Enfrentando la Soledad

Lectura de Hoy:
2a Timoteo 4:9-22
 (Da un clic en el pasaje para leerlo)

Versículo clave:
“En mi primera defensa ninguno estuvo a mi lado, sino que todos me desampararon; no les sea tomado en cuenta. Pero el Señor estuvo a mi lado, y me dio fuerzas...” 2a Timoteo 4:16-17

Enfrentando la Soledad
(No olvides leer las instrucciones del lado izquierdo antes de comenzar)

En la última porción de la segunda y última carta que el apóstol Pablo le envió a su discípulo cercano Timoteo encontramos algunos eventos que le habían causado dolor y tiempos difíciles al apóstol. Uno de sus colaboradores cercanos llamado Demas quien lo había acompañado en varios de sus viajes compartiendo sus experiencias y vivencias,  lo había desamparado en uno de los momentos más difíciles de Pablo cuando estaba en la cárcel y sentía que estaba próximo a morir. Aunado al desamparo de su colaborador algunos otros de sus compañeros de ministerio habían partido a visitar otras iglesias de modo que se había quedado solo. Si todo esto fuera poco, había un hombre llamado Alejandro que le había causado muchos males. ¡No era una temporada fácil para Pablo! ¿Te has sentido así alguna vez? En medio de alguna desilusión o momento difícil cuando más quisieras estar acompañado ¡pareciera que todos tienen algo más importante que hacer!

Dios siempre estará con nosotros
En mi primera defensa ninguno estuvo a mi lado, sino que todos me desampararon; no les sea tomado en cuenta. Pero el Señor estuvo a mi lado, y me dio fuerzas. Hace unos años platicando con unos amigos durante los últimos días de aquel año hacíamos cuentas de cuántas cosas podían cambiar en un año, personas, relaciones, gobiernos, vidas enteras, al final de aquella conversación llegamos a la conclusión de que lo único constante en nuestras vidas siempre había sido Dios, pues pasaban los años y las etapas de nuestra vida y su amor seguía vigente, su Palabra seguía cambiándonos y nuestro asombro hacia Él aumentaba día con día. Cuando todos se vayan de tu lado más que ser un momento para lamentarte, ¡es una perfecta oportunidad para pasar tiempo con Dios! Pablo experimentó a Dios dándole fuerzas en medio de su soledad, y el mismo Señor del apóstol que lo acompañó y fortaleció en sus días de prisión está contigo el día de hoy acompañándote en cada momento de tu vida.

Dios es nuestro libertador
Y el Señor me librará de toda obra mala, y me preservará para su reino celestial. Dios tiene un plan para nuestras vidas aquí en la tierra el cual tiene como desenlace el compartir la eternidad a su lado en su reino celestial. No hay situación de la cual no pueda librarnos, no hay tristeza que no pueda consolar ni soledad en la que te vaya a abandonar. Como parte de su plan habrá momentos en que te permitirá caminar sólo, y lo hará para ser Él y su Palabra tus mejores compañeros pues tiene algo específico que enseñarte o tratar en tu vida, la porción de la Biblia del día de hoy menciona también que Dios quiere preservarte para su reino, “preservar” significa que quiere protegerte de manera anticipada de algún daño o peligro (www.rae.es), no siempre las etapas de soledad serán algo malo, en ocasiones además de ser un tiempo en el cual puedes acercarte a Dios, serán también una manera en la que Él te está protegiendo de eventos o personas que en ese momento podrían perjudicarte o incluso distraerte de lo que Él quiere hacer en tu vida. Disfruta tu tiempo a su lado, búscalo y descansa en saber que Él tiene control de todo lo que te sucede.

Conclusiones
Procura venir pronto a verme
. Dios está a la distancia de una oración. Si el enfrentar tu soledad es una carga que no puedes llevar tu solo ¡busca a ayuda! Acércate a un familiar, amigo o a un líder o miembro de una iglesia. El apóstol Pablo le pidió a Timoteo que fuera a acompañarlo. Mientras Dios manda refuerzos a tu lado búscalo con todo tu corazón, pasa tiempo en su Palabra y renueva tus fuerzas y esperanzas en Él.

Ideas para tu Oración de Hoy
1. Acércate a Dios en medio de tu soledad, pídele que te llene de fuerzas, que te permita sentir su compañía y renueva tu confianza en Él.
2. Pídele a Dios que te mande compañía, acércate a tus seres queridos y déjate amar y consolar.

2 Comments

  1. Josefina Maeda

    September 22, 2018

    muy bueno, pues me confirma que, pues en esta etapa ta difícil de mi vida en que he sentido la soledad , la falta de cariño de gente que amo, he sentido el abrazo De Dios

  2. Wilber

    August 5, 2016

    Este estudio me cayó como agua en el desierto. Que Dios los bendiga.

¿Que te parecio el estudio? Dejanos tus comentarios

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.