos en el capítulo del estudio de mañana. Pero antes de terminar este estudio piensa en esto: el resultado de volverse a Dios y clamar por Él provocó que Dios levantará a un libertador que mediante señales y prodigios poderosos trajo la ansiada libertad al pueblo de Israel. ¿Qué cosas tendrá Dios preparadas para ti en espera de que vuelvas tu corazón hacia sus caminos y clames por su amor, perdón y salvación una vez más? No lo sabrás hasta que tomes la decisión de retomar tu compromiso y pasión por Aquel que te dio la vida, el perdón y la libertad y que hoy, puede y quiere volvértelos a dar.

Ideas para tu Oración de Hoy
1. Tómate un tiempo en tu oración de hoy para darle gracias a Dios por permanecer fiel aunque tú no siempre lo hayas sido, dale gracias por su pasión por “perseguirte” y alcanzarte con su amor.
2. Si has notado que te estás olvidando de Dios detente un poco a pensar y planear qué cambios debes hacer para retomar tus tiempos a solas con Él.

No Comments

¿Que te parecio el estudio? Dejanos tus comentarios

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.