Dios no nos recuerda nuestro pasado

Cuando leemos este pasaje de la Biblia podemos conocer más acerca de la misericordia de Dios hacia nuestras vidas, en muchas ocasiones después de haberle fallado a Dios nos arrepentimos y le pedimos perdón pero sin embargo, batallamos para perdonarnos a notros mismos, en lugar de dejar atrás nuestros errores, nos condenamos a nosotros mismos recordando nuestro pasado, lo malo que hicimos anteriormente, o tal vez como dañamos a alguien, e insistimos tanto en estos pensamientos que terminamos olvidando por completo que Dios ya nos perdonó y nos lavó con la sangre de su Hijo Jesús. Esto no debe de ser porque si realmente tenemos una comunión íntima con Dios debemos de recordar que Él ya no se acuerda de ningún pecado que cometimos en nuestro pasado, no importa el pecado que hayamos cometido, la sangre de Jesús y la misericordia de Dios tienen poder para perdonar, limpiar y olvidar toda nuestra maldad.