Viviendo dando ejemplo de nuestra Fe

La mejor manera de mostrar la existencia y el poder de Dios es a través de nuestro estilo de vida. Algunos creen que utilizando cierto lenguaje, asistiendo a algún templo o juzgando las acciones de otros "demuestran" que Dios es real, pero Dios es mucho más que palabras, edificios o reglas. Él es un Dios real que quiere que nuestra fe esté construida sobre experiencias reales y personales, desea que la fe que hemos recibido a través de Jesucristo la cuidemos para que nada ni nadie nos aparte de su camino, pero no solamente quiere que crezcamos nosotros en Fe, también quiere que llevemos este mensaje de salvación y esperanza cada día a todo lugar que vayamos y ante toda persona que nos encontremos.

Persistiendo en Tiempos Peligrosos

La única respuesta ante el avance de la maldad es el poder de Dios. La Biblia está llena de declaraciones de fe y poder capaces de cambiar la mentalidad de la sociedad y renovar su espíritu a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, solamente aquellos que se dejen guiar por los principios de las Escrituras y la atesoren en su corazón permanecerán firmes y en paz en su fe

Siguiendo la Paz con los demás

Dios nos hizo a todos diferentes, en muchas maneras somos semejantes pero la suma de experiencias, vivencias, y decisiones de cada uno nos hacen únicos en ciertos rasgos de nuestra personalidad. Lo que para unos es importante para otros es trivial, lo que para otros es causa de enojo, tristeza o desilusión unos cuantos más apenas si perciben que sucedió; tantas diferencias suelen convertirse en impedimentos para que las relaciones interpersonales se desarrollen de maneras sanas y saludables. Sin embargo, después de amar a Dios con todo lo que somos, el siguiente y grande mandamiento que Jesús enseñó en su Palabra es que amemos a los demás como a nosotros mismos, que antepongamos los intereses de otros sobre los nuestros y que hagamos con otros como nos gustaría que hicieran con nosotros.

Dios Conoce a los que son Suyos

Dios nos amó a todos por igual al darnos la misma oportunidad a cada ser humano de permitirle ser el Señor de nuestra vida, envió a su Hijo Jesús a morir en la cruz derramando toda su sangre por cada uno de nosotros, no hizo acepción de personas, no murió por algunos cuantos ni restringió la entrada a su Presencia a ciertas personas que fueran “más buenas” o “más piadosas”, a todos nos amó por igual. Sin embargo, no todos los le dimos la oportunidad de dirigir nuestra vida, hubo quienes aceptamos su salvación y señorío y quienes lo rechazaron apartándose de Él. Dios sabe perfectamente quienes son suyos y quienes viven sin esperanza ni salvación.

Escogiendo Agradar a Dios

Los cristianos muchas veces vivimos pensando que "merecemos" la bendición y la ayuda de Dios, ¡cuán equivocados estamos si pensamos que merecemos algo! Ningún atleta recibe un trofeo o medalla si no compite de manera legítima, ningún labrador participa de los frutos de su tierra si no la siembra y trabaja antes, ningún soldado recibe un reconocimiento a su valor si no arriesga su vida primero, ¿por qué creemos que como hijos de Dios recibiremos bendición y galardones eternos sin esforzarnos en buscarle y agradarle?