Escogiendo Agradar a Dios

Lectura de Hoy:
2a Timoteo 2:1-13
 (Da un clic en el pasaje para leerlo)

Versículo clave:
“Ninguno que milita se enreda en los negocios de la vida, a fin de agradar a aquel que lo tomó por soldado.” 2a Timoteo 2:4

Escogiendo Agradar a Dios
(No olvides leer las instrucciones del lado izquierdo antes de comenzar)

Muchos de los mayores logros que han alcanzado personas que admiramos son el resultado de su perseverancia y compromiso con lo que anhelaban demostrar, encontrar o terminar. ¿Cuántas horas de diversión o descanso habrán sacrificado los grandes músicos, atletas o científicos que han dejado su nombre grabado en la historia de la humanidad? Otra de las profesiones que demanda un compromiso total a ella y un cambio radical de vida es el de enlistarse como soldado de un ejército. Cuando alguien decide entrar a la milicia sabe que todo en su vida está a punto de cambiar:  la alimentación, los horarios, la manera de vestirse, las leyes, la autoridad, la compañía, la complexión física, la exposición a nuevos peligros y muchas otras cosas como portar un arma y saber cuándo usarla, etc. Un soldado entiende que no puede seguir viviendo como lo hacía antes, la responsabilidad que tiene al adquirir una nueva autoridad es muy alta, el nivel de exigencia y compromiso que tiene ahora no le permiten dar lugar a nada que pueda debilitarlo o doblarlo. Cuando le entregas el control de tu vida a Dios, Él te toma como su soldado, tu nueva responsabilidad debe significar un cambio radical de estilo de vida, ¿estás dispuesto a hacerlo?

Sufriendo Penalidades como buen Soldado
Esfuérzate en la gracia que es en Cristo Jesús…sufre penalidades como buen soldado de Jesucristo. La vida de fe requiere esfuerzo y determinación. Vivir defendiendo la verdad, promocionando la rectitud, protegiendo la pureza y promoviendo la fe ¡cada vez es una tarea más incómoda y aflictiva! Esto es a lo que el apóstol Pablo llama “una penalidad”, escoger hacer lo que debemos hacer aun cuando todo a nuestro alrededor nos quiera convencer de que no vale la pena hacerlo. Los soldados constantemente reciben órdenes y muchas veces no están de acuerdo o no tienen el deseo de cumplirlas pero no es una opción para ellos, están entrenados para recibir y ejecutar órdenes. Dios no busca de ti y de mí una reacción rutinaria a su voluntad, Él quiere un compromiso total construido sobre el amor y la gratitud que nacen de un corazón de una persona perdida que fue rescatada de la más horrible de las muertes: la muerte eterna. Los cristianos muchas veces vivimos pensando que “merecemos” la bendición y la ayuda de Dios, ¡cuán equivocados estamos si pensamos que merecemos algo! Ningún atleta recibe un trofeo o medalla si no compite de manera legítima, ningún labrador participa de los frutos de su tierra si no la siembra y trabaja antes, ningún soldado recibe un reconocimiento a su valor si no arriesga su vida primero, ¿por qué creemos que como hijos de Dios recibiremos bendición y galardones eternos sin esforzarnos en buscarle y agradarle?

Dando la vida por nuestro Señor
Palabra fiel es esta: Si somos muertos con él, también viviremos con él; Si sufrimos, también reinaremos con él; Si le negáremos, él también nos negará
. Dios no pide que nos comprometamos a algo que Él mismo no se ha comprometido primero. Él dio el primer paso, entregó a su hijo para salvarnos, con la cruz estableció un puente entre la oscuridad y la luz para que tuviéramos la oportunidad ser libres del reino de las tinieblas. Cuando te decides a entregarle el control de tu ser a Él no puedes seguir viviendo como siempre, ¡formas parte de un reino eterno, tienes nuevas responsabilidades! Dios no te salvó para que vivieras haciendo lo que quisieras, sino para usarte en sus planes y propósitos. Si le entregas tu vida, encontrarás la verdadera razón por la que debes vivir, si sufres por mantener la fe tu nombre estará en la lista de quienes reinarán con Él por siempre pero también si le niegas y rechazas, llegará el día en que quedarás eternamente separado de toda oportunidad de conocerle y vivir a su lado.

Conclusiones
Si fuéremos infieles, él permanece fiel; Él no puede negarse a sí mismo
. Dios no se arrepentirá de amarte, no retirará su salvación ni su misericordia de tu vida, mientras vivas siempre habrá una oportunidad de conocerle, enlistarte en su ejército, pertenecer a su Reino y vivir para Él. No importa cuántas veces fallamos, su fidelidad no disminuye ni su interés por nosotros se tambalea, Él es fiel por naturaleza, es amor, es verdad, es santidad, ¡es su esencia amarte, perdonarte y estar a tu lado! Escoge agradar a Dios, entrégale tu vida, comprométete a darle el primer lugar en todo lo que haces, hónralo y obedécelo y encontrarás la verdadera razón para la que fuiste creado, disfrutarás la plenitud de la vida.

Ideas para tu Oración de Hoy
1. Dale gracias a Dios por su amor, por escogerte para ser parte de su Reino y llamarte como soldado de su Ejército, dale gracias por amarte tanto y dar el primer paso al dar a su Hijo por ti.
2. Toma decisiones firmes de corregir las áreas de tu vida que no agradan a Dios, corta con todo aquello que te enreda y aleja de tu relación con Dios, escoge agradarlo por en cima de todo.

No Comments

¿Que te parecio el estudio? Dejanos tus comentarios

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.