Que tus hechos hablen por ti

Romanos 2:17-29 (Da un click en el pasaje para leerlo)

Versículo para memorizar:
“Tú, pues, que enseñas a otro, ¿no te enseñas a ti mismo?” Romanos 2:21a

Que tus hechos hablen por ti
(No olvides leer las instrucciones del lado izquierdo antes de comenzar)

Es muy triste ver a personas que hablan, prometen y planean pero que por diferentes cuestiones resulta que no cumplen su palabra. No sé si te ocurría cuando estabas más pequeño: te invitaban a comer a la casa de uno de tus amigos, tus papás después de mucho insistir te daban permiso y, al llegar a esta casa que resulta ser ajena, te comportabas de maravilla, comías lo que siempre renegabas cuando tu mamá lo servía en tu plato, eras un niño(a) ejemplar, lo único que podían decir de ti era ¡qué buen niño(a)! A mí me pasó y lo primero que hacía mi mamá era decirme “lumbrera en la calle, oscuridad de su casa”. Con los años aprendí que tenía que ser congruente entre lo que me habían enseñado y la manera en la que lo aplicaba tanto dentro de mi casa como fuera de ella.

En la vida cristiana es igual. Dios nos ha enseñado tantas cosas a través del ejemplo de Jesús, de Su Palabra y de la guía del Espíritu Santo en nuestras vidas. Sin embargo, pareciera que en la iglesia insistimos en portarnos bien y ponernos el disfraz de que somos excelentes cristianos, hablamos como ellos, nos movemos como ellos y reaccionamos como ellos. Pero cuando se trata de dar testimonio a quienes más lo necesitan, nos adaptamos al molde que ellos ofrecen: cero límites, nos dejamos guiar por la corriente y nuestros estándares se ven comprometidos por lo que la sociedad nos exige cumplir.

Aprendiendo a dar buen testimonio
Tú, pues, que enseñas a otro, ¿no te enseñas a ti mismo? Pablo, como en cada una de sus cartas manifiesta la pasión por la rectitud y la santidad que Dios espera de nosotros y les pregunta a los romanos: “tú que enseñas, ¿qué tanto realmente has aprendido de tus propias lecciones?”. A lo mejor en este punto no te encuentres en una posición en la que tengas influencia sobre mucha gente pero la realidad es que SIEMPRE estás siendo visto. Tu vida habla de quién eres tú, de qué crees y de quién vive en ti. Tu misión debe ser llevar una vida en la que aún pudieras permanecer callado(a) pero que tus acciones gritaran el estilo de vida que lleves y testificaran de la vida de Jesús en ti. La clave para llevar esa vida de integridad y congruencia es darle lugar a Dios, conocerlo a través de Su Palabra y pedirle a Su Espíritu que te guíe para poder ser obediente. Pablo luchaba entre querer hacer las cosas (tener buenas intenciones) y realmente hacerlas. Todos peleamos con nuestro ego, nuestra flojera y nuestros pensamientos. Dios es la persona en quien te puedes apoyar para no solo querer, ¡sino hacer!

Que por tu vida el nombre de Dios sea alabado
Porque como está escrito, el nombre de Dios es blasfemado entre los gentiles por causa de ustedes. El siguiente es un dicho popular pero que creo que es verdad en cierto modo: “la gente siempre hablará de ti”, la clave es ¿qué dicen de tu caminar diario? La Biblia enseña que somos como cartas abiertas y que estamos rodeados de una gran nube de testigos. Un testigo puede hablar bien o mal de tu persona. Al hablar bien, tal vez ellos no lo saben, pero realmente están viendo a Cristo en tu vida ya que toda esa bondad y luz es un reflejo de quién es Él en ti. Sin embargo, cuando tienen testimonio de que no eres una persona que da buenos frutos, entonces por causa de ti Dios deja de ser exaltado. Recuerda que a Dios nadie lo ha visto, Jesús vino una vez en forma de hombre pero no está entre nosotros, tú y yo somos los representantes de Dios aquí en la Tierra y mientras vivamos debemos de levantar una bandera que proclame que Jesús es verdad, que es vida, amor y rectitud.

Conclusión
Navegar contra la corriente es muy difícil y es cada vez más tentador dejarnos llevar. La realidad es que, aunque muchas personas a tu alrededor no lo digan, desearían con todo su ser el poder levantarse tan valientemente como tú en medio de la mentalidad y las ideologías del mundo actual. Dios le dijo a Josué que se esforzara y fuera valiente y que guardara en su corazón todas las palabras de la Ley y que le iría bien en todo lo que emprendiera. Dios promete bendecirnos cuando no sólo escuchamos sino que vivimos sus verdades. Más aún, ¡otros podrían conocer al Cristo que vive en ti gracias a tu testimonio! ¡Que tus hechos hablen por ti!

Ideas para tu Oración de Hoy
1. Ora a Dios y pídele que Su Espíritu te motive cada día a vivir como a Él le agrada.
2. Pídele que sea tu ayuda y que, en medio de la tentación, puedas recordar que Jesús es nuestro mejor ejemplo de congruencia a seguir.
3. Comprométete a llevar una estrecha relación con Él diariamente.

1 Comment

  1. Francisco

    September 2, 2011

    Hojala no estuviera tan claro!!!!
    habría pretexto para no hacerlo
    pero el momento que nos toca vivir
    exige de nosotros un minimo de congruencia
    un minimo de fidelidad a Dios y su palabra.

    Animo! en Jesucristo hay poder para no pecar.
    y en su Espiritu Santo guia efectiva y victoria.

¿Que te parecio el estudio? Dejanos tus comentarios