Firmes, Perfectos y Completos

¡Dios está buscando hombres y mujeres que adopten estas cualidades y características y las pongan a funcionar en la iglesia! Decídete a ser uno de ellos, sé un factor de bendición y cambio en tu iglesia, marca la diferencia, ora por tus líderes, anima a los demás, sirve hombro a hombro con tus hermanos y amigos y sé pieza clave para que el Evangelio se expanda en todo lugar.

Todo se trata de Dios

Cuando no conocíamos a Dios vivíamos prácticamente reaccionando y respondiendo a lo que veíamos y percibíamos, si nos rodeaban problemas o adversidad sentíamos peso en nuestros hombros y preocupación, si llegaba alguna enfermedad o evento inesperado que nos amenazara nos invadía un miedo al futuro y a lo desconocido sin embargo ahora que le hemos dado el control de nuestro corazón a Jesucristo, ¡levantemos la mirada! Dejemos de ver las circunstancias a nuestro alrededor, nuestras carencias y falta de recursos, ¡tenemos un Padre y un Salvador viendo por nosotros, los nuestros y nuestro futuro!

Solamente en Cristo está la Vida

Fuimos creados y diseñados como piezas de un gran proyecto, como miembros de un gran cuerpo. Cristo es la cabeza y autoridad y nosotros somos los instrumentos que él quiere utilizar para ejecutar su plan. Cuando no le damos lugar en nuestra vida o no pasamos tiempo con Él para saber qué quiere que hagamos, un sentimiento de falta de significado nos inunda, sentimos que lo que hacemos está hueco y que no tiene valor pues es una rutina monótona, es ahí donde Dios nos llama a volver a la fuente de vida y significado que es Él.

Creciendo en el Conocimiento de Dios

El enfoque que pongamos en nuestra lectura de su Palabra ¡es muy importante! Porque detrás de cada palabra lo que en realidad estamos leyendo es ¡el corazón mismo de Dios plasmado en letras! Debemos leer no solamente por cumplir o pensando que es "algo para otros" sino debemos hacerlo con inteligencia y sabiduría, oremos antes de leer para que Dios nos de "el pan de cada día", para que alumbre nuestro entendimiento. Recordemos a nuestra mente, espíritu y corazón que estamos por ser expuestos al carácter de Dios por lo que tenemos que poner todo nuestro enfoque en ver qué de Él estará en nuestra lectura de hoy y ya que lo encontramos debemos escribirlo, recordarlo y aplicarlo a nuestras vidas.