Trabajando con Entusiasmo

Más de una vez nos tocará trabajar para algún jefe injusto o recibir un trato que consideramos que no merecemos y ¿qué haremos al respecto? Aunque pareciera que la opción más sencilla es renunciar y buscar otro trabajo lo cierto es que ¡no podemos pasarnos la vida evadiendo las injusticias de la vida porque a la vuelta de la esquina siempre habrá otra esperándonos! ¿Y entonces?, ¿debemos de vivir frustrados y resignados ante la maldad que gobierna este mundo? ¡De ninguna manera! Pero debemos de vivir confiados en que por encima de nuestra oficina, nuestros jefes y cualquier situación laboral ¡está nuestro amado Señor! Él tiene el control de todo lo que sucede y siempre tiene la última Palabra.

Madurando en nuestra Fe

¿Hacia dónde te está guiando tu fe?, ¿cuál es la razón por la que asistes a una iglesia cada semana?, ¿cuál es tu propósito central por el cual te has aventurado a seguir a Jesús? La gente se acerca a Dios en un inicio por dos motivos principalmente: porque quieren ir al Cielo cuando mueran o porque tienen un problema muy grande y necesitan un milagro. Sea cual sea el motivo por el que le pediste a Jesús que fuera tu Salvador y por el que comenzaste a asistir a una iglesia ahora que ya eres creyente, ¿qué sigue en tu vida?, ¿cuál es el siguiente paso de fe que debes tomar?, ¿qué estás haciendo para crecer y madurar hacia una nueva etapa en tu cristianismo?

Dios nos quiere unidos

El diablo ha logrado que en la escala de prioridades de los creyentes y las iglesias la unidad no esté en los primeros lugares y en cambio sí aparecen doctrinas no sustentadas 100% en la Biblia, ideas humanas, prejuicios y mucho juicio, crítica y condenación. ¡Cómo serán atraídos a Jesús quienes no le conocen si la iglesia vive peleándose, comparándose y criticándose a sí misma y a las demás! Jesucristo fue claro al decirnos en el capítulo 13 del Evangelio de Juan que: el amor que tengan (los cristianos) unos por otros será la prueba ante el mundo de que son mis discípulos. Este versículo también significa lo siguiente: si no somos capaces de amarnos los unos a otros esta es la prueba ante el mundo de que no somos discípulos de Jesús.

Dios quiere habitar en ti

Fuimos alcanzados por el amor de Dios para pertenecer a su familia y es precisamente en su familia que formamos todos sus hijos donde Él quiere habitar. Las iglesias deberían de ser una extensión de la presencia del Señor, un lugar donde hombres y mujeres se unen para formar un vaso donde Dios pueda derramar su gloria para llevarla a todo lugar al que nos envíe. ¿Te das cuenta el gran privilegio que tenemos? ¡Somos el lugar de habitación del Señor del Universo! Y es la suma de su Presencia derramada en cada uno de nosotros la que conforma la iglesia a través de la cual Él quiere llevar sus planes a cabo aquí en la tierra, en nuestro país, nuestra ciudad, la sociedad donde vivimos y el hogar donde habitamos.

La Promesa de Dios: Su Espíritu

Jesucristo quiere conectarse con nosotros a nivel espíritu, quiere renovar nuestro interior para que seamos capaces de entender su voluntad, su poder y para que podamos conectarnos con el Cielo y escuchar así las palabras que Dios el Padre nos quiere decir, ¿cómo podemos lograr esto? Solamente si hemos invitado al Espíritu de Dios a habitar dentro de nosotros. El apóstol Pablo en el primer capítulo de su carta a los Efesios que es nuestra lectura de hoy menciona que su Espíritu es la promesa con la cual Dios identificará a los suyos. ¿Has recibido la promesa e identificación que Dios tiene para ti?